Un Gobierno socialista en funciones, menguante y cercado por las reformas pendientes

El fiasco de la investidura impide reemplazar a Batet, Borrell o, de llegar el caso, Calviño


Madrid / La Voz

El estrepitoso fracaso de la investidura de Pedro Sánchez complica el futuro próximo de un Gobierno no solo en funciones, sino también menguante. Y es que, aunque tras las elecciones generales del 2015 el Ejecutivo de Mariano Rajoy batió el récord de interinidad (316 días), las limitaciones que dicha situación impone pesan, tanto en el Consejo de Ministros de Sánchez, como en la parálisis de asuntos vitales para el país, desde la necesidad de Presupuestos hasta las reformas del sistema de financiación autonómica o de las pensiones, sin olvidar el polvorín del independentismo catalán, a la espera de sentencia a la vuelta del verano.

Tras despejar la incógnita de que el líder socialista irá a la repesca en septiembre en lugar de directamente a elecciones --en contra de lo que defendió en un primer momento--, lo cierto es que su gabinete puede acabar con tres ministros menos, que la interinidad del Gobierno impide reemplazar.

La primera salida, consumada, fue la de la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, que desde el 21 de mayo preside el Congreso de los Diputados. Desde ese mismo día, sus funciones fueron asumidas por el titular de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas.

Y otro «traspaso» similar está próximo, ya que el ministro de Exteriores, Josep Borrell, será el próximo jefe de la diplomacia europea a partir del 1 de noviembre, cuando eche a andar la nueva Comisión Europea. Aunque el político catalán renunció a su acta de diputado europeo para continuar como ministro en funciones, y podrá mantener el cargo en septiembre, durante las audiciones (exámenes previos) ante el Parlamento Europeo, deberá dejar la cartera antes de firmar el acta de comisario y convertirse en Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, además de vicepresidente de la Comisión.

Si el Gobierno continúa en funciones cuando llegue ese momento, será imposible nombrar nuevo ministro o ministra. En las quinielas, sin embargo, está Irene Lozano, secretaria de Estado de España Global, a la que Borrell --azote del secesionismo y defensor de volver a aplicar el artículo 155, si fuera preciso-- encargó «transmitir un relato verdadero de España» en el exterior, frente a los mensajes divulgados por los independentistas sobre el proceso catalán, uno de los problemas que el Ejecutivo tiene --sin solución-- sobre la mesa.

La vacante de Nadia Calviño

A la vacante en Exteriores podría acabar sumándosele otra: la de Economía. Aunque la gallega Nadia Calviño insiste en que no está entre sus planes «cambiar de trabajo», su nombre está en la lista de candidatos (junto con Jeroen Dijsselbloem, Olli Rehn y Mario Centeno) para reemplazar a la francesa Christine Lagarde a los mandos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

¿Quién la sucedería aquí? No hay pistas aún pero, de nuevo, todo dependerá de que el candidato Sánchez logré apoyos para formar Gobierno y de que, esta vez sí, a la tercera vaya la vencida.

Feijoo: «Sánchez engaña a Podemos por la mañana y prepara elecciones por la tarde»

Juan Capeáns

El presidente del PPdeG dice que escucharían al PSOE «si va en serio» y deja de pactar con «Podemos e independentistas»

El presidente Feijoo ha focalizado en Pedro Sánchez todas las críticas por el fracaso de la investidura, y ha señalado que con el PP siempre se puede hablar porque es «un partido de Estado», pero lo que ve el titular de la Xunta no le parece «serio» y, por tanto, su oferta «hasta ahora no es creíble». Y pone una serie de condiciones para ese diálogo que más bien asemejan un posicionamiento estratégico de respeto democrático que una verdadera oferta para negociar una posible abstención que desbloquee la situación.

Feijoo cree que no es compatible pedir el apoyo de una parte de la bancada conservadora «y al mismo tiempo alabar el sentido de estado de los independentistas, tratar con delicadeza a Bildu, pactar con ERC en instituciones catalanas e ir diciendo que tu socio prioritario es Podemos». El líder gallego cree que la jugada del PSOE ha sido desleal con Pablo Iglesias, al que ha exprimido en los pactos locales y autonómicos para acabar apartando a la formación morada del Gobierno. «Sánchez se ha dedicado a engañar a Podemos por la mañana y a preparar las elecciones por la tarde», aseguró. Y exigió más: cree que si los socialistas pretenden tener un acercamiento a los populares deberán primero renunciar a cualquier tipo de pacto con independentistas y con Podemos, y de momento el PP no tiene «una propuesta de Estado».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un Gobierno socialista en funciones, menguante y cercado por las reformas pendientes