Sánchez da la espalda a Casado y Arrimadas e insiste en el apoyo de ERC

PP y Cs le trasladan que no allanarán un Gobierno con Iglesias en la vicepresidencia

;
Partido Popular y Ciudadanos insisten en que no facilitarán un Gobierno con Podemos El PSOE sigue su negociación con Esquerra, que hoy le advierte que no permitirá que se le apremie.

Madrid / La Voz

El PP y Ciudadanos no se plantean facilitar un Gobierno en el que esté Podemos, y Pedro Sánchez está completamente decidido a mezclarse con la formación morada en el primer Ejecutivo de coalición de la democracia. Son las dos grandes premisas que determinan todo el mapa de la votación de investidura y que hacen que la abstención de los independentistas de ERC resulte determinante para que el presidente del Gobierno en funciones recabe la confianza de la Cámara.

El candidato socialista mantuvo ayer dos encuentros con Pablo Casado e Inés Arrimadas en los que les trasladó que allanaran su camino para renovar en Moncloa. Al presidente del PP le pidió la abstención del número justo de diputados populares (13, que son los que tiene ERC) para que pueda prosperar su investidura y no depender así de ERC. Casado explicó los motivos de su negativa: «El PP no puede abstenerse. Sería letal para España y un suicidio para el partido, pero esto segundo es lo menos importante», admitió en rueda de prensa posterior a la cita. «Nadie entendería que el PP facilitara un Gobierno comunista con Podemos, que además es la llave de los independentistas. Sería como pedirle a Sánchez que facilitara un Gobierno del PP con Vox en la vicepresidencia», expuso, acusando al jefe del Ejecutivo de convocarlo a esta reunión solo para usarlo como «coartada» para denunciar el «bloqueo» al que supuestamente le someten los populares.

Para lo que sí sirvió la reunión fue para que Casado conociese de primera mano que el pacto de Sánchez con Iglesias es firme, y que el dirigente socialista ni se plantea explorar la vía de la gran coalición, un extremo que, tal y como admiten fuentes en Génova próximas al presidente del partido, le concede cierto oxígeno.

No obstante, para el caso de que Sánchez rompiese con Iglesias, en la dirección del PP mantienen con firmeza que tampoco podrían allanar la investidura, porque las alternativas pasarían a ser Podemos o Vox. Lo único que le ofrecen es su apoyo en once grandes cuestiones de Estado para afrontar por consenso y con garantías algunos de los retos más urgentes que afronta el país.

Casado pide a Cs que se mueva

El líder popular sugirió ayer una fórmula con la que a Sánchez sí le saldrían las cuentas sin que el Gobierno central dependa de los secesionistas y, de paso, sin que le comprometa demasiado. Esta pasaría por que los diez diputados de Ciudadanos votasen a favor del Gobierno de coalición, al que habría que sumar el apoyo de uno de los dos diputados de Navarra Suma y la abstención del otro representante que obtuvo la coalición electoral integrada por azules, naranjas y UPN.

Pero este escenario tampoco le gusta a Arrimadas, que a pesar de que todavía restan tres meses para que se celebre el congreso que le entregará el timón del partido, ya ejerce como líder.

Arrimadas insiste en la vía de la gran coalición, formando un Gobierno «moderado» y fuerte con presencia de PSOE, PP y CS que girase en torno a cuatro grandes puntos: acuerdos de Estado en materias clave como la lucha contra el desafío secesionista, un pacto nacional por la educación, no incrementar los impuestos y una reforma electoral que no favorezca a los independentistas. «Si lo hemos hecho en Europa, ¿por qué no lo podemos hacer en España?», cuestionó Arrimadas.

;
Casado dice que el PP no puede ser quien «blanquee» el pacto con Unidas Podemos El líder conservador ha tildado la conversación con Sánchez como «un simulacro de acercamiento al Partido Popular».

Esquerra advierte al PSOE: «Ni las presiones ni el chantaje le funcionarán»

En ERC son conscientes de que tienen la sartén de investidura de Pedro Sánchez bien agarrada por el mango, y día sí y día también, se lo recuerdan al PSOE. Ayer fue su portavoz, Marta Vilalta, la encargada de refrescarles la memoria a los socialistas, a los que advirtió que «ni las presiones ni el chantaje le funcionarán», lo que sonó como respuesta al ministro de Fomento en funciones y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien el pasado fin de semana trataba de meter prisas a los republicanos para que estos se comprometiesen cuanto antes a abstenerse en la votación de investidura.

Vilalta, que compareció ante la prensa tras la reunión de la ejecutiva de su partido, exigió a Sánchez «concreciones» sobre la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el Gobierno autonómico que los secesionistas exigen como moneda de cambio para su abstención.

Maratón de reuniones

La ronda de contactos del PSOE con el resto de fuerzas tiene hoy un nuevo capítulo. La portavoz parlamentaria de los socialistas, Adriana Lastra, y el diputado Rafael Simancas, se verán con los representantes de Más País (10.00), ERC (11.00), EH Bildu (12.00), JxCat (16.00) y la CUP (17.30). Durante la semana seguirán hablando con el resto de formaciones en busca de apoyos para Sánchez. A pesar de que Vox fue incluido por primera vez en una ronda de contactos, los de Abascal ya anunciaron que no acudirán al encuentro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Sánchez da la espalda a Casado y Arrimadas e insiste en el apoyo de ERC