Casado acusa a Sánchez de formar un Gobierno «contra el Estado»

El líder popular amenaza al presidente del Ejecutivo en funciones con denunciarlo por prevaricación si no aplica el artícculo 155 en Cataluña

;
Fuerte enfrentamiento entre Sánchez y Casado en el debate de investidura Casado ha amenazado con denunciar a Sánchez y éste le ha contestado de manera irónica

Madrid / La Voz

«¿Usted duerme bien? ¿Usted ha dormido bien esta noche? ¿Ha conseguido conciliar el sueño después del espectáculo bochornoso que dieron sus socios de investidura?». Pablo Casado se ha lanzado a la yugular de Pedro Sánchez desde el primer segundo de su intervención y no la ha soltado hasta acabar su discurso. Ignorando casi por completo el grueso de las medidas del programa de Gobierno que había defendido el líder socialista, Casado se ha centrado en denunciar el pacto alcanzado entre el PSOE y ERC. Ha adelantado que el PP presentará recursos de inconstitucionalidad contra cualquier Estatuto autonómico que desborde la legislación y ha retado a Sánchez a abordar una reforma de la Constitución que implicaría la disolución de las Cortes. «Entregándose a lo radicales podrá ser presidente, pero no gobernar. Haremos todo lo posible para que su Gobierno sea breve y haga el menor daño posible» a España, ha advertido, adelantado una oposición sin cuartel de los populares.

«¿Cuando se jodió no el Perú, sino el socialismo constitucional?», se ha preguntado, remedando la célebre cita de Mario Vargas Llosa y recuperando así su tono más agresivo. Abandonando el discurso institucional y moderado que había mantenido durante los últimos meses, Casado ha calificado como un «Gobierno de pesadilla» el Ejecutivo de coalición que Sánchez plantea con Unidas Podemos y le ha advertido de que ese Gobierno «será su epitafio político». Ha llegado incluso a definirlo como «un Gobierno contra el Estado, el más radical, con asesores de dictadores bananeros y comunistas».

El líder popular ha instado al presidente del Gobierno en funciones a aplicar «inmediatamente» el artículo 155 en Cataluña tras la negativa del presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, a acatar la decisión de la Junta Electoral Central de inhabilitarlo como diputado y presidente del Ejecutivo autonómico. Y le ha advertido de que, en caso de no hacerlo, «podría estar incurriendo en prevaricación» y por ello el PP «actuará con usted con la misma firmeza que contra Torra». Ha acusado a Sánchez de haber «amnistiado de facto» a los autores materiales de un golpe independentista en Cataluña. «El procés se había acabado gracias a la Justicia, y usted lo ha resucitado. ¿Qué narices de conflicto político es ese?», preguntó en referencia a la necesidad de acabar con la «judicialización del conflicto político», de la que había hablado el candidato.

Respecto al contenido concreto del acuerdo entre el PSOE y ERC, ha advertido a Sánchez de que «no puede comprometerse a realizar una consulta en Cataluña». «Usted solo puede convocar elecciones» ha afirmado. El líder del PP ha calificado también de «cesión intolerable» el pacto alcanzado por Sánchez con el PNV, que no disimula el «ansia expansionista» de los nacionalistas vascos en Navarra.

En su intervención, Casado ha intentado mostrar todas las contradicciones del líder del PSOE y ha enumerado las declaraciones previas de Sánchez en las que negaba cualquier pacto con los independentistas, e incluso con Podemos, y le ha reprochado que haya hecho exactamente todo lo contrario para conseguir la investidura. «Los españoles se merecen un Gobierno que no les mienta», ha dicho, recordando la célebre frase de Alfredo Pérez Rubalcaba. «El problema no es ERC, ni Podemos, ni Bildu, el problema es usted, que les ha dado carta blanca», ha afirmado. «Usted es una mentira andante», le ha espetado al candidato a la investidura.

Casado ha tratado de sacudirse la responsabilidad en el hecho de que el próximo Gobierno dependa de los independentistas reprochando a Sánchez que no le haya contestado todavía a la llamada que le hizo la misma noche electoral y que le citara después como «atrezo» de sus negociaciones para pedirle que se abstenga. «Tenía la alternativa con dos posibles investiduras sin depender de los separatistas» ha asegurado, en referencia a posibles acuerdos alternativos con Ciudadanos.

«Señor Sánchez, la búsqueda del Gobierno a cualquier precio se paga muy cara, al coste del desgobierno», le ha dicho al candidato, al que le ha espetado que «es mejor perder las elecciones que perder el alma», palabras pronunciadas en su día por el socialista José María Múgica. «Nos enfrentaremos a este intento de derribo constitucional» y a «la pretensión de acabar con España», ha indicado, añadiendo que el PP «siempre ha estado dispuesto a sacrificarse por España, pero no a acabar con ella». «España se queda hoy sin socialismo constitucionalista», ha indicado, para advertir a renglón seguido de que alguien como Sánchez «no merece la confianza de ningún demócrata». «Es un día aciago para el PSOE, que se pone al frente de una coalición radicalizada que impugna la aportación al progreso de España que hicieron los socialistas en los últimos años», ha señalado el líder popular, que ha acusado también al candidato a la investidura de pactar «con un partido que considera a ETA la vanguardia de la democracia», en referencia a EH Bildu. «Un pacto para deshacer cuatro décadas de libertad y de progreso», ha explicado, con el que Sánchez se coloca «definitivamente, en el lado equivocado de la Historia», aunque el PP hará «todo lo posible para frenarle» .

En una réplica que llevaba escrita de antemano, Sánchez ha asegurado, frente a las acusaciones de Casado, que el pacto con ERC «se ha hecho público» y ha reprochado al líder popular que su propuesta sea «no a todo, impedir que se forme Gobierno». «Cada uno tiene sus motivos, pero hay una respuesta que define la actitud de todos, desde Vox a la CUP, desde el PP a JxCat. Todos piensan que cuanto peor, mejor», ha replicado el líder del PSOE.

Sánchez ha tratado de evidenciar las contradicciones de Casado diciendo que «bastarían incluso 13 abstenciones del PP o siete del PP y la mitad del grupo parlamentario de Ciudadanos» para que su Gobierno no dependiera de la abstención de los independentistas de ERC y Eh Bildu. «Ustedes dicen que les duele España, pero lo que les duele es no poder gobernar», ha añadido Sánchez, que ha recordado también los acuerdos del popular Javier Maroto con Eh Bildu cuando era alcalde de Vitoria y las negociaciones del Gobierno de Aznar con ETA. «Ustedes piden el apoyo para negociar y acabar con ETA cuando están en el Gobierno, pero cuando no están se acaba el apoyo y dicen cosas como que Zapatero y Rubalcaba traicionan a los muertos», ha añadido

El líder del PSOE ha asegurado que la Constitución «es algo mucho más grande que el PP» y que el Gobierno de coalición que propugna está formado «por ciudadanos tan españoles como los del PP». «No tiene ninguna respuesta para Cataluña», le ha reprochado a Casado, acusándole de sumarse a Carles Puigdemont en el intento de «bloqueo». «Con el tono, la actitud, las formas y la actitud que usted está teniendo desde esta tribuna lo único que está haciendo es beneficiar a la ultraderecha de este país», le ha advertido al líder popular.

«No sé quién le escribe las réplicas, espero que no sea le mismo que le escribe los libros», ha respondido con ironía Casado en la contrarréplica, en la que le ha recordado que sus compañeros de partido lo «echaron» por querer formar el «Gobierno Frankenstein» del que hablaba el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba y eso es exactamente lo que va a hacer ahora. Y, tras las alusiones de Sánchez a que, de seguir por ese camino acabará igual que Albert Rivera, Casado ha replicado diciéndole que «ojalá fuera usted la mitad de patriota» que el ex líder de Ciudadanos.

Iglesias da las gracias a independentistas «presos y exiliados» por facilitar el gobierno del PSOE y Podemos

FRAN BALADO

«eEl próximo Gobierno tendrá muchos enemigos: poderes económicos y financieros con sus brazos mediáticos preparados para combatir, algaradas callejeras, y algunos togados», advierte

El secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, dedicó buena parte de su intervención en el discurso de investidura a atacar a «la derecha, la ultraderecha y la ultra-ultraderecha», repitió hasta en cinco ocasiones en apenas diez minutos. Si nada se acaba torciendo en la votación del próximo martes, en la que a Sánchez le basta con la minoría simple del Congreso para recabar la confianza de la Cámara, Iglesias se convertirá en el nuevo vicepresidente del Gobierno de coalición, y como tal, presumió del pacto firmado recientemente con los socialistas que «ha ilusionado a millones de compatriotas». «Ojalá seamos dignos del texto de ese acuerdo», deseó. Confía en no defraudarlos gracias a la combinación de «la experiencia del PSOE con la valentía y frescura de Unidas Podemos».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Casado acusa a Sánchez de formar un Gobierno «contra el Estado»