El fracaso en Madrid también amenaza las cuentas de Galicia

Feijoo ve ahora más «irresponsable» la moción contra Rajoy

El artista urbano TVBoy plasmó en el centro de Barcelona su visión del debate con una pintura de un apasionado beso entre Sánchez e Iglesias
El artista urbano TVBoy plasmó en el centro de Barcelona su visión del debate con una pintura de un apasionado beso entre Sánchez e Iglesias

santiago / la voz

Ni el apóstol Santiago ha ayudado a desbloquear el país. «Te pido que ilumines a nuestros representantes políticos para que prevalezca el interés general y el bien común sobre los intereses particulares y partidistas», pidió el alcalde compostelano en la ofrenda al patrón de España unas horas antes de la votación. Fracaso total. Galicia vivió su día grande con un ojo en los actos oficiales y otro en Madrid, y casi todos los protagonistas asumieron pronto que era un día para el pesimismo, por unos u otros motivos. Para los partidos pero también para la Xunta de Galicia, que se juega su estabilidad económica si el Gobierno de España no reacciona en las próximas semanas y desbloquea, aunque sea en funciones, los pagos que tiene pendientes con las comunidades autónomas.

Seis semanas más sin una resolución del Ministerio de Hacienda obligan a estirar las peticiones de crédito para tapar el agujero de 530 millones que la Xunta tiene consignados en los Presupuestos de este año por recaudación del IVA y entregas a cuenta que el Estado no termina de liberar a las comunidades. Una situación que, de dilatarse en el tiempo, podría provocar que Feijoo opte por prorrogar las cuentas en el 2020 ante la imposibilidad de conocer los ingresos asignados a Galicia.

El presidente gallego admitió ayer su «perplejidad», que amplió a todos los ciudadanos, por el tenor de las discusiones públicas entre los dirigentes del PSOE y de Podemos, y antes de que se resolviera negativamente la investidura alertó de la imposibilidad de que en las actuales condiciones «pueda haber Gobierno y gobernabilidad» en España. Al margen de calificar como un «esperpento» lo vivido en los últimos meses, el líder popular consideró la moción de censura que desplazó a Rajoy del poder como «uno de los actos de mayor irresponsabilidad política» porque quienes la promovieron no han sido capaces de articular una alternativa un año después.

El hasta hace unas semanas líder de la oposición en Galicia también vio con preocupación el «espectáculo» ofrecido en el Congreso. Luís Villares, portavoz del partido En Marea, advirtió que el fracaso de las negociaciones para formar un Gobierno en Madrid podría «frustrar» el cambio en la comunidad gallega, al percibir los ciudadanos la incapacidad para presentar una opción progresista frente a Feijoo.

El que sí estará al frente de la oposición en O Hórreo, pero a partir de septiembre, es el socialista Gonzalo Caballero, quien poco después de los 155 votos negativos apoyaba explícitamente a su líder: «Ánimo, Pedro, seguiremos trabajando por el progreso de la ciudadanía», dejó escrito en las redes.

La investidura se vivió con perfil bajo y escasas menciones en los diferentes actos que celebraron los socios de Podemos en Galicia, que se dividieron por diferentes localidades. Ni los afines a la formación morada, reunidos en Marín; ni Anova, en Santiago; ni Esquerda Unida, en Mugardos, pusieron ni una décima parte del énfasis que le imprimieron los diputados Yolanda Díaz y Antón Gómez-Reino, entregados a la causa de Iglesias y al pacto progresista. La ferrolana, una de las ministrables de las que se habló en las últimas semanas, ejerció de portavoz con aflicción y tras confirmarse que el acuerdo no iba a prosperar aseguró que lo ocurrido en los últimos días «se estudiará en las facultades de políticas» por los obstáculos que pusieron los socialistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El fracaso en Madrid también amenaza las cuentas de Galicia