Rufián, el nuevo Judas para el independentismo

El portavoz de ERC en el Congreso remató el giro de su formación hacia el pragmatismo

Gabriel Rufián, el portavoz de ERC en el Congreso, exhibió templanza en el debate de investidura y se alejó del histrionismo
Gabriel Rufián, el portavoz de ERC en el Congreso, exhibió templanza en el debate de investidura y se alejó del histrionismo

barcelona / colpisa

A Gabriel Rufián le han llovido críticas muy duras en Cataluña, mientras en Madrid le han alabado y descubierto a un político alejado del histrionismo. JxCat ha aprovechado el discurso templado del portavoz de ERC para cobrarse la venganza contra uno de los responsables de que Puigdemont siguiera adelante con la declaración de independencia. Por su tuit: «Ciento cincuenta y cinco monedas de plata». El Judas ahora es él. O aún peor, el «pagafantas», dice Albert Batet, de JxCat.

Rufián ha abandonado la descalificación. Ejerce de «mediador» entre PSOE y Unidas Podemos. Y admite que no es independentista. «No soy soberanista ni independentista, soy de izquierdas y republicano», dijo a Monedero el mes pasado. Su defensa de la cantante Rosalía y del castellano, su afición por el Espanyol, el Real Madrid y la Roja le sitúan ya como traidor mayor de Cataluña, cuando no hace mucho avisaba que su estancia en el Congreso sería solo de 18 meses o era expulsado por Ana Pastor por llamar «fascista» a Borrell. Pero ahora se estrenó como jefe de filas, y citó a Unamuno. Remató el giro al pragmatismo absteniéndose en la investidura de Sánchez, al que sus socios de JxCat tildan de «carcelero».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Rufián, el nuevo Judas para el independentismo