El Tribunal Superior de Aragón ratifica la condena contra Echenique por la contratación irregular de su asistente

LA VOZ REDACCIÓN / AGENCIAS

ESPAÑA

Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos en el Congreso
Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos en el Congreso Ricardo Rubio - Europa Press

El dirigente de Podemos anuncia que recurrirá

01 oct 2019 . Actualizado a las 12:09 h.

El secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, recurrirá el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que desestima su recurso contra la sanción impuesta por la Tesorería General de la Seguridad Social por la contratación irregular de su asistente personal.

En una sentencia del pasado 27 de septiembre, la Sala de lo Social del TSJA desestima los motivos de impugnación presentados por Echenique contra el fallo del Juzgado de lo Social número 2 de Zaragoza que el pasado mes de enero y reitera la existencia de una relación laboral entre el político y su asistente, según ha adelantado El Heraldo de Aragón.

En su fallo del pasado mes de enero, el Juzgado de lo Social número 2 de Zaragoza declaraba la existencia de una relación laboral especial por cuenta ajena entre el empleador y el trabajador Eduardo P.S., a los efectos de alta y cotización en el Régimen General de la Seguridad Social, en el Sistema Especial de Empleados del Hogar, en el período comprendido entre el 16 de marzo de 2015 y el 30 de abril de 2016.

La infracción se cometió en dos períodos, entre septiembre de 2011 y junio de 2012 y de marzo de 2015 hasta abril de 2016, si bien la multa corresponde a esta segunda etapa por haber prescrito el incumplimiento legal en el caso del primer periodo.

En los hechos probados de la sentencia se relata que Pablo Echenique, reconocido como persona en situación de dependencia, era perceptor de una prestación económica de cuidados en el entorno familiar desde el 24 de agosto del 2016. Desde mayo de 2005, Echenique tenía contratada con la empresa Asistencia Domiciliaria Médico Integral SL (ADOMI SL) la prestación de un servicio de ayuda a domicilio, a razón de 11,40 euros la hora, más un 8 por ciento de IVA, para que esa mercantil enviara a un auxiliar a su casa, para asistirle en tareas básicas personales.

Desde el año 2007 esos servicios los realizaba Eduardo P.S., empleado de ADOMI SL, que acudía por las mañanas a casa de Echenique durante una hora al día, de lunes a viernes. Por la prestación de estos servicios, entre noviembre de 2010 y mayo de 2011, ADOMI SL giró facturas a Echenique por importe de 376 euros al mes.

En agosto del 2011, la empresa comunicó a Echenique que, tras cambiar de propietario, iba a prescindir de los servicios de ayuda a domicilio desde ese mismo mes de septiembre. Echenique y su auxiliar, Eduardo P.S., mantuvieron la relación en los mismos términos existentes hasta ese momento en cuanto a las actividades del asistente, sin la intervención de la compañía.

Aunque la relación cliente-auxiliar continuó, esta no se formalizó por escrito. Echenique pagaba a su auxiliar lo mismo que previamente, pero en efectivo los días trabajados, sin documento justificativo de estos pagos.