Actos violentos y cortes de carretera y vías ferroviarias en otra jornada de alta tensión

Los radicales eligen las delegaciones del Gobierno central para sembrar el caos en las cuatro capitales de provincia

Los radicales causaron graves incidentes y convirtieron el centro de Barcelona en un campo de batalla
Los radicales causaron graves incidentes y convirtieron el centro de Barcelona en un campo de batalla

Si el lunes sembraron el caos en el aeropuerto de El Prat, ayer los radicales llevaron el grueso de sus protestas ante las delegaciones del Gobierno central en las capitales de las cuatro provincias catalanas. En las inmediaciones de la Delegación del Gobierno en Cataluña reunieron a unas 40.000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, para protestar por la sentencia del Supremo y provocar una auténtica batalla campal con quema de contenedores, cartones, jardineras y vallas de seguridad. Las llamas amenazaron los bajos de varios edificios en pleno paseo de Gracia, convertido por las decenas de barricadas y las hogueras, algunas de hasta dos metros de altura, en un escenario siniestro.

Pero también ante la Subdelegación del Gobierno en Gerona, donde se reunieron 9.000 independentistas que hicieron barricadas y tiraron objetos a los Mossos, que cargaron junto con la Policía Nacional. Parecidas escenas de quemas de contenedores protagonizaron los violentos en Tarragona y en Lérida, con lanzamiento de latas, botellas y velas a los agentes que protegían las subdelegaciones y que tuvieron que efectuar varias cargas.

Los radicales pedían la dimisión del consejero de Interior, Miquel Buch por las cargas del día anterior en el aeropuerto de El Prat y ante la Jefatura Superior de Policía, en Barcelona.

Pero la situación más crítica se produjo en Barcelona, donde agentes de los Mossos d’Esquadra y de la Policía Nacional que protegían las instalaciones protagonizaron al menos cuatro cargas contra los radicales que les arrojaban objetos, levantaban barricadas y quemaban contenedores. Al menos tres radicales fueron detenidos.

Durante la mañana, cientos de personas provocaron cortes en las vías férreas con barricadas y que afectaron a la línea del AVE Barcelona-Gerona-Figueras y a otros trenes de ambas provincias y de la de Tarragona, según informó Renfe

Cortes en la autopista AP-7

La circulación fue también complicada en muchas carreteras, con retenciones en las entradas a Barcelona, cortes en varias calles de la Ciudad Condal, así como en la Nacional II en Mataró, la N-150 entre Tarrasa y Sabadell, la N-141, la N-260 y la AP-7 en Gerona. En esta última, los Mossos desalojaron a los radicales de la autopista, donde habían levantado barricadas y cruzado los guardarraíles de la propia vía tras arrancarlos.

El aeropuerto de El Prat recuperó en parte su funcionamiento tras la convulsa jornada del lunes. Ayer, un total de 45 vuelos de los 936 programados fueron cancelados porque los aviones no llegaron a tiempo. En las terminales, decenas de personas se agolpaban ante los mostradores para solucionar los problemas con sus vuelos, pues el día anterior fueron suspendidos un centenar. De las más de 130 personas que resultaron heridas el lunes en los disturbios por toda Cataluña, 115 lo fueron en el asedio al aeropuerto, epicentro de las protestas.

Varias sedes del PP, PSC y Ciudadanos aparecieron por la mañana con pintadas de lazos amarillos «fascistas», números «155» y esvásticas en sus fachadas, así como el comercio de los padres de Albert Rivera en Barcelona, según ha denunciado el político catalán.

El consulado de Estados Unidos ha avisado a sus ciudadanos de las protestas que están ocurriendo en la ciudad de Barcelona con motivo de la sentencia y les ha pedido que extremen la precaución y eviten acercarse a las zonas conflictivas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Actos violentos y cortes de carretera y vías ferroviarias en otra jornada de alta tensión