Hacia comicios el 10N de pronóstico muy incierto, el escenario político tras el enroque de Sánchez e Iglesias

Los expertos consultados por La Voz estiman que el PSOE no debería confiarse si hay cita con las urnas

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez (i) y el líder de Podemos Pablo Iglesias, el pasado día 9 durante la ronda de consultas para la investidura
El presidente del Gobierno Pedro Sánchez (i) y el líder de Podemos Pablo Iglesias, el pasado día 9 durante la ronda de consultas para la investidura

El tiempo avanza y las negociaciones entre socialistas y Unidas Podemos siguen encalladas. De hecho, ni siquiera existen. Pedro Sánchez asegura que solo contempla llegar a un acuerdo programático para gobernar en solitario. Pablo Iglesias no se apea de su exigencia de formar una coalición con una vicepresidencia y tres ministerios. Esto aboca a un escenario en el que las elecciones son la salida más probable, según los expertos consultados por La Voz. Sin embargo, los resultados de una nueva cita con las urnas son muy inciertos y es dudoso que sirvan para cambiar la relación de fuerzas de forma significativa.

Hay dos variables que podrían resultar cruciales: que el PP y Ciudadanos se unieran en la plataforma España Suma, en todas o solo en algunas circunscripciones en las que concentrar el voto supondría ganar escaños, y que Íñigo Errejón irrumpiera con su plataforma Más País. 

¿Habrá investidura de Sánchez o elecciones?

Para Carlos Barrera, profesor de Medios de Comunicación y Política de la Universidad de Navarra, «salvo milagro, que en política se dan, todo apunta a nuevas elecciones». Y lo explica: «Las relaciones entre PSOE y UP se han deteriorado demasiado como para que se restablezca un mínimo de confianza mutua y recíproca». «Analizando el panorama, todo depende de la decisión de Pablo Iglesias; si se niega a acordar y apoyar un programa de gobierno, sin entrar Unidas Podemos en este, habrá elecciones el 10N», mantiene José Luis Arceo, experto en comunicación política, que ha dirigido varias campañas electorales.

«Es bastante evidente que en todo momento Sánchez ha querido y parece provocar una repetición electoral mientras las encuestas le digan que crece y los demás se debilitan», asegura el consultor político Santiago Martínez. «Pero, ojo, porque las encuestas no predicen un escenario en el que su no constante a Podemos podría destruir su relato de que no le han dejado ser presidente esta vez; valdría un minuto de vídeo de Podemos con todos los recortes de noticias con sus ofertas y los noes de Sánchez para evidenciar dicho escenario». «En política nada puede ser descartado porque no depende más que de la voluntad de los actores; así pues, tenemos aproximadamente un mes para que estos lleguen a un acuerdo», afirma Verónica Fumanal, presidenta de la Asociación de Comunicación Política, que ha sido responsable de comunicación de Albert Rivera y Pedro Sánchez. «Si observamos las declaraciones públicas y el fracaso de la investidura de julio parece que los actores no tienen incentivos suficientes como para llegar a un acuerdo, pero considero que no podemos descartar absolutamente esa posibilidad», concluye. 

¿Qué probabilidades hay de Gobierno del PSOE, de coalición con UP y comicios?

Arceo pronostica un 40 % para un Gobierno en solitario del PSOE; un 0 % a un Gobierno de coalición con UP, y un 60 % a nuevas elecciones. Barrera establece estos porcentajes: Gobierno en solitario del PSOE (10 %), Gobierno de coalición con UP (15 %), nuevas elecciones (75 %). Para Martínez, 40 %, 10 % y 50 %. Fumanal prefiere no hacer ese cálculo, porque «como avanzaba en la respuesta anterior, no creo que sea una cuestión de probabilidades, sino de intereses». 

¿A quién favorecería o perjudicaría ir a las urnas?

«PSOE y PP subirían, CS, Vox y Unidas Podemos bajarían, este último sobre todo si se presentase Íñigo Errejón; el resto de formaciones, pocas variaciones», prevé Arceo. «Noviembre está aún lejos y las elecciones las carga el diablo; no puede confiarse demasiado el PSOE de aumentar su ventaja, tanto dentro del bloque de izquierdas como con respecto al bloque de derechas», señala Barrera. «La mayor abstención por hastío del electorado puede perjudicarle si no logra convencerle de su no culpabilidad en el fracaso de la investidura», añade. «Otro factor determinante será la redistribución del voto en la derecha; el PP puede partir con ventaja por el valor que se puede dar a su experiencia de gobierno frente a las incertidumbres que generan Ciudadanos y Vox», concluye.

«El PSOE es una incógnita porque la estrategia victimista de que a Sánchez no le han dejado ser presidente ya no tendría coherencia, y al contrario de lo que muchos creen, ser resistentes en la exigencia de entrar en el Gobierno podría movilizar a un importante electorado de Unidas Podemos, que ve necesario que el partido toque poder y gestione», sostiene Martínez. «Estas dos situaciones me hacen creer que el PSOE no crecería tanto ni UP bajaría tanto como se cree», añade. «Otra cuestión es la derecha, donde el PP se beneficiaría de la desmovilización del votante de Vox, puesto que perciben que al final han sido muy blandos a la hora de negociar los gobiernos del PP, y el voto a este partido irá perdiendo utilidad», pronostica. «Las últimas crisis de Cs y su no rotundo a Sánchez puede que le pasen factura entre el votante de centro, por lo que le queda una dura pelea con el PP por lograr el voto de la derecha», señala. «Al final, lo importante es la suma de los dos bloques», concluye.

Una propuesta para construir un relato de cara a la cita con las urnas 

Tras la fracasada investidura, Sánchez dio por cerrado el capítulo del Gobierno de coalición, retirando la propuesta de una vicepresidencia y tres ministerios que hizo a Unidas Podemos, y que Iglesias rechazó. Antes de irse de vacaciones, se reunió con organizaciones sociales para elaborar un programa que dijo presentaría a los partidos. El líder del partido morado movió presentó esta semana su propuesta programática, que supedita a la aceptación por parte de los socialistas de una vicepresidencia social con amplios poderes y tres ministerios, para lo que ofrece cuatro posibilidades, pero que contempla Trabajo o Transición Ecológica, dos carteras que el PSOE rechazó otorgarle en su día.

«La última propuesta de Iglesias intenta crear material para desacreditar la previsible estrategia de Sánchez en un adelanto electoral, pues le propone algo que el líder socialista ofreció en su momento, y además con diferentes alternativas u opciones, por lo que decir ahora que no haría más evidente que Sánchez, y su asesor Redondo, quieren repetir elecciones», estima Martínez. «Las cuatro posibilidades que ofrece UP a Sánchez coinciden en pedir vicepresidencia y tres ministerios, pero eso ya es historia», asegura Arceo. «En estos momentos, la probabilidad de un Gobierno de coalición PSOE-UP es de cero», señala. 

Motivación

«Las negociaciones no funcionan mediante una relación a través de los medios de comunicación; trabar una relación de confianza requiere motivación por parte de las dos partes y esta estrategia parece más orientada a construir un relato de cara a una repetición electoral», asegura Fumanal. Y hace una reflexión: «El hecho de que los ciudadanos se vean defraudados por la incapacidad de los políticos de avanzar en las negociaciones hace que se alejen de la política y aumente el nivel de crítica y descrédito de la misma».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hacia comicios el 10N de pronóstico muy incierto, el escenario político tras el enroque de Sánchez e Iglesias