Un sanchista de fuertes raíces mineras

Buen orador y con empuje político, ha comenzado la legislatura tendiendo la mano a todos los partidos

Adrián Barbón en el Parlamento de Asturias durante la sesión en la que fue elegido presidente
Adrián Barbón en el Parlamento de Asturias durante la sesión en la que fue elegido presidente

Oviedo / La Voz

Adrián Barbón acaba de cerrar un círculo de dos años meteóricos que le han aupado desde la alcaldía de Laviana, un municipio minero de 13.000 habitantes, a presidir Asturias. Su triunfo holgado en el 26M, con el doble de escaños que el PP, se une a otros en los que siempre ha salido victorioso. A sus 40 años, Barbón recoge el relevo socialista de Javier Fernández, con quien se enfrentó tras facilitar el PSOE la investidura de Rajoy en octubre del 2016. El nuevo líder socialista, sanchista de la primera hora, formó parte de la oposición a la gestora que encabezaba Fernández en un conflicto que dividió al socialismo y que tuvo un epicentro en Asturias con Adriana Lastra y Luisa Carcedo.

Nacido en una familia minera, Barbón (Laviana, 1979) fue un buen estudiante con una fuerte vocación política que en su adolescencia admiraba a Adolfo Suárez y que después se afilió a Juventudes Socialistas. Tras graduarse en Derecho, dio el salto a la política. Primero como concejal en el 2003 y cinco años después como regidor. Durante nueve años fue alcalde, también presidió la asociación de comarcas mineras de España y fue diputado nacional.

A Adrián Barbón le llegó la encrucijada en el 2016, cuando se inclinó abiertamente por el «no a Rajoy» frente a Javier Fernández, el por entonces intocable líder socialista en Asturias. El sanchismo, atrincherado en el Principado alrededor de Adriana Lastra, fue ganando batallas y el propio Barbón se impuso en el 2017 en las primarias al candidato javierista. Fue proclamado candidato a la presidencia por aclamación de la militancia, pese a las reticencias personales, pues era partidario de la bicefalia en el partido.

Restañadas las heridas en el PSOE (y más aún con el arrollador triunfo de mayo), en los dos últimos años ha recorrido de punta a punta la región, dándose a conocer casi en una campaña puerta a puerta. Buen orador y con empuje político, ha comenzado la legislatura tendiendo la mano a todos los partidos, aunque solo con IU ha logrado cerrar acuerdos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un sanchista de fuertes raíces mineras