Hace años, muchos años, se contaba como verídica una conversación entre don Fernando Quiroga Palacios, cardenal de Santiago, y el entonces jefe del Estado, el general Franco. El cardenal había acudido a El Pardo a pedirle a Franco determinadas mejoras en el aeropuerto de Lavacolla, por si el papa venía al Año Santo. Hizo Su Eminencia Reverendísima su petición y le objetó Su Excelencia: «¿Y si no viene?», a lo cual el cardenal replicó: «¿Y si viene?». Y así, por lo visto, pasaron toda la audiencia hasta que Su Excelencia dictaminó, también a la gallega: «Bueno, ya veremos». La mejora de Lavacolla no se efectuó. Y el papa tampoco vino.

Esta noticia es para suscriptores


Comprometidos con el servicio público


Ante la dimensión de la crisis sanitaria, una gran parte de los contenidos asociados al COVID-19 se difunden en abierto para todos nuestros lectores

  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Accede 30 DÍAS GRATIS
Sin compromiso de permanencia

Investidura, el día de los Inocentes