El delito de rebelión había forzado la suspensión de Puigdemont y cinco exconsejeros

Provocó que el independentismo perdiera su mayoría en el Parlamento autonómico durante meses


Redacción

El delito de rebelión que el Tribunal Supremo descarta ahora acarreó en junio del 2018 la suspensión como diputados del expresidente Carles Puigdemont y de los cinco exconsejeros en prisión y provocó que el independentismo perdiera su mayoría en el Parlamento autonómico durante meses, según recoge Efe.

Fue el juez Pablo Llarena, instructor del caso, quien suspendió a los seis diputados, en base a un artículo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que obliga a apartar a los cargos públicos que tengan un auto de procesamiento firme por delitos relacionados «con bandas armadas o individuos terroristas o rebeldes», mientras estén en prisión. La suspensión prevista en ese artículo -el 384 bis- no incluye el delito de sedición por el que el Supremo, de acuerdo con el criterio de la Abogacía del Estado, tiene previsto condenar a los líderes del desafío independentista. Llarena eso sí abrió la puerta a que la Cámara permitiera a los procesados ser sustituidos temporalmente por otros integrantes de sus candidaturas.

El procesamiento por rebelión abrió una brecha entre JxCat y sus socios de ERC, por la negativa de los primeros a acatar la suspensión de sus diputados Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, mientras los republicanos Oriol Junqueras y Raül Romeva aceptaban designar a un sustituto para las votaciones. Tampoco podía votar el diputado de ERC Toni Comín, puesto que, aunque no fue suspendido junto al resto porque su procesamiento no era firme, su ausencia no está justificada según el reglamento parlamentario.

¿Por qué sedición y no rebelión?

ENRIQUE CLEMENTE

Los expertos consultados por La Voz explican las diferencias sustanciales que hay entre ambos delitos

¿Rebelión o sedición? Fuentes jurídicas dan por hecho que el Tribunal Supremo condenará por sedición en concurso con malversación a los principales acusados en el juicio del procés. Daría así la razón a la Abogacía del Estado frente a la Fiscalía, que pedía la condena por rebelión, que conlleva penas mucho más duras. Los expertos consultados por La Voz explican las diferencias entre ambos delitos.

¿Qué diferencias hay entre rebelión y sedición?

«Son delitos que se parecen en que, en ambos, se exige la existencia de un alzamiento, se diferencian en todo lo demás: en el tipo de alzamiento (el de la rebelión ha de ser violento; el de la sedición, tumultuario), y en el bien protegido (en la rebelión es el orden constitucional, incluida la integridad territorial del Estado, y en la sedición la aplicación de las leyes y la ejecución de órdenes judiciales o administrativas», explica el magistrado Miguel Pasquau. «La rebelión habría de predicarse de todo el procés en su conjunto, considerando que hubo una estrategia para obtener la independencia de Cataluña mediante el uso de medios violentos», señala. «La sedición, en cambio, no iría referida a un alzamiento para obtener la independencia, sino para impedir la actuación de jueces y fuerzas de orden público en casos concretos: los incidentes del 27-S y del 1-O», distingue.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El delito de rebelión había forzado la suspensión de Puigdemont y cinco exconsejeros