«A lo mejor pensaron que podían sustituir al PP, pero no es tan fácil»

«El PP gana las elecciones en Galicia porque la mayor parte de la gente es sensata»


Madrid / La voz

Mariano Rajoy se convirtió en el primer presidente de la democracia desalojado mediante una moción de censura.

-Pedro Sánchez dijo que, si dimitía antes de votar, la retiraría.

-No debía tener muy buena conciencia y acudió a un truco, pero, claro, los demás ya somos mayores. Si yo hubiera dimitido y Sánchez hubiera retirado la moción, se abría un proceso de investidura, y en ese proceso saldría investido presidente. Y, además, sin necesidad de la mayoría absoluta que se exige en la moción.

-En el libro habla del miedo del PNV a quedarse solos sosteniéndoles. ¿Pero no hubo también ciertas prisas de Albert Rivera por llegar a la Moncloa?

-Yo no quiero decir nada malo sobre Rivera, pero en Cataluña habían ganado las elecciones, tenían una magnífica oportunidad y debieron aprovecharla. Voy a decir algo que ya me costará algún disgusto: Inés Arrimadas no debió irse de Cataluña. A lo mejor pensaron que podían sustituir al PP, pero eso no es tan fácil.

-Hace unos días lamentó que en el Congreso se están perdiendo las formas. ¿Se empieza por las formas y se acaba con la educación?

-Empiezo a pensar que van en paralelo. Yo creo que en el Parlamento se puede ser crítico, mordaz e hiriente, pero la buena educación no forma parte de ninguna ideología.

-Asegura que el PP volverá a la Moncloa, ¿tarde o temprano?

-Temprano. Sobre todo si se produce un acuerdo que los españoles no entiendan en las próximas fechas.

-Al inicio del libro recuerda: «Somos un partido de centro».

-¿Por qué gana las elecciones el PP en Galicia? Porque la mayor parte de la gente es moderada, es sensata, es equilibrada, no quiere broncas, ni quiere doctrinarios, ni quiere sectarios; quiere que le resuelvan sus problemas.

-La experiencia ha demostrado en muy poco tiempo que, cuanto más se modere el discurso, mejor son los resultados.

-Yo lo veo así.

-Autonómicas gallegas del 2009, las primeras que gana Feijoo. Fue también su primer gran triunfo. Fue clave para su consolidación al frente del PP nacional.

-Guardo un magnífico recuerdo, quizá uno de los más bonitos de mi vida política, porque tuve la oportunidad de recorrer no sé cuántos pequeños municipios. Ya conocía muchos, pero allí conocí algunos más. Es probable que alguna persona tuviera la tentación de que si no hubiera ganado las elecciones Alberto Núñez Feijoo, el futuro mío fuera distinto.

-¿Qué opinión tiene del presidente de la Xunta?

-Hombre, pues muy buena. Es amigo mío desde hace muchos años. Alberto encarna perfectamente ese ser del gallego, que es gente moderada y sensata, y por eso ha ganado tantas veces las elecciones.

-¿Se volverá a presentar?

-No lo sé, y tampoco tengo claro que deba opinar en público, si acaso lo haré en privado, si se me deja.

-¿Qué retos afronta Galicia?

-Tenemos que preservar nuestro modelo de bienestar: pensiones, sanidad y educación. Y hacer un esfuerzo para estar en la revolución digital.

-Presume de la gestión del PP con el «Prestige».

-Fue un acontecimiento muy desgraciado. Se utilizó políticamente. Muxía se convirtió en el lugar en el que cualquiera iba allí y estaba cinco minutos para arrearle al Gobierno y se largaba. Se encontraron con que la mayor parte de la gente de Muxía le dio la mayoría al PP.

-Pero cayó Manuel Fraga.

-Nos faltó un diputado más para mantener la mayoría absoluta. ¿Qué factores pudieron influir? Pues probablemente ese, pero quizá también que don Manuel llevaba 15 años, y uno tiene su desgaste.

-Acaba de volver el BNG a las Cortes.

-Ha tenido uno y En Marea, o Podemos, o…

-¿Galicia en Común?

-Pues esos han tenido dos. El BNG ha perseverado en un momento que para ellos no era fácil y han recogido el fruto.

-Ya que habla de En Marea, en A Coruña, Santiago y Ferrol les han dado la espalda.

-Los nuevos partidos cuando llegan se van a comer el mundo, pero luego pierden lustre. Yo tampoco quiero criticar, pero ¿qué aportaron? Es que están fuera de la realidad, que se creen que en el bipartidismo éramos personas extrañas o con intereses espurios o que no sabíamos o que no defendíamos el interés general, y luego, claro, es que gobernar es muy difícil. Hay gente que todavía no se ha enterado, que uno llega allí y todo es facilísimo. Y gobernar es muy difícil, hablar es mucho más fácil, y esta gente habla mucho más que gobierna; habla mucho más, y no habla bien, además.

«La diferencia entre la buena y la mala empanada es como entre buenos y malos políticos»

Madridista y deportivista confeso, Rajoy nunca escondió su afición por el deporte. Su memoria incluso es más prodigiosa en este campo que para la política.

-Seguro que no se le escapa la marcha del Dépor y el Celta.

-Lo del Deportivo me duele mucho porque yo soy más deportivista que celtista, que no soy anti celtista. Espero que se recupere, pero es tremendo. Yo he llegado a estar en Dortmund viendo al Deportivo jugando con el Borussia, que en la prórroga nos eliminaron, habíamos quedado 1-0 en Riazor, allí nos ganaron 1-0, marcamos un gol en la prórroga y nos metieron dos y nos ganaron 3-1, realmente es muy doloroso. El Celta ha tenido un buen resultado hace no mucho, ganó fuera, en Villarreal, luego empató en casa. En fin, un poco mejor, pero cohetes pocos, porque está en descenso.

-¿Un sitio para pasar el verano?

-Sanxenxo, Meis y Ribadumia. Pero claro, Galicia es que es muy bonito. Yo hago excursiones siempre en el verano. Me gustan mucho las Rías Altas, toda la zona de A Pobra, Boiro, Ribeira… El interior de Lugo y Ourense es precioso.

-¿Ha cambiado la ruta en Meis?

-No, no es que la abandonara, es que antes subíamos hasta el Monasterio y ahora la hacemos por la parte de abajo. La razón se entiende muy bien, y es que me rompí un dedo del pie, y subir se hacía mucho más complicado.

-¿Cuál es su plato favorito?

-El cocido. (Hoy se apretará uno en Ponte Caldelas). Y la empanada, si está buena, porque la diferencia entre la buena y la mala empanada es como la diferencia entre los buenos y malos políticos. Y en tercer lugar, la lamprea. Ya sabe usted que la lamprea tiene hinchas incondicionales y radicales en contra. A mí me encanta. La tomé mucho cuando trabajaba hace ya años en Padrón.

Mariano Rajoy: «No me gustaría un Gobierno de España con la extrema izquierda»

fran balado

El expresidente advierte sobre el apoyo de ERC: «Hace poco declaraban la independencia»

Mariano Rajoy Brey (Santiago, 1955) presume de haber sido casi de todo en política: de concejal a presidente del Gobierno. Acaba de publicar Una España mejor, en donde recoge sus memorias cumpliendo con «el deber» de contar su versión. Sostiene, además, que mejor escribirlo él, porque, si no, lo haría otro y seguramente sería «menos cariñoso».

-¿Cómo se ven los toros desde la barrera?

-Estoy con menos presión, más tranquilo y me encuentro razonablemente feliz. Ahora, como ciudadano, ya no como expresidente, preocupado por la deriva que puedan tener los acontecimientos en el futuro.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«A lo mejor pensaron que podían sustituir al PP, pero no es tan fácil»