PP y Cs se suman a Vox y piden en la Asamblea de Madrid «ilegalizar a los partidos separatistas»

La propuesta, que salió adelante con el rechazo de la izquierda, también exige a la UE que inscriba a los CDR en la lista de grupos «terroristas»


COLPISA

PP y Ciudadanos apoyaron este jueves una proposición presentada por Vox en la Asamblea de Madrid para que el Gobierno central proceda a ilegalizar «los partidos separatistas que atenten contra la unidad de la nación con los instrumentos legales a su alcance o procediendo a las reformas legales que habiliten a ello». La iniciativa, que promete generar una enorme tormenta política, salió adelante con el rechazo de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos-IU.

La propuesta no tiene ningún recorrido legal. Pero sí una profunda carga simbólica. Llega a cuatro días de las elecciones y después de que Iván Espinosa de los Monteros y Javier Ortega-Smith, dos de los principales dirigentes de Vox, amenazasen con ilegalizar al PNV. El temor de los dirigentes del Partido Nacionalista Vasco no es tanto que la formación de Santiago Abascal tenga capacidad para cumplir con sus amenazas, sino que condicione el discurso del PP y Ciudadanos. La mayoría de las encuestas aventuran, además, que Vox mejorará sus resultados respecto al 28-A. El papel del grupo ultraderechista es clave en la comunidad. La popular Isabel Díaz Ayuso, que gobierna en coalición con Cs, fue investida presidenta gracias a sus votos y depende de Vox para sacar adelante sus principales leyes al estar en minoría.

«Ley de la selva»

El texto aprobado en Madrid no alude de forma directa a ninguna formación política. De hecho, se centra en la situación que se vive en Cataluña con referencias expresas a los CDR. La iniciativa apuesta por endurecer el discurso y la respuesta a los separatistas catalanes. Sobre todo hacia los sectores más radicales y los Comités para la Defensa de la República.

La proposición pide que se inste a la Unión Europea a «que inscriba a los denominados como CDR en la lista de organizaciones criminales y terroristas», para lo que reclama que se remita el expediente con los datos relativos a la investigación judicial seguida por la Audiencia Nacional. Desde Vox se argumentó que «los centenares de imágenes y testimonios que desde hace más de dos años se están produciendo en Cataluña» hacen necesaria una actuación en este sentido.

A pesar de sumarse a la iniciativa, PP y Ciudadanos intentaron marcar distancias. Reprocharon a Vox la presentación de la propuesta cuando encima de la mesa está el debate «de su propia ilegalización por atentar contra el ordenamiento jurídico» al ir contra la igualdad y la discriminación. Desde el PP se recordó que la Asamblea no es «un foro para hacer campaña» y que la proposición estaba presentada con una redacción «de brocha gorda». Aun así, se trata de la primera vez que ambas fuerzas asumen de forma tan clara y sin matices el discurso de Vox en esta materia.

Y las críticas no se hicieron esperar. Las tres fuerzas de izquierda cargaron contra el acuerdo. «Se lo hemos dicho por activa y por pasiva a los independentistas y ahora hay que decírselo a ustedes: en una democracia de verdad las ideas no delinquen», afirmó el parlamentario del PSOE José Manuel Uribes. «Se basa en una normativa legal de Franco y de Mussolini, por lo que solo tiene un nombre: fascismo», indicaron desde IU. «¿Qué tipo de ley de la selva creen que tenemos por Constitución?», se preguntaron desde Más Madrid.

Santiago Abascal: «Muchos que votan izquierda han visto que Vox no muerde y nos van a respaldar»

Ramón Gorriarán
Santiago Abascal, candidato de Vox a la presidencia del Gobierno
Santiago Abascal, candidato de Vox a la presidencia del Gobierno

El candidato de Vox a la presidencia del Gobierno afirma que «ni le inmuta» que le tachen de extrema derecha y está convencido de que PP, PSOE y Cs pactarán

Sin dormir apenas, y a punto de salir hacia Sevilla, Santiago Abascal tiene que hacer esfuerzos en la sede de Vox en Madrid para contener la satisfacción por el resultado del debate. El líder del partido empieza a sentir el «vértigo» ante la posibilidad fundada de que su formación se convierta en la tercera fuerza política de España. Sostiene que millones de ciudadanos no se sentían representados y han conectado con Vox, que tiene «un lenguaje claro, contundente y que llama a las cosas por su nombre».

-¿Se gustó en el debate?

-Me sentí cómodo y tranquilo. Por momentos sentí que dominaba la escena y la situación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

PP y Cs se suman a Vox y piden en la Asamblea de Madrid «ilegalizar a los partidos separatistas»