redacción / la voz

El delfín de Manuel Chaves y mentor de Susana Díaz es el político que ha salido más damnificado en un caso que ha juzgado a una década del Gobierno andaluz. Y lo es por el hecho de haber sido consejero de Economía y Hacienda, departamento desde el que se diseñaban los Presupuestos donde figuraba la partida malversada. José Antonio Griñán, (Madrid, 1946) siguió los pasos de Chaves, en la administración y en el partido. Fue presidente de la Junta (2009 al 2013) y del PSOE, y ministro de Trabajo. Conocida era la amistad de ambos y de sus mujeres hasta que Griñán llegó a la presidencia de la Junta. Obligó entonces a convocar un congreso extraordinario para poner fin a los 16 años de liderazgo de Chaves, quien le había hecho consejero en 1990. El estallido del caso ERE en el 2011 rompió la amistad de este inspector de Hacienda, amante de la música y la lectura, con su mentor. Y desde entonces todo en su vida fueron ya descensos y dimisiones. En el 2013 dejó la presidencia de la Junta, en el 2015 reconoció que lo de los ERE «no eran un gran plan [para delinquir], pero sí un gran fraude». Ese año dimitió como senador y al año siguiente se dio de baja en el PSOE. Ayer le llegó la guinda en su carrera al inspector: «No fue fiscalizado ni uno solo de los expedientes de concesión de ayudas sociolaborales y ayudas a empresas del programa 31L0», zanja la sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Antonio Griñán: el inspector de Trabajo al que le burlaron las ayudas