«¿Tú crees que si voy bien me lo hago con siete u ocho? Me drogaron»

Los wasaps intervenidos en los teléfonos de los acusados apuntalan la versión de la menor, que afirma que fue violada por la manada de Manresa

Uno de los jóvenes encausados a su llegada al TSJC, donde el juicio por la violación múltiple de una menor en Manresa, Barcelona.
Uno de los jóvenes encausados a su llegada al TSJC, donde el juicio por la violación múltiple de una menor en Manresa, Barcelona.

Redacción

Los wasaps de los integrantes de la llamada manada de Manresa se están volviendo en su contra y pueden convertirse en una prueba vital en el juicio que se celebra en Barcelona por la violación múltiple de una menor, de la que están acusados seis jóvenes y un séptimo por masturbarse sin impedirla. Según sostiene inicialmente el ministerio público, los seis acusados violaron, por turnos, a la joven, aprovechando que estaba ebria y apenas se mantenía consciente, durante un botellón en una fábrica abandonada de Manresa, en octubre del 2016. 

Los wasaps que los Mossos d'Esquadra intervinieron en los teléfonos de la menor y de algunos de los acusados dan sustento a la versión de la víctima, según expuso ante el tribunal el agente de la policía catalana que dirigió la investigación. Hay dos textos clave. «¿Tú crees que si voy bien me lo hago con siete u ocho? Me drogaron». Este es el primero. Lo escribió la víctima a una amiga después de lo sucedido en una fábrica abandonada en el Camí Torre d'en Viñas de Manresa. En el segundo, también con las dos protagonistas, la joven le señalaba a su amiga: «Como Bryan -el principal acusado- se entere de que digo nombres, me mata».

También se le encontraron mensajes relativos a lo sucedido a Bryan Andrés M., quien, la mañana siguiente de la violación múltiple, escribió una cadena de wasaps a la menor afeándole que hubiera mantenido relaciones sexuales con «todos» los de la fiesta. A este acusado, según los Mossos, también se le intervinieron otros dos mensajes en los que confesaba haber tenido un contacto sexual con la víctima mientras ella «se quejaba» y se jactaba de lo sucedido: «lo pasamos bien, ja ja ja», llegó a escribir.

En la sesión del juicio del viernes también declaró un menor que estuvo con la víctima en el botellón, horas antes de que ocurriera la violación denunciada. Admitió que mintió en su primera declaración ante los Mossos d'Esquadra porque Bryan Andrés M. le había amenazado de muerte si no decía que estuvo acompañado de su novia en la fiesta.

El testimonio de la novia de Bryan

En la vista de ayer también compareció Saray, otra menor, que reconoció ante el tribunal ser amiga íntima de Bryan. Su versión se parecía poco a la ofrecida por la víctima. Afirmó que la adolescente le dijo que estaba «feliz» cuando ella le preguntó si tenía algún problema y negó que se hubiese producido una violación múltiple en aquella fábrica.

Pese a que inicialmente estaba previsto que el juicio finalizase este viernes, el tribunal lo suspendió hasta el próximo mes de septiembre para que declaren los peritos de las pruebas de ADN, por lo que la Fiscalía sigue sin pronunciarse sobre si mantiene la acusación de abusos contra los seis procesados o la eleva a agresión sexual, en el caso de apreciar que la víctima fue intimidada.

 

La víctima de la manada de Manresa se sintió intimidada por una pistola

M. C. Cereijo
;
La víctima de la Manada de Manresa dice que estaba atemorizada Varias organizaciones feministas han convocado este lunes, 8 de julio, movilizaciones en señal de apoyo a la víctima, que denunció sufrir una agresión sexual múltiple en 2016

La menor, que sufrió una violación múltiple con 14 años, comparece protegida por una mampara para no ver a sus agresores en el juicio que se celebra en Barcelona

Arropada por una mampara para no ver a sus agresores, la menor que fue víctima de una violación múltiple cuando tenía 14 años, tuvo que recordar, tres años después, aquella trágica jornada en la que siete hombres, ya conocidos como la manada de Manresa, abusaron de ella por turnos hasta la extenuación.

En su comparecencia en la Audiencia de Barcelona que juzga el caso afirmó sentirse en todo momento intimidada y asustada por su agresores, que se pasaban una pistola entre ellos. Reconoció que sus recuerdos sobre lo sucedido son vagos. Había bebido y de ello se aprovecharon sus supuestos agresores para violarla en repetidas ocasiones en una fábrica abandonada, donde le habían preparado un botellón para ella.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«¿Tú crees que si voy bien me lo hago con siete u ocho? Me drogaron»