El acatamiento de la Constitución no se promete ni se jura. Desde hace unos treinta años, cuando Batasuna inventó aquello del «imperativo legal», la lealtad a la Constitución se toma de cachondeo y ese cachondeo

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL FIN DE SEMANA
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel el fin de semana, accede todos los días a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP


Los juramentos de la urticaria