El PSOE tambien se sentará a negociar con el partido de Torra y Puigdemont

JxCat se alía con el ultranacionalismo flamenco para exigir a la UE un «mecanismo para la integración de nuevos Estados independientes»

El presidente de Flandes, el ultranacionalista y socio de Vox Jan Jambon, y el de la Generalitat, Quim Torra, este sábado, en Barcelona
El presidente de Flandes, el ultranacionalista y socio de Vox Jan Jambon, y el de la Generalitat, Quim Torra, este sábado, en Barcelona

Barcelona / Colpisa

El PSOE mantendrá su primer encuentro el próximo martes, 3 de diciembre, con Junts per Cataluña (JxCat) para abordar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

La cita será a las cuatro de la tarde en el Congreso de los Diputados y, según han informado a Efe fuentes parlamentarias, la delegación del PSOE, encabezada por Adriana Lastra, se reunirá con las diputadas de JxCat Laura Borràs y Míriam Nogueras.

Es la primera reunión que mantienen el PSOE y el partido de Torra y Puigdemont en el marco de las negociaciones de los socialistas para lograr la investidura de Sánchez, y que se produce después de la toma de contacto del jueves con ERC.

Torra marca distancias con Esquerra

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, marcó este sábado distancias respecto a Esquerra Republicana. Mientras la formación de izquierdas se ha embarcado en una negociación con el PSOE para tratar de desencallar la investidura de Pedro Sánchez, lo que podría abrir un nuevo tiempo en Cataluña y rebajar la tensión institucional, Torra insistió en la independencia, hasta el punto de tocar la puerta de la UE para que empiece a hacer sitio a un nuevo Estado miembro. La actitud del presidente de la Generalitat no ayuda en las conversaciones entre republicanos y socialistas, pues al final y al cabo JxCat sigue siendo el socio gubernamental y del procés de Esquerra y no contribuye a rebajar el ruido que envuelve toda la negociación.

Torra recibió este sábado al presidente de Flandes, Jan Jambon, líder de la formación nacionalista de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), que comparte grupo en el Europarlamento con Vox. Torra y Jambon suscribieron una declaración conjunta que pide a la Unión Europea «establecer un mecanismo que pueda permitir la integración de nuevos Estados independientes». Los dos coincidieron además en que «el referendo de Escocia, la idea de autodeterminación pacífica, debería ser la base para una solución política en Cataluña». El jefe del Ejecutivo catalán sigue insistiendo en la secesión de Cataluña, dos años después de que fracasara el procés catalán y cuando sus socios se abren a explorar vías intermedias, siempre que sean validadas por la ciudadanía. Torra ha levantado una enorme polvareda esta semana al pedir que se «escuche atentamente» al escritor Paul Engler, que defiende que los catalanes deben «aceptar más sacrificios» para culminar el procés. «Morir como un mártir es inherente a los movimientos ganadores», reitera.

«Desleal»

La cuestión es que el entorno de Puigdemont, que acusa a Pere Aragonès de «desleal», no está por la labor de respaldar a los republicanos en la negociación por la investidura española. Más bien al contrario. Su objetivo es que queden retratados como una formación que se aleja del independentismo, a pesar de que ERC insista en reclamar una negociación en la que pueda abordar la amnistía y la autodeterminación.

Esquerra lleva meses presionando para que Quim Torra adelante las elecciones. Pero justo en estos momentos los republicanos piden algo de tiempo, pues están inmersos en unas negociaciones con los socialistas y temen el coste electoral. Estos además están pendientes de aprobar los presupuestos de la Generalitat, en los que podrían apoyarse en los comunes para poder presentar a Pere Aragonès como un dirigente que se preocupa de la gestión del día a día. Puigdemont, en cambio, les lanzó ayer un aviso y empezó a engrasar la maquinaria postconvergente para las elecciones.

Dos variables judiciales pueden ser clave. El Tribunal de Justicia de la UE dictará su sentencia sobre la inmunidad de Oriol Junqueras el 19 de diciembre. Si la decisión es favorable, como apuntó el abogado general, a Puigdemont, cuya resolución debería ser similar, se le abrirían las puertas a viajar por Europa. Y amenaza con regresar a España como candidato a la presidencia de la Generalitat. El otro asunto que está también al caer es la sentencia contra Quim Torra. Si es inhabilitado y el Supremo confirma la condenada, las elecciones estarán a la vuelta de la esquina. Por ello, Puigdemont intenta acelarar los procesos para acabar de reconfigurar el espacio de centro derecha independentista, que pivota en torno a JxCat. Así la Crida, el partido que lanzó Puigdemont para fagocitar al PDeCAT, afirmó este sábado su «ambición» de participar en las elecciones catalanas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PSOE tambien se sentará a negociar con el partido de Torra y Puigdemont