Pedro Sánchez: «El Gobierno no contempla indultos futuros; ni siquiera ellos los quieren»

El líder del PSOE apela a la abstención del PP y Ciudadanos para superar su investidura y a Unidas Podemos, PNV o ERC para apoyar sus Presupuestos. «¿Abstenerme yo con Casado si el PP gana el 10N? Es que eso es ciencia ficción»


Madrid | Colpisa

Aunque la oficial comienza el próximo viernes, el líder del PSOE lleva ya un mes de intensa campaña. En un hueco de apenas media hora en el Palacio de la Moncloa, después de exhumar a Franco y antes de partir a un acto de partido en Alicante, habla de lo que vendrá.

- Franco y Cataluña están marcando la precampaña, pero el gran condicionante de la legislatura será la desaceleración económica, que se empieza a sentir en el mercado laboral. La ministra Montero ya no contempla la subida del IRPF a las rentas más altas recogida en su proyecto de Presupuestos. ¿Por qué?

- Es que eso fue un acuerdo que hicimos con Unidas Podemos, no formaba parte del programa del PSOE. Pero evidentemente, tendremos que hablar de estas cuestiones si tenemos que pactar con otros grupos. Y sí contemplamos subir el impuesto de sociedades para las grandes corporaciones al 15% efectivo (ahora está por debajo del 10%).

- Usted ganó las primarias de su partido con la promesa de volver a situar al PSOE en la izquierda contra quienes en su partido defendieron la abstención en la investidura de Rajoy. Ahora tilda de irresponsables a PP y Cs por no abstenerse con usted. ¿Dónde le deja esto?

- La coyuntura era totalmente distinta. Este es un Gobierno que ganó las elecciones pasando de 84 diputados a 123. No había alternativa parlamentaria, que entonces sí la había. Cuestión distinta es que Podemos votó en contra de un Gobierno liderado por el PSOE por primera y segunda vez.

- Tras las segundas elecciones, la disyuntiva era entre abstención o terceras elecciones. Tampoco había alternativa al PP. Usted nunca planteó una investidura con quienes después le apoyaron la moción de censura...

- Pero es que también había otro problema de fondo. Y la moción de censura nos dio la razón. Era un problema de corrupción que no asumió en su momento el señor Rajoy.

- Si el 10 de noviembre el PP es primera fuerza ¿está dispuesto a dejarle gobernar?

- Entiendo la pregunta, pero eso es ciencia ficción. Todas las encuestas, todas, con mayor o menos distancia, indican que el PSOE es el único partido que puede garantizar un Gobierno estable, que es lo que necesita España ante las tres grandes amenazas a las que nos enfrentamos: el enfriamiento de la economía, las consecuencias del 'brexit' y el desafío independentista.

- Si en julio Pablo Iglesias no hubiera tensado la cuerda exigiendo más ministerios, hoy usted gobernaría en coalición, la acción de gobierno descansaría en los secesionistas y usted no podría dormir por las noches ¿Al final, se lo va a tener que agradecer?

- Que yo tuve dudas sobre un Gobierno de coalición desde el principio es público. Creo que los partidos políticos que no tienen experiencia de gestión o que la tienen muy deficiente en ámbitos municipales no pueden gestionar la Seguridad Social. Si algo demuestra esa pregunta es que el PSOE se movió, fue generoso y que el señor Iglesias decidió bloquear la situación política.

- ¿Y ahora piensa que menos mal?

- No, cuando yo hago una propuesta, la hago con todas las consecuencias.

- No se cansa de pedir un Gobierno fuerte. Si como señalan las encuestas se queda en sus 123 diputados actuales, dos arriba, dos abajo, ¿lo considerará un fracaso?

- ¿Ganar las elecciones es un fracaso?

-¿Un Gobierno con 123 diputados es para usted un Gobierno fuerte?

- Lo importante es que los ciudadanos sean conscientes de lo que nos jugamos. Apelo a los indecisos porque la indecisión no nos va a sacar del bloqueo.

- Su escenario ideal es una abstención del PP y Ciudadanos...

- Mi escenario ideal es, primero, ganar y luego tener una mayoría suficientemente amplia como para que no haya excusas para el bloqueo del resto de formaciones.

- ¿Y ve factible que el PP se abstenga?

- Lo que veo factible es que si las derechas suman, gobernarán.

- No parece que sumen, según esas encuestas que mencionaba...

- Bueno, ya veremos. A día de hoy no hay ningún voto en las urnas.

-¿Con quién pretendería luego aprobar los Presupuestos?

- Con las fuerzas progresistas, que son con las que podemos compartir una senda en cuestiones como el sistema de pensiones, el marcado laboral, la transición ecológica... Y también es evidente que hay elementos que van a necesitar acuerdos de Estado con las fuerzas conservadoras, por ejemplo, en materia territorial o de soberanía nacional.

- ¿Entre esas fuerzas progresistas incluye a ERC?

- Pues estoy convencido de que con ellos y con el PNV podríamos sacar adelante, por ejemplo, la ley mordaza. Ahora, como comprenderá, cuestiones que tengan que ver con la convivencia en Cataluña, difícilmente...

- El vicepresidente de la Generalitat, con el que habla Carmen Calvo, pide de nuevo una mesa de partidos.

- Si es a nivel catalán...

- ¿Y nacional?

- Primero que el independentismo hable con la parte no independentista de Cataluña, lleguen a un consenso y luego las fuerzas políticas a nivel nacional podremos también dar cauce a ese acuerdo.

- En diciembre de hace un año, diez días después de que Torra llamara a la independencia por la 'vía eslovena' usted se reunió con él en Pedralbes y acordó abrir con la Generalitat un «diálogo efectivo». Ahora no le coge el teléfono ¿Pecó de ingenuo?

- No, yo creo que la responsabilidad de un gobernante es tratar de hacer efectivo el diálogo dentro de la ley. Pero hay varias premisas. Después de lo que ha ocurrido la semana pasada, hay que rechazar la violencia de manera muy clara, algo que no ha hecho el señor Torra. Y hay que reconocer el trabajo que están haciendo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, en particular, la policía autonómica, que ahora está siendo señalada por sus propios gobernantes; una irresponsabilidad.

- ¿Cree que a medio plazo la sentencia del 'procés' servirá de vacuna?

- Lo que toca ahora es ejecutarla y dejar a un lado la dimensión judicial de esta crisis para abordarla de una vez por todas desde el punto de vista político. Pero para eso hace falta una autocrítica del independentismo que no se ha producido. Carme Forcadell reconoció hace unos días que no tenían mayoría y no habían sido empáticos con la mayoría social no independentista, pero desgraciadamente no ha encontrado eco en el resto de líderes.

- Usted habló de cumplimento íntegro de la sentencia, no de las penas ¿la hipótesis de un indulto futuro está sobre la mesa?

- Somos firmes en esta cuestión. La respuesta es que no, pero, fíjese, no la quieren ni ellos.

- ¿Quizá porque pese a lo elevado de las penas podrán salir de la cárcel relativamente pronto?

- Lo que tiene que saber la sociedad, ante tanta desinformación irresponsable de la oposición es que cualquier tipo de beneficio penitenciario quien lo va a decidir en última instancia, conforme al régimen penitenciario, es el Tribunal Supremo.

- Con la información de que dispone Interior ¿teme que en Cataluña se instale una suerte de terrorismo de baja intensidad o 'kale borroka'?

- En un país que ha sufrido el terrorismo durante 40 años, el último el terrorismo yihadista, hay que ser cuidadoso con el uso de ese término. Ahora, ¿tenemos información de que hay elementos radicales y violentos en Cataluña que aspiran a cronificar esta situación? La tenemos. Y nosotros lo que vamos a hacer es garantizar la seguridad de los catalanes. Vamos a dar respuesta a esos fenómenos violentos y me gustaría que las fuerzas independentistas lo hicieran también.

- La oposición, desde Vox a Podemos, le acusa de hacer electoralismo con la exhumación de Franco ¿Podría haber esperado a después del 10 de noviembre?

- Nosotros la queríamos hacer el 10 de junio. Incluso antes. Pero vivimos en un Estado garantista en el que la familia tenía la posibilidad de paralizar con recursos el procedimiento administrativo. Yo dije que sería el mismo día en que fuera posible, ni antes ni después. Y ese día fue el 24 de octubre. Más allá de que algunos lo miren todo en términos electorales me parece que es una victoria de la democracia española. Se ha cumplido una deuda que había que saldar con las víctimas del franquismo, no del todo porque aún quedan muchas cosas por hacer. Hay que recordar que esta decisión es fruto de una ley, como la ley de la memoria histórica, de una resolución del Congreso, o sea del legislativo, de un compromiso del Gobierno de España y de una sentencia por unanimidad del Tribunal Supremo posteriormente avalada por el Constitucional. Es decir, los tres poderes del Estado decidieron ir en una misma dirección y resolver esta enorme contradicción que suponía en nuestra democracia tener un mausoleo dedicado a rendir tributo al dictador.

- Esta era una recomendación de Naciones Unidas...

- Además...

- Otra es derogar la Ley de Amnistía de 1977 ¿Lo contempla?

- La verdad es que no entra dentro de nuestros planes. No tenemos esa intención en absoluto.

- ¿Qué ocurrirá ahora con el Valle de los Caídos?

- Habrá que hablar con las asociaciones memorialistas y los familiares de las víctimas. En todo caso, creo que hemos empezado a resignificarlo. La próxima vez que alguien visite el Valle de los Caídos su significado será bien distinto porque ya no estarán en él un verdugo y su víctimas, lo que desde el punto de vista moral es muy distinto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Pedro Sánchez: «El Gobierno no contempla indultos futuros; ni siquiera ellos los quieren»