Carolina Darias se sentará en una silla eléctrica, pero sin los voltios del secesionismo

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ESPAÑA

La canaria asume la cartera de Política Territorial y Fución Pública convencida de que el diálogo es el único camino en política

11 ene 2020 . Actualizado a las 18:02 h.

Carolina Darias San Sebastián (Las Palmas de Gran Canaria, 1965) será la encargada de ocupar una de las sillas cargadas con más electricidad de todo el Consejo de Ministros como responsable de Política Territorial y Función Pública. Sin embargo, no tendrá ningún tipo de responsabilidad sobre el asunto más peliagudo de la política española a lo largo de los últimos años y que, sin duda, seguirá ocupando un papel trascendental. El desafío secesionista en Cataluña será tratado por la vicepresidencia primera, a través de Carmen Calvo, y directamente por la presidencia, con Pedro Sánchez, y hasta por Ábalos, ya que de su evolución depende buena parte del futuro de este Gobierno que en 15 días se ha comprometido a poner en marcha una mesa de diálogo para buscar una salida al «conflicto político».

Precisamente su gran capacidad de diálogo es lo que le ha abierto las puertas del Gobierno a esta canaria que está a punto de aterrizar en Madrid. Dan fe de ello los que la siguieron en la política autonómica, destacando su papel conciliador como presidenta de la Cámara autonómica.

Se afilió al PSOE en 1996 en un momento de debilidad del partido, cuando Felipe González pierde por primera vez las elecciones en favor de un joven Aznar. Tres años más tarde se convierte en concejal del ayuntamiento de Las Palmas, en donde arranca una carrera meteórica en la política canaria: subdelegada del Gobierno, portavoz del Cabildo, diputada autonómica, presidenta del parlamento canario y, tras solicitar no ser incluida en las listas de las elecciones del pasado 28 de abril, parecía que su carrera política estaba llegando a su fin. Sin embargo, resultó toda una sorpresa su llamada por el Ejecutivo insular formado por el PSOE y Coalición Canaria para ser la consejera de Economía, Conocimiento y Empleo, cargo al que deberá renunciar para trasladarse a Madrid.