Feijoo solo percibe un «paripé» de engaños en otra sesión sin referencias a Galicia

Preocupación en la izquierda por el ninguneo del PSOE a Podemos y por el escaso peso de la comunidad en Madrid

Yolanda Díaz, durante su intervención en el debate de investidura
Yolanda Díaz, durante su intervención en el debate de investidura

Santiago / La Voz

La investidura fallida de Sánchez deja muchas dudas y una certeza: Galicia va a tener dificultades para hacerse oír en el Congreso en los próximos cuatro años, si es que finalmente prospera mañana la propuesta presentada por los socialistas. La segunda jornada estaba reservada para los partidos minoritarios, que supieron compaginar los contenidos genéricos de sus discursos con reclamaciones territoriales que inevitablemente fueron atendidas y en muchos casos compartidas por el aspirante en funciones, necesitado de todos los votos, aunque luego no hubiese compensación en la votación.

Galicia, que el martes tuvo un minuto de gloria en el breve discurso de Yolanda Díaz (Galicia en Común) quedó relegada en una sesión capitalizada por vascos y catalanes. Para la portavoz del BNG, Ana Pontón, la comunidad está condenada a la «irrelevancia» cuando ninguno de sus 23 diputados condiciona el apoyo a Sánchez a dar soluciones a Galicia, en una alusión genérica en la que se podría deducir que había más carga contra la propia Díaz y Antón Gómez-Reino, que están priorizando en los últimos días cualquier declaración a favor de la presencia de Podemos en el Gobierno que a las cuestiones propias de Galicia. «Están máis preocupados polo seu futuro persoal e en posicións partidistas que en buscar cambios de fondo», afirmó sin citar nombres.

El líder del grupo parlamentario de En Marea, Manuel Lago también puso el acento en su «sorpresa» por la táctica de Sánchez de ignorar a Podemos. «Hai unha maioría de esquerdas e precisamos un Goberno proporcional coa participación directa do PSOE, de Podemos e do resto das confluencias», dijo el portavoz en O Hórreo en referencia a Galicia en Común. 

Villares no cita a Podemos

Más explícito sobre los intereses gallegos fue el portavoz del Grupo Mixto y a la vez del partido político En Marea, que a pesar de sus diferencias con Podemos considera que «estamos ante unha oportunidade dun cambio real para Galicia» en el que, a su juicio, deben participar todas las fuerzas de izquierdas, que conseguirían dinamizar «moitas políticas que poden mellorar a vida da xente e que están paradas pola falta de Goberno no Estado». Y todo sin citar a la fuerza de Pablo Iglesias, a la que ha acusado en los últimos meses de torpedear sin piedad el proyecto de En Marea.

Gonzalo Caballero no abundó en nuevas valoraciones, y desde luego no ha deslizado ni una sola declaración que hiciese referencia a un pacto: «Pedro está facendo unha gran intervención presentando retos, compromisos e programa de goberno para o país. Hai que desbloquear a situación e elixir presidente», dejó escrito en sus redes tras presenciar el debate en directo. 

La ministra gallega

Mucho menos entusiasmados están en el PPdeG y especialmente en el Gobierno de la Xunta, que asistió al intento de investidura con un doble juego: por un lado debe defender y justificar el no de los de Pablo Casado, pero por otro Galicia necesita que el Ejecutivo central se ponga a andar para tener una puerta a la que llamar para reclamar los 530 millones de euros que por distintos conceptos recaudatorios están haciendo un gran roto a la Administración gallega. Por ello, el vicepresidente Rueda responsabilizó a Sánchez de llegar al Congreso sin haber amarrado previamente los apoyos para activar un Gobierno que está poniendo su interinidad como excusa para no pagar a las comunidades autónomas. Sin embargo, el número dos de la Xunta vio con buenos ojos que de la hipotética coalición saliese una ministra gallega, en referencia a Yolanda Díaz, que es uno de los nombres que están sobre la mesa. «Sería unha boa noticia, sexa do signo que sexa, sempre que defenda mellor os intereses de Galicia», aclaró Rueda. 

El tuit de tono elevado de Feijoo

La táctica de Sánchez para buscar apoyos de investidura pareció irritar al presidente Feijoo, que desde su cuenta de Twitter escribió un mensaje con un tono muy diferente al habitual, que suele tener mayor sosiego institucional: «Si nos vamos a nuevas elecciones que lo digan ya, en lugar de tanto mitin vacío. Si van a gobernar juntos que lo digan también, en lugar de este show lamentable. Pero que dejen de hacer perder el tiempo y el dinero a los españoles». En Lalín, en un acto del partido, calificó la sesión como «un paripé» entre el PSOE y Podemos para ver «quién engaña a quién». Para él, ya hay víctimas: los ciudadanos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Feijoo solo percibe un «paripé» de engaños en otra sesión sin referencias a Galicia