Colau ya asume el «riesgo» de ser alcaldesa con los votos de Valls

Maragall advierte de que los votos del ex primer ministro galo serán una «hipoteca» para toda la legislatura

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

BArcelona / Colpisa

Tras recibir el aval de las bases de su partido para presentar su candidatura a la reelección en el pleno del próximo sábado, Ada Colau sigue moviendo fichas. La alcaldesa en funciones insiste en proponer un pacto a ERC y el PSC, pero los republicanos la acusan de «engañar» a la gente porque sabe que ese acuerdo a tres bandas es «imposible» ya que Esquerra y los socialistas se vetan mutuamente. Los republicanos creen que la candidata de Barcelona en Comú esconde sus verdaderas intenciones, que pasan por pactar con el PSC y aceptar los votos de Manuel Valls, una operación incómoda entre sus bases. Pero la militancia avaló el viernes por amplia mayoría que opte a la reelección, de tal manera que la alcaldesa ya tiene la pista libre para preparar la semana decisiva para la investidura.

Colau compareció ayer y quiso dejar algunas ideas claras. De entrada, negó haber negociado con Valls, aunque el ex primer ministro fue el primero en abrir fuego dos días después de las elecciones para afirmar que estaba dispuesto a prestar gratis sus seis concejales (que podrían ser solo tres si Ciudadanos se opone) para evitar que Barcelona tenga un alcalde independentista. «No hacemos políticas de acuerdos ni de pactos ni con Valls ni con Ciudadanos», dijo Colau. Eso sí, de alguna manera ya asume el «riesgo» de ser reelegida con los votos del ex primer ministro galo. «No podemos depender de lo que haga. Él es responsable de sus actos», afirmó. «Está fuera de lugar decidir si se aceptan o no los votos de Valls», remató. Esta frase resume la posición de la alcaldesa en funciones. Algo así como que a caballo regalado no le mires el diente.

Por su parte, el líder de los comunes en el Congreso, Jaume Asens, apuntó una posible sorpresa y no descartó pactar con ERC y PSC y ceder la alcaldía a Maragall. «Nunca hemos descartado que Maragall sea alcalde», según Asens. De aquí al sábado que viene, la presión será máxima para Colau. Y Maragall ya avisó de que los votos de Valls no serán solo para la investidura, sino que serán una «hipoteca» para toda la legislatura. Colau pasará en poco tiempo de aliada del independentismo a traidora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Colau ya asume el «riesgo» de ser alcaldesa con los votos de Valls