José Cuenca: «El separatismo ha tocado fondo y lo saben, por eso ha surgido la violencia»

El diplomático, autor de «Las mentiras del separatismo», considera que la cuestión catalana tiene solución

José Cuenca, embajador
José Cuenca, embajador

Embajador en Bulgaria, la Unión Soviética, la Federación Rusa, Grecia y Canadá, autor de varios libros, entre ellos De Suárez a Gorbachov, miembro correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y académico de número de la Academia de la Diplomacia, José Cuenca (Iznatoraf, Jaén) publica Las mentiras del separatismo (Cataluña y Quebec) en Ediciones Insólitas, que presentará este miércoles (20.00) en el Real Club Náutico de A Coruña acompañado por el exalcalde y embajador Francisco Vázquez.

-¿Qué diferencias hay entre Quebec y Cataluña? ¿Por qué allí fue posible el referendo y aquí no?

-En lo que se refiere al tema del separatismo, la diferencia principal entre Quebec y Cataluña es de orden jurídico y político. El referendo para la secesión de una provincia, sea Quebec o cualquier otra, es posible en Canadá por una simple razón: porque lo permite la ley. Algo que no sucede ni en las grandes democracias occidentales, Estados Unidos, Francia o Alemania, ni en España.

-¿Qué significaron el dictamen del Tribunal Supremo y la Ley de Claridad?

-Tras los referendos de 1980 y 1995, se hacía preciso en Canadá clarificar el marco jurídico en que debía encuadrarse la posible secesión de una provincia. Y se consultó al Tribunal Supremo. Lo esencial de su dictamen se transformó, dos años más tarde, en la llamada Ley de la Claridad, que contenía tres exigencias: claridad en la pregunta (no las 117 palabras que contenía la del primer referendo), claridad en la respuesta (nunca la mayoría simple, por ser un tema constitucional) y deber de negociar (jamás la declaración unilateral de independencia).

-¿Cuáles son las grandes mentiras del separatismo?

-En mi libro cito solamente seis, pero hay muchas, muchas más. Brevemente enumeradas, son las siguientes. 1. «Barcelona se enfrentó con determinación a las tropas de Franco» (qué cosas). 2. «Madrid tiene fobia de las urnas» (los catalanes han ido a las urnas, desde 1977, más de 40 veces). 3. «España nos roba» (a estas alturas, ya sabemos quién ha robado a quién). 4. «Cuando se proclame la República de Cataluña, será reconocida por todas las naciones» (nadie la ha reconocido). 5. «Aunque Cataluña se separe de España, seguirá dentro de la Unión Europea» (los más altos dignatarios de la UE les han dicho que no). 6. «Cataluña será más rica si rompe con España» (que se lo pregunten a las más de 5.000 empresas que, ante la posible declaración de independencia, salieron de estampida).

-¿Tiene solución el problema catalán o solo queda la «conllevancia» de la que hablaba Ortega? ¿Qué propone usted?

-Desde luego que tiene solución. A exponerla le dedico el capítulo final, donde pido la creación de un proyecto fecundo, realista y solidario, capaz de ilusionar a Cataluña y que corrija los errores del pasado. Ya que cita a Ortega, le diré que en ese famoso debate parlamentario, celebrado en mayo de 1932, Azaña y Ortega sostuvieron opiniones diferentes. Pero en algo coincidieron: descartar como solución la independencia.

-¿Qué significaría para España que Sánchez lograra la investidura con la abstención de ERC?

-El libro se publicó antes de las negociaciones en marcha. Por tanto, no me refiero a ellas. Pero sí deseo destacar algo que me dijo el primer ministro canadiense, Jean Chrétien: «La primera obligación de un responsable político es preservar la unidad y la integridad territorial de su país». Después, mucho después, viene todo lo demás.

-¿A qué atribuye la explosión de la violencia tras la sentencia del procés?

-El separatismo ha tocado fondo. Y ellos ya lo saben. Por eso ha surgido la violencia: la última razón de quienes no tienen razón.

-¿Cataluña es una nación?

-No. Permítame citar el artículo 2 de nuestra Carta Magna, por si alguien pone en duda lo que afirmo. Dice así: «La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles». Creo que está bastante claro.

-Usted conoce bien Rusia, ya que fue embajador en Moscú. ¿Cree que ha habido injerencia de los servicios de inteligencia rusos en Cataluña?

-La posible intervención en Cataluña de ese ciudadano ruso se encuentra, en el ámbito procesal, ante los tribunales. En cuanto al fondo, la postura oficial del Gobierno español ha sido ya expuesta por nuestro ministro de Asuntos Exteriores. 

El embajador José Cuenca resalta el fracaso de los separatistas frente a la Constitución

El embajador José Cuenca, junto al presidente del Club Náutico de A Coruña, Fernando Cobián Varela
El embajador José Cuenca, junto al presidente del Club Náutico de A Coruña, Fernando Cobián Varela

El diplomático presentó en A Coruña su libro «Las mentiras del separatismo»

El embajador español José Cuenca, que estuvo destinado en la antigua Unión Soviética, la Federación Rusa o Bulgaria, presentó este miércoles en el Real Club Náutico coruñés un compendio de sus experiencias en el mundo diplomático resumidas en el libro Las mentiras del separatismo (Canadá, Quebec). El acto, que reunió a decenas de personas, se convirtió en una exaltación de la firmeza constitucional frente a la ofensiva de los secesionistas catalanes.

Cuenca apeló a su experiencia como embajador en Canadá para recordar que la firmeza de los partidos sistémicos del país norteamericano fue decisiva para frenar la intentona separatista. Cuenca recordó que el referendo que exigen los separatistas catalanes «fue posible en Canadá porque estaba recogido dentro de la ley, algo que no ocurre en España ni en la práctica totalidad de las democracias occidentales».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

José Cuenca: «El separatismo ha tocado fondo y lo saben, por eso ha surgido la violencia»