El independentismo pretende emular a Hong Kong

Los manifestantes obligaron ayer a suspender más de cien vuelos en el aeropuerto de El Prat, cortaron las vías del AVE en Gerona y decenas de carreteras por toda Cataluña


barcelona / colpisa

El independentismo buscaba una imagen icónica que lanzar al mundo. La fotografía de una marea humana indignada por la sentencia que sirviese de nuevo como postal al mundo. Y la encontró en El Prat. El aeropuerto se convirtió en un caos, una especie de ratonera de la que difícilmente se podía salir y donde turistas, visitantes y recién llegados intentaban esquivar las manifestaciones. La policía se tuvo que emplear a fondo para evitar que hubiese un colapso total de la infraestructura.

Las protestas independentistas también afectaron a otras poblaciones catalanas, como Tarragona, Sabadell, Lérida y Gerona, donde cortaron las vías de tren y varias carreteras.

Quizás lo que mejor define lo que ocurrió en El Prat era ver la carretera que une las dos terminales. La vía se convirtió en una trampa. Los grupos de manifestantes cortaron el tráfico rodado. Así que la única solución era andar. Y por plena autovía se veía a gente arrastrar sus enseres mientras suspiraba, corría o miraba el reloj ante la amenaza de perder el vuelo. El órdago secesionista sumergió a todos en un escenario rocambolesco.

Que El Prat se había convertido en uno de los principales objetivos de los secesionistas se sabía desde hacía días. Su objetivo era emular a Hong Kong, donde miles de personas se manifiestan desde hace meses para reclamar más democracia a China. Para evitarlo se estableció un importante despliegue policial. Se trataba de frenar el Tsunami Democràtic, ese movimiento sin líderes conocidos y manejado a golpe de red social que dicta dónde tienen que ser las intervenciones de los activistas.

;
Interior investiga quién está detrás del «Tsunami Democràtic» La Generalitat justifica la carga de los Mossos para «garantizar la seguridad de los manifestantes y usuarios».

Los agentes aguantaron el primer impacto. Se establecieron controles en algunos accesos al aeropuerto por carretera. A las zonas principales solo se podía acceder con tarjeta de embarque. Incluso llegar al propio edificio resultaba complicado. Las retenciones eran enormes y el acceso por tren y metro fue cortado en diferentes ocasiones. En la terminal, grupos de protesta se encaraban con los Mossos y la Policía Nacional. Hubo las primeras cargas y algunos vuelos se iban cancelando. Al final fueron más de un centenar. En muchos casos, porque las tripulaciones no pudieron llegar al aeropuerto. Y más cargas policiales. En los enfrentamientos, al menos 54 personas resultaron heridas. El Tsunami Democràtic había dejado de ser pacífico.

La aparición de una docena de furgonetas de los Mossos ayudó a contener a los manifestantes. A diferencia de lo ocurrido el 1-O del 2017, cuando dejaron vendidos a los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, ayer el dispositivo parecía más cohesionado.

;
Casado pide a Sánchez que rompa con los independentistas a cambio de su apoyo Las reacciones políticas continúan tras la sentencia del «procés». Ciudadanos habla de «un conflicto que no tiene precedentes» y desde Podemos creen que conocer ahora la sentencia es un «cáculo electoral» para que PP y PSOE acerquen posturas.

La Policía Nacional utilizó 14 pelotas de goma en los momentos de más tensión en El Prat

La Voz
Policías antidisturbios ante los manifestantes que se concentraron el lunes en el aeropuerto de El Prat
Policías antidisturbios ante los manifestantes que se concentraron el lunes en el aeropuerto de El Prat

Uno de los heridos en las protestas ha perdido un ojo, con un estallido de un globo ocular, y fuentes hospitalarias dicen que las lesiones «son compatibles» con el impacto de una pelota, que no concretan si es de «foam»

Un hombre herido durante las protestas este lunes en el aeropuerto de Barcelona por la sentencia del «procés» sufre un estallido de un globo ocular y múltiples heridas faciales, de las que será operado hoy en el Hospital de Bellvitge, de L'Hospitalet de Llobregat. 

Fuentes de este centro sanitario han indicado este martes a EFE que las lesiones de este paciente «son compatibles» con el impacto de una pelota, que no concretan si es de 'foam', las utilizadas por los Mossos, o de goma, usadas por la Policía Nacional.

La Policía Nacional utilizó 14 pelotas de goma en los momentos de más tensión durante la ocupación de los accesos al aeropuerto de El Prat por los manifestantes independentistas, sobre todo a última hora de la tarde-noche en el parking de la T1, según han informado a Efe fuentes de este cuerpo de seguridad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El independentismo pretende emular a Hong Kong