Los ojos y los oídos de Sánchez en Cataluña

El presidente en funciones modula su respuesta al secesionismo conforme a los informes de un grupo de trabajo formado por representantes de ocho ministerios


Madrid | La Voz

El Gobierno controla todos los escenarios e irá «modulando» su respuesta al desafío secesionista en función de las necesidades. Pedro Sánchez trasladó ayer un mensaje de tranquilidad respecto a los altercados que están arrasando Barcelona y buena parte de Cataluña desde el lunes. El presidente del Gobierno en funciones afirmó que no entrarán en las provocaciones de los radicales, y que responderá «con firmeza», pero «con proporcionalidad». Para calibrar el alcance de este nuevo brote del desafío secesionista en las calles y de una posible desobediencia de la Generalitat, Sánchez conformó el jueves de la pasada seman un comité formado por integrantes de varios ministerios con el objetivo de monitorizar la situación en Cataluña.

Este comité de información técnica está formado por representantes de los siguientes organismos: Gabinete de la Presidencia del Gobierno; Vicepresidencia del Gobierno; Ministerio del Interior, con mandos de la Guardia Civil, la Policía Nacional, el Gabinete del Ministro, el Gabinete de Planes de Coordinación, la Subdirección de Sistemas de Información y Comunicación para la Seguridad y Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas; Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (SE. España Global y Gabinete Ministro), Ministerio de Defensa (Ciberseguridad), Ministerio de Justicia, Ministerio de Economía, Ministerio de Fomento, Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y Secretaria de Estado de Comunicación.

Según informan fuentes de Moncloa este comité se lleva reuniendo desde el pasado día 10 y es coordinado por el Departamento de Seguridad Nacional. La reunión de este jueves fue presidida por el jefe del Ejecutivo y el titular del Interior, Grande-Marlaska. 

De momento Sánchez considera que no es conveniente aplicar la Ley de Seguridad Nacional, ya que el ministro del Interior le garantiza que la coordinación entre los Mossos y el resto de los cuerpos policiales está siendo perfecto, por lo que no tendría sentido integrar a la policía autonómica catalana bajo un mando único. No obstante, en este grupo de trabajo no hay ningún representante de los Mossos.

El presidente del Gobierno tampoco considera oportuno aplicar el artículo 155 de la Constitución, una respuesta que, cree, solo contriburía a echar más gasolina al fuego, aunque en las reuniones bilaterales que mantuvo ayer con Casado, Rivera e Iglesias no descartó tener que recurrir a este en caso de que el desafío se incremente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los ojos y los oídos de Sánchez en Cataluña