«No te llamé por si estabas durmiendo», le dijo el jefe de la unidad a la mujer del policía vigués herido en Barcelona

Dos policías gallegos, entre los heridos en la batalla campal de Barcelona. El más grave sufre una fractura de la base del cráneo por el impacto de un adoquín en la cabeza. El otro, un agente coruñés tiene el húmero roto

;
Un policía de Vigo, herido durante los disturbios en Barcelona Al agente le cayó un objeto pesado y sufrió un fuerte traumatismo

Redacción

De los más de veinte agentes heridos en el quinto día de los graves disturbios ocurridos en Cataluña, en especial en Barcelona, un agente vigués adscrito a la unidad de antidisturbios es el que se llevó la peor parte cuando un radical arrojó un adoquín y le rompió el casco. En ese momento, quedó inconsciente. Fuentes policiales sospechan que el lanzamiento se produjo desde un balcón. Sufre una rotura en la base del cráneo y complexión de cervicales, según fuentes hospitalaria. Su estado de salud empeoró el sábado por la tarde y su pronóstico es muy grave.

 

Otro de los agentes que resultó herido grave, con fractura de brazo, es de una unidad de A Coruña. Según informa Alfonso Andrade, sufrió el impacto de un bolazo de acero lanzado con un tirachinas en el entorno de Vía Layetana que le rompió el húmero, aunque ya ha sido dado de alta.

En cuanto al compañero de Vigo, sindicatos policiales denuncian que la mujer del herido no fue avisada hasta más allá de las dos de la madrugada que llamó el jefe de grupo. El comisario de Vigo no sabía nada y el jefe de la unidad gallega no telefoneó a la familia y el director adjunto operativo (DAO) tampoco supo nada hasta esta mañana, aunque entonces este sí se movilizó. Los sindicatos quieren expresar su malestar por cómo se gestionan humanamente estas situaciones.

Pese a la gravedad de las heridas del agente, no fue hasta última hora de la mañana de este sábado cuando se le ofreció desplazamiento a la mujer, por lo que los sindicatos anuncian que pedirán responsabilidades a nivel policial y de la actuación del jefe de la unidad por «esta gestión tan lamentable». Es más, asegura, fue la mujer del agente la que buscó el teléfono de este y lo llamó. Para su sorpresa, se justificó diciéndole: «No te llamé por si estabas durmiendo».

Una vez al tanto de los hechos, y ya por la mañana, fue el comisario general de seguridad ciudadana Juan Carlos Castro quien se puso en contacto con ella y le brindó medios para reunirse con su marido en Barcelona.

Críticas sindicales

Por otra parte, sindicatos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) aseguran que los agentes se vieron obligados a utilizar material caducado (salvas, botes de humo lacrimógeno y similares) y, lo que es peor, una unidad que actuaba en la céntrica confluencia entre Vía Layetana y Roger de Lauria se quedó sin material. Fueron compañeros de otra unidad los que cooperaron en la reposición del mismo. Ante todo esto, se preguntan si el casco del compañero de Vigo era el adecuado para la situación. En teoría, dicen debería estar preparado «para repeler el impacto de algún cartucho», pero visto que se ha roto con el impacto de un adoquín lo dudan.

En total, diecinueve personas permanecen ingresadas en hospitales de Cataluña por heridas en los altercados registrados esta semana, de las que una se encuentra en estado muy grave y otras nueve graves, según informó este sábado la Generalitat.

Preocupación de la Xunta

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, ha mostrado esta mañana su preocupación por los agentes gallegos heridos, incluso antes de que se confirmara oficialmente. Aseguró que «cualquier policía agredido es una preocupación para cualquier demócrata» y que en caso de que estos agentes sean gallegos «el Gobierno de la Generalitat deberá disculparse con el pueblo gallego», como un «mínimo de respeto». 

 Apoyo de la Guardia Civil

Mientras que el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, ha pedido esta mañana una respuesta «proporcionada» de las fuerzas policiales del Estado desplegadas en Cataluña -el ministro del Interior en funciones le ha replicado que ya lo está siendo-, los agentes desplazados para reforzar a los Mossos insisten en su malestar por la insuficiencia de fuerzas para hacer frente a los disturbios, cuya violencia no ha dejado de crecer desde el lunes. Según fuentes del dispositivo, esta pasada noche recibieron, por primera vez, el apoyo de la Guardia Civil para reforzar en Gerona el control de los violentos.

 

Unos 500 violentos convierten el centro turístico de Barcelona en una batalla campal

La Voz / Luís Pousa

Barcelona ha vivido la quinta noche consecutiva de graves altercados que, lejos de disminuir, se han recrudecido, con numerosas barricadas y destrozos y un balance de, al menos, 54 detenidos y 182 heridos en los enfrentamientos de manifestantes con los Mossos, que por primera vez han empleado la tanqueta de agua. Crecen las agresiones a periodistas

Quinta jornada de violencia callejera en Barcelona con unos graves altercados que, lejos de disminuir, se han recrudecido, con numerosas barricadas y destrozos y un balance de 54 detenidos, todos ellos por desórdenes públicos y «atentado a agentes de la autoridad», y 182 heridos.

De los detenidos, doce fueron arrestados en Barcelona, donde se vivieron escenas de gran violencia en la vía Layetana, donde se encuentra la comisaría de la Policía Nacional, y en la plaza Urquinaona. Además, en vía Layetana la Policía Nacional detuvo a otras diez personas.

En cuanto a los detenidos por los Mossos d'Esquadra en el resto de Cataluña, dieciocho personas fueron arrestadas en Lérida, doce en Gerona, nueve en Tarragona, dos en la zona central y uno en Sant Celoni. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

«No te llamé por si estabas durmiendo», le dijo el jefe de la unidad a la mujer del policía vigués herido en Barcelona