ERC valida el acuerdo con el PSOE y permitirá la investidura de Sánchez

El PRC anuncia su voto en contra, mientras que los socialistas firmarán este viernes el acuerdo de investidura con Nueva Canarias, Compromís y Teruel Existe. Sánchez necesita que o el BNG o Coalición Canaria se abstengan


Madrid / La Voz

Sánchez obtuvo este jueves la confirmación de que cuenta con el terreno despejado para renovar como presidente del Gobierno. Tal y como se preveía, el Consell Nacional de ERC aprobó el acuerdo pactado con los socialistas en el que se establece una mesa «bilateral» entre el Gobierno central y el Ejecutivo autonómico. Una mesa de «diálogo, negociación y acuerdo para la resolución del conflicto político», tal y como se recoge en el documento distribuido por el PSOE. La misma quedará constituida «a los 15 días» de la formación del Gobierno, y sobre la misma no habrá vetos, por lo que el primer asunto que los republicanos pondrán sobre el tapete será la autodeterminación y el segundo, la amnistía para los dirigentes políticos condenados por sedición. «Las medidas en que se materialicen los acuerdos serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya», dice el documento.

Por si quedaba alguna duda, la despejó el vicepresidente catalán, Pere Aragonès, en su intervención tras el cónclave independentista: «Mesa de negociaciones y consulta. Mesa de negociaciones y consulta», repetía justo antes de ser aclamado por el auditorio bajo los gritos de «independencia». El dirigente secesionista presumió de cuatro grandes trofeos arrancados al presidente del Gobierno: bilateralidad, libertad de contenido en la mesa, un calendario transparente y la consulta de los temas acordados a la ciudadanía catalana.

Los republicanos pretenden resistir así las presiones a las que se han visto sometidos en las últimas horas. Del propio presidente de la Generalitat, Quim Torra (JxCat), que convocó a Aragonès para mostrarle su desacuerdo, pero también de otras plataformas independentistas, como la ANC, desde donde acusaron a Rufián de continuar la «lucha» por la independencia a través de una «guerra partidista y sectaria».

La división del secesionismo catalán es una de las consecuencias más inmediatas de este pacto, por lo que el actual Govern, sustentado por JxCat y ERC, queda herido de muerte.

El Consell Nacional de ERC, el máximo órgano del partido entre congresos conformado por más de 200 militantes, en su mayoría altos cargos y cuadros medios, refrendó con un 96?% de apoyos el acuerdo alcanzado por su cúpula con el PSOE. Hubo un ligero debate sobre la idoneidad de abstenerse, pero la decisión estaba tomada desde el instante en el que Oriol Junqueras dio su visto bueno. El resto era pan comido, tal y como evidenció la socialista Meritxell Batet, presidenta del Congreso, al convocar el pleno antes de conocer la opinión del Consell Nacional de ERC.

Batet oficializó este jueves la cita. De forma inédita, Sánchez empezará a buscar la confianza de la Cámara a las 09.00 del sábado, y la primera votación, en la que necesita la mayoría absoluta, se celebrará el domingo de la cabalgata. Ante la imposibilidad de sumar el apoyo de 176 diputados, a las 48 horas, es decir, el martes, la Cámara volverá a pronunciarse en una votación en la que solo requiere más síes que noes. Y aquí ya lo tiene todo bien atado.

Nadie duda de que Sánchez acabará sacando adelante la investidura, sin embargo el candidato socialista todavía tendrá que realizar un esfuerzo de última hora para que nada falle. Una vez que Compromís ya garantizó su voto a favor, Sánchez tiene confirmados 166 síes: PSOE (120), UP (35), PNV (6), Más País (2), Compromís (1), Nueva Canarias (1) y Teruel Existe (1). En su contra se posicionarán PP, Vox, Cs, JxCat, la Cup y PRC (que a última hora de este jueves anunció su no), que suman 164. Los diputados de ERC y Bildu se abstendrán. En caso de empate, Sánchez no saldría investido, por lo que necesita que entre los dos escaños restantes, correspondientes al Bloque y Coalición Canaria, haya al menos una abstención.

Texto íntegro del acuerdo

ACUERDO PARA LA CREACIÓN DE UNA MESA ENTRE EL GOBIERNO DE ESPAÑA Y EL GOVERN DE LA GENERALITAT DE CATALUNYA PARA LA RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO POLÍTICO

Las partes firmantes de este acuerdo constatamos que nos encontramos ante la oportunidad de desbloquear y encauzar el conflicto político sobre el futuro de Catalunya y establecer las bases para su resolución, pues hay voluntad de diálogo para alcanzar un acuerdo que nos permita superar la situación actual. El reconocimiento de esta oportunidad, y la voluntad y firmeza política expresada por ambas partes, permiten explorar y abordar la apertura de una nueva etapa basada en el diálogo efectivo, abierto y sincero y apostar por el reconocimiento y entendimiento institucional. Por todo ello, conforme a los principios de lealtad institucional y bilateralidad que rigen el marco político de relación entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Catalunya, acordamos lo siguiente:

1. El reconocimiento del conflicto político y la activación de la vía política para resolverlo. Partimos del reconocimiento de que existe un conflicto de naturaleza política en relación al futuro político de Catalunya. Como cualquier conflicto de esta naturaleza, solo puede resolverse a través de cauces democráticos, mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, superando la judicialización del mismo.

2. Creación de una MESA BILATERAL DE DIÁLOGO, NEGOCIACIÓN Y ACUERDO PARA LA RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO POLÍTICO.

Por ello, adoptamos el compromiso de crear una Mesa de diálogo, negociación y acuerdo entre Gobiernos, que partirá del reconocimiento y legitimidad de todas las partes y propuestas y que actuará sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático. Esta Mesa como instrumento político se sustenta en los siguientes principios:

1) Composición: el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Catalunya. Se establecerán las delegaciones de forma paritaria y con los miembros que ambas partes decidan.

2) Contenido: diálogo abierto sobre todas las propuestas presentadas. Todas las partes aportarán con libertad de contenidos sus propuestas detalladas sobre el futuro de Catalunya. Y se valorarán, debatirán y argumentarán las posiciones al respecto de cada propuesta.

3) Calendario transparente: la Mesa iniciará sus trabajos en el plazo de quince días desde la formación de Gobierno de España y establecerá plazos concretos para sus reuniones y para presentar sus conclusiones.

4) Seguimiento y garantías de cumplimiento: la Mesa establecerá mecanismos para garantizar el inicio y mantenimiento de su actividad y el cumplimiento de los acuerdos.

En este espacio deberán buscarse acuerdos que cuenten con un apoyo amplio de la sociedad catalana. En este sentido, ambas partes se comprometen a impulsar la efectividad de los acuerdos que se adopten a través de los procedimientos oportunos. Las medidas en que se materialicen los acuerdos serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya, de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político. Esta Mesa se coordinará con otros espacios de diálogo institucionales y parlamentarios ya existentes, que deberán potenciarse. Entre otros, la Comisión Bilateral Generalitat-Estado recogida en el Estatuto de Autonomía de Catalunya y la Taula de Partits existente en el Parlamento de Catalunya.

 Casado afirma que este pacto «liquida» la soberanía, igualdad y legalidad

El presidente del PP, Pablo Casado, ha afirmado este jueves que el pacto entre el PSOE y ERC que facilitará la investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez, «liquida» la soberanía nacional, la igualdad y la legalidad.

Ese acuerdo, divulgado hoy, «liquida la soberanía nacional con la consulta independentista, la igualdad entre españoles con la mesa de gobiernos bilateral y la legalidad al hablar de superar la judicialización de un falso conflicto político», denuncia Casado en su cuenta de Twitter.

Por todo ello, concluye, «no debe presidir España quien la ataca así».

Casado reacciona de esta forma al acuerdo del PSOE y ERC por el que se comprometen a crear una mesa de gobiernos para debatir la situación en Cataluña en un plazo máximo de quince días tras la formación del nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez.

En el texto, PSOE y ERC señalan además que las medidas que contengan los acuerdos de esta mesa «serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

ERC valida el acuerdo con el PSOE y permitirá la investidura de Sánchez