Los radicales llaman a colapsar la frontera con Francia y cerrar los accesos a Barcelona

Tras los los bloqueos en La Junquera, Tsunami Democràtic convocó a sus simpatizantes para cerrar también la frontera en Irún. Mientras, los CDR siembran el caos en el centro de la Ciudad Condal al cortar varias vías de acceso

;
Los antidisturbios franceses comienzan a desalojar a los independentistas en la frontera Los agentes han recurrido al gas pimienta para dispersar la concentración

Redacción

Tsunami Democràtic y los CDR intentan colapsar las fronteras con Francia y los accesos a Barcelona esta tarde. Han hecho un llamamiento a ello, registrándose graves problemas en la circulación a partir de las 19.00 horas. En Barcelona, cortaron la avenida Meridiana, la Gran Via a la altura de la calle Padilla o la avenida Diagonal a la altura de la plaza Maria Cristina, entre otras vias estratégicas.

Además, en la frontera de Irún con Francia se produjeron cortes similares a los de la Junquera, generando retenciones de más de diez kilómetros. Allí contaban con el apoyo de grupos independentistas vascos. A las 20.00 horas las retenciones alcanzaban ya los 20 kilómetros en la autopista AP-8, en sentido Irun, en la frontera entre Guipúzcoa y Francia.

Los problemas empezaron a primera hora. La plataforma Tsunami Democràtic había hecho hecho un nuevo llamamiento a bloquear el paso fronterizo de La Junquera en la confluencia de la AP-7 con la N-II, en territorio español, después de que esta mañana la policía francesa desalojara de su zona a los manifestantes que desde este lunes bloquean la autopista que comunica Francia y España. 

Tras el desalojo del territorio francés, en el que hubo 20 detenidos, Tsunami Democràtic ha pedido a los manifestantes que se vuelvan a concentrar unos kilómetros más abajo, en el cruce de la AP-7 y la N-II, para mantener el bloqueo, esta vez desde España. La policía francesa ha levantado la sentada de los independentistas y ha utilizado medios antidisturbios como gas lacrimógeno.

Pasado el mediodía, se cortaron la N-II y la AP-7 que, aunque desalojada de manifestantes, fue tomada por agentes de policía y equipos de limpieza que durante horas retiraron de la calzada los restos de los materiales empleados por los manifestantes para levantar barricadas y un escenario.

Corte independentista catalán en el País Vasco

Además, Tsunami Democràtic llamó este martes a bloquear desde las 18 horas la frontera con Francia en Behobia, barrio guipuzcoano en Irún. En un comunicado, la plataforma defendió que «Cataluña y Euskal Herria viven en un conflicto político no resuelto con el Estado español», y criticó que el Estado solo ofrece imposición y represión mientras la ciudadanía lucha y reclama derechos fundamentales.

La llamada responde a la que bautizan como la 'Operación Caracol' que se inició a las 18 horas en el peaje de la autopista A-8 de Oiartzun, y el final del recorrido estaba en el peaje de Hendaya, según Europa Press. «Es el momento de ofrecer una solución democrática en Cataluña y Euskal Herria, es el momento que el Estado haga suya la idea 'Spain, sit and talk' (España, siéntate y habla)», defiende.

La Ertzaintza permanece vigilante ante este llamamiento y «lo que pueda conllevar», así como a la espera de que pueda llegar la comunicación oficial de la convocatoria para solicitar el correspondiente permiso.

Torra evita condenar el corte de Tsunami, responsabiliza a Sánchez y dice que los Mossos no cargarán

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, no ha querido condenar este martes el corte de la frontera en la Junquera organizado por Tsunami Democràtic, ha responsabilizado de ello al presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez, y dice que los Mossos d'Esquadra no cargarán si los manifestantes cruzan la frontera y hacen el corte en territorio español.

En una entrevista de Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, ha contestado de este modo al ser preguntado por la petición de Foment del Treball de una declaración pública del Govern para facilitar el fin del bloqueo de la frontera francesa en la AP-7 por parte de Tsunami y restablecer la normalidad en las infraestructuras estratégicas para garantizar la movilidad.

Tras afirmar que le parece mal que las protestas puedan provocar pérdidas económicas, como afirma Foment, ha explicado que Catalunya «respeta el derecho a protesta y los derechos políticos y civiles».

«Se están equivocando de interlocutor. A quien se tiene que pedir que este conflicto pare es al presidente del Gobierno en funciones», ha reprochado el presidente catalán a Foment y ha recordado que se han dado protestas en Catalunya.

Preguntado por si en caso de que los protestantes lleguen a territorio español, los Mossos d'Esquadra realizarán cargas para acabar con las protestas, ha respondido: «Ahora lo que más nos preocupa en un viaducto es la seguridad de estos ciudadanos. Porque están en un viaducto. Por lo tanto no habrá cargas. No tiene que haber cargas»

 Normalidad hasta llegada la noche

El Servei Català de Trànsit (SCT) confirmaba a las 17:00 horas que tanto la AP-7 como la N-II estaban operativas de nuevo en ambos sentidos. La actuación policial para recuperar el eje viario europeo formado por la A9 (en Francia) y la AP7 (en España) se ha saldado con 19 detenidos, uno por los Mossos d'Esquadra y el resto por la Gendarmería francesa, y algunos momentos de tensión entre manifestantes y policía.

Sin embargo, a las 18.30 horas, se confirmaban nuevos cortes en la AP-7, en esta ocasión a la altura de Girona, al secundar la acción convocada también por la plataforma Tsunami Democràtic, investigada por terrorismo por la Audiencia Nacional. La interrupción del trafico se dio en los dos sentidos de la marcha, a la altura del municipio de Sant Gregori (Girona).

Las retenciones alcanzan ya los diez kilómetros en la autopista AP-8, en sentido Irun, en la frontera entre Guipúzcoa y Francia, según informa la Ertzaintza.

Según informa el Departamento vasco de Seguridad, pasadas las seis de la tarde de este martes las retenciones en el paso fronterizo ya alcanzan los diez kilómetros, con tráfico lento, por la afluencia de camiones.

Esta noche, centenares de personas participan en el nuevo corte de la autopista AP-7, a la altura de Girona. Al igual que hicieron en la frontera, los manifestantes han reservado un espacio con altavoces y micrófonos en el que se suceden las actuaciones musicales.

El grupo barcelonés Lágrimas de Sangre (LDS) ha sido uno de los primeros protagonistas del improvisado concierto, todo ello a pocos metros de un fuerte dispositivo policial.

En Barcelona, los manifestantes, que son varios centenares, han cogido vallas metálicas de unas obras de la zona y las han cruzado en la calle Badajoz y, especialmente, las han colocado sobre las vías del tranvía, según Efe

Además, prosiguen los cortes en el otro extremo de la avenida Diagonal y en la Ronda del Mig A, en la avenida Meridiana con Fabra i Puig y en el centro de la Gran Via en la plaza Universitat continúa la acampada de estudiantes.

El secesionismo no rentabiliza las protestas y apenas roza el 43 % del voto en Cataluña

Luís Pousa

Pese al descalabro de Ciudadanos, los partidos no independentistas superan por dos escaños y más de medio millón de papeletas a las candidaturas de ERC, JxCat y la CUP

El secesionismo no ha logrado transformar en papeletas las protestas desatadas en Cataluña contra la sentencia del Tribunal Supremo por los sucesos del otoño secesionista del 2017. La escisión del separatismo en tres candidaturas -ERC, JxCat y la CUP- y el descenso de la participación (72,17 % frente al 74,57 % de abril) son algunas de las claves para explicar por qué, a pesar de la activa movilización callejera, los independentistas no rentabilizan las revueltas y siguen sin aprobar la asignatura pendiente de ganar unas elecciones generales en Cataluña.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Los radicales llaman a colapsar la frontera con Francia y cerrar los accesos a Barcelona