El Constitucional tumba la reprobación del rey que acordó el Parlamento catalán

Roger Torrent replica que la resolución aprobada por la Cámara «no desaparecerá»

Los Mossos desalojaron a una docena de miembros de Arran que se habían encerrado en la sede de Turismo de Barcelona
Los Mossos desalojaron a una docena de miembros de Arran que se habían encerrado en la sede de Turismo de Barcelona

Barcelona / Colpisa

El Tribunal Constitucional anuló ayer por unanimidad la reprobación del rey que aprobó la Cámara catalana en octubre del año pasado. El alto tribunal declarado inconstitucionales los dos últimos párrafos de la declaración parlamentaria, impulsada por los comunes y aprobada con los votos también de Junts per Catalunya y Esquerra.

El texto decía lo siguiente: «El Parlament de Cataluña rechaza y condena el posicionamiento del rey Felipe VI, su intervención en el conflicto catalán y su justificación de la violencia por los cuerpos policiales el 1 de octubre de 2017». Y concluía: «La Cámara reafirma el compromiso con los valores republicanos y apuesta por la abolición de una institución caduca y antidemocrática como la Monarquía». 

Recurso del Gobierno central

El Gobierno central, en contra de la opinión del Consejo de Estado, decidió recurrir la resolución y ahora el Constitucional le ha dado la razón. A juicio de la corte de garantías, la resolución de la Cámara fue adoptada «fuera del ámbito de sus propias atribuciones, que son las que le confieren la Constitución, el Estatuto de Autonomía y su propio Reglamento orgánico, que no le reconocen ninguna potestad de censura o reprobación de los actos regios».

El Parlamento de Cataluña, en su recurso, argumentó que su contenido eran meras declaraciones de carácter político y que estaban amparadas por la libertad de expresión. El Constitucional rechaza esta tesis: «No se trata de una declaración de voluntad política que no va más allá de este deseo», sino que «la apuesta por la abolición de la Monarquía se tiene que interpretar también en ese contexto de rechazo y condena porque se hace un juicio de reprobación dirigido contra el rey, la Corona y el sistema constitucional de Monarquía parlamentaria que aquel representa», señala. «Un Parlamento autonómico no puede intentar trazar la forma de Estado de este país», afirmó la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, cuando anunció la impugnación.

El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, afirmó, por su parte, que «por más resoluciones que anule» el Tribunal Constitucional la reprobación al rey aprobada por la Cámara catalana en octubre del 2018 «no desaparecerá».

La ANC arremete contra JxCat y ERC por olvidar la independencia y dedicarse a luchas partidistas 

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, afirmó ayer que el independentismo pasa por momentos de desunión, crisis y desconcierto, y advirtió de que la entidad que preside aumentará su «tono de exigencia» con los partidos políticos independentistas.

Así lo diagnostica en una Carta abierta al independentismo de base recogida por Europa Press. En su escrito, Paluzie critica específicamente el pacto de JxCat con el PSC en la Diputación de Barcelona. Ante este escenario, avisa de que la ANC exigirá a los partidos secesionistas que prioricen el objetivo de la independencia y abandonen las «luchas partidistas».

También recuerda que la ANC ha vuelto a convocar una manifestación para el 11 de septiembre de este año, que tiene que servir para interpelar a los partidos recordándoles que «el objetivo es la independencia y que hay que establecer una estrategia conjunta para conseguirla».

«Es la manifestación más difícil de todas las que hemos hecho hasta ahora, nos jugamos que los partidos independentistas cumplan con su compromiso con el país y evitar que el independentismo se quede adormecido durante años», expone Paluzie.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Constitucional tumba la reprobación del rey que acordó el Parlamento catalán