Vox consuma su desafío a Ciudadanos y deja al PP sin la presidencia de Murcia

Pese a lograr que los de Rivera se sentaran con ellos, votaron en contra en la investidura

El negociador de Vox en la Región de Murcia Luis Gestoso
El negociador de Vox en la Región de Murcia Luis Gestoso

Madrid / La Voz

La tensión permanente entre Vox y Ciudadanos que ha presidido los acuerdos alcanzados por ambos con el PP, y que ha permitido a los tres partidos hacerse con un buen número de alcaldías, acabó este jueves por romper la cuerda. Tras una jornada llena de incertidumbre y con cruces de acusaciones mutuas, el partido de Santiago Abascal tumbó la investidura del candidato del PP a la presidencia de la Región de Murcia, Fernando López Miras, en la segunda votación. A pesar de conseguir que los representantes de Ciudadanos se avinieran a celebrar una reunión tripartita, tal y como exigía Vox, la negativa de la dirección del partido naranja a admitir que se estuviera produciendo una negociación y las declaraciones despectivas del diputado del partido naranja Juan Carlos Girauta, que afirmó que lo único que estaban haciendo en Murcia era tomarse «un café» para informar a los de Abascal de un pacto ya suscrito con los populares, rompieron unas negociaciones que parecían avanzar a buen ritmo.

Vox se levantó de la mesa y horas después sus cuatro diputados llevaron su desafío hasta el final y terminaron por votar en contra, impidiendo así que la derecha se hiciera con la presidencia de Murcia. Lo ocurrido es un serio aviso sobre lo que podría suceder en la Comunidad de Madrid, donde la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso necesita el voto a favor de Vox para hacerse con la presidencia. Al igual que hicieron ayer en Murcia, los de Abascal exigen que Ciudadanos firme un «pacto a tres» que obligue a todos. Algo a lo que los de Albert Rivera se siguen negando en redondo, por lo que también la presidencia de Madrid, considerada la joya de la corona por el PP, podría estar en peligro. 

El PP no pudo evitar el fiasco

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, insistió en que no firmará documentos con Vox, aunque se sentará con esta formación para explicarle su pacto con los populares. Los intentos del PP por poner de acuerdo a sus dos potenciales socios en Murcia fueron inútiles y ni siquiera la implicación del secretario general del PP, Teodoro García Egea, negociador principal en todos los acuerdos, ni la petición de «generosidad y esfuerzo» que realizó López Miras en el debate de investidura, ni las negociaciones «asimétricas» que se mantuvieron hasta el último segundo, evitaron el fiasco. Vox había rebajado su exigencia previa de que se derogara la ley regional LGTBI, pero fue la negativa de Ciudadanos a firmar un pacto por escrito lo que rompió la negociación, a pesar de que en la segunda votación habría bastado la abstención de Vox para que López Miras fuera elegido por mayoría simple.

Los partidos de Abascal y Rivera se culparon mutuamente de lo ocurrido, que deja en el aire la posibilidad de que el PSOE acabe haciéndose con la presidencia de Murcia si la situación no se reconduce. «Las cosas claras y la verdad sin trampas: en Murcia solo puede haber gobierno de izquierdas si Cs vota con ellos. En Madrid solo gobernará Gabilondo si Cs se abstiene», señaló el líder de Vox en un mensaje en la red social Twitter, en el que añadió que «solo habrá gobiernos de izquierdas allí donde Ciudadanos los permita con sus votos o abstenciones». Ciudadanos, por su parte, acusó a los de Abascal de dar «alas» a la izquierda.

Badajoz, el primer gobierno en el que entran los de Abascal, con PP y Cs

Concejales de Badajoz
Concejales de Badajoz

Vox contará con un concejal en el gobierno de la ciudad extremeña

Cuando cada vez parecía más claro que Ciudadanos y Vox eran incompatibles a la hora de compartir responsabilidades de gobierno en las instituciones, ha salido a la luz el acuerdo en el Ayuntamiento de Badajoz, donde concejales de ambos partidos, además de otros del PP, gobernarán ese municipio.

Será el PP el que ostentará la alcaldía, Cs tendrá a su cargo la portavocía del consistorio y varias concejalías, entre ellas Urbanismo y Recursos Humanos. Pero lo sorprendente es que los de Abascal entran de lleno en el gobierno dirigiendo la concejalía de Limpieza Viaria, de Residuos Sólidos Urbanos, Coordinación de Poblados y Parque Móvil Municipal. El acuerdo tejido entre las tres formaciones conlleva el reparto del puesto de alcalde. Los dos primeros años será conservador, y los dos últimos de la legislatura recaerá en un concejal de Ciudadanos, que tendrá a su vez que mantener en el equipo de gobierno al concejal de Vox. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Vox consuma su desafío a Ciudadanos y deja al PP sin la presidencia de Murcia