Los críticos gallegos de Podemos esperan el salto de Errejón al 10N

Susana Luaña Louzao
susana luaña SANTIAGO / LA VOZ

ESPAÑA

La exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena ha descartado este jueves presentarse a las generales del próximo 10 de noviembre
La exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena ha descartado este jueves presentarse a las generales del próximo 10 de noviembre Alejandro Garcia

Carmena descarta presentarse a las generales y Bescansa podría sumarse al proyecto

20 sep 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Oficialmente, Íñigo Errejón mantiene la cautela y no se pronuncia sobre el posible salto de Más Madrid a la arena nacional con la presentación de una candidatura para el 10N que aspiraba a tener en Manuela Carmena su cabeza visible por Madrid. Pero la exalcaldesa de la capital descartó este jueves las ofertas que le llegan del entorno del exfundador de Podemos para que regresase a la primera línea política. «Me descarto, me descarto, llevo dos o tres días diciendo que no, el resultado es que no», sentenció.

En Galicia, no hay comentarios, pero tanto los enemigos que en los últimos años sembró Iglesias dentro de su propio partido por los continuos dedazos en la elaboración de las listas como los principales damnificados por la ruptura de En Marea -léase Luís Villares y los suyos, que no dejan de culpar a Iglesias de las tensiones internas- están a la expectativa por si Errejón se apunta a la carrera del 10N, que no solo modificaría el mapa de los partidos en liza para el Congreso sino también los equilibrios -más bien los desequilibrios- con los satélites autonómicos.

También guarda silencio Carolina Bescansa, oficialmente centrada ahora en su regreso a la universidad. Pero el teléfono de la exdiputada de Podemos no para de sonar, y si Errejón tiene presiones para que dé el salto a la política estatal, la compostelana también las tiene para que se sume al proyecto, si bien es cierto que ni el uno ni la otra quieren repetir los errores que erosionaron con fuerza a la formación morada, sobre todo en lo que tiene que ver con la configuración territorial del proyecto, que ellos entienden en clave federal para evitar las tensiones que Podemos tuvo con sus socios autonómicos, sobre todo con En Marea, pero también con los comunes catalanes, con Compromís, o con Adelante Andalucía, cuya líder, Teresa Rodríguez, se plantea seriamente el divorcio efectivo de Podemos.