La pequeña Sara pidió socorro a su madre horas antes de morir de un golpe y violada

Su progenitora «jugó a la ruleta rusa con la niña», afirmó la fiscal, que la acusa de ser autora por omisión del asesinato

La madre de la menor y su pareja, acusados de la muerte de Sara, entran en la sala donde se juzga el crimen, en Valladolid
La madre de la menor y su pareja, acusados de la muerte de Sara, entran en la sala donde se juzga el crimen, en Valladolid

Redacción / La Voz

Fase de conclusiones en el juicio por el brutal asesinato de la pequeña Sara, la niña de cuatro años que murió de un fuerte golpe después de sufrir jornadas de maltrato y un intento de violación. La Fiscalía abrió el turno de exposiciones finales. Y su argumentación se centró en relatar con detalle como Roberto H. H., el supuesto autor del asesinato de la menor, se ensañó con ella sin que su madre Davinia M.G. -su pareja en ese momento- hiciese nada para evitarlo.  Por ello, el ministerio público sigue manteniendo su petición de prisión permanente revisable para los dos.

Durante una hora y cuarenta minutos, el fiscal puso sobre la mesa un relato espeluznante y descriptivo de la vida de tormentos que tuvo Sara. Los ataques que recibía de Roberto H. H. eran constantes. «Odiaba a los rumanos», afirmó el fiscal, que interpreta que este hecho pudo motivarle a actuar contra la pequeña, cuyo padre es originario de ese país. Estaba «totalmente desvalida y no pudo defenderse».Y su madre no la ayudó en nada, después de ver cómo su pareja le daba capones cuando la niña se orinaba y su pareja le llamaba despectivamente «rumanilla»«Jugó a la ruleta rusa con Sara. No hizo nada por ella, solo cruzaba los dedos» para que no sucediera lo que finalmente ocurrió, sostuvo la representante del ministerio público.

La fiscal se refirió a las fotografías de la autopsia de la pequeña, en las que la niña presentaba antiguos y numerosos cardenales por todo el cuerpo. «Una madre baña a su hija de cuatro años, la viste, ¿cómo no iba a conocer que existían esos malos tratos?. Es imposible», subrayó la representante del ministerio público, quien recordó que la procesada no sufre ninguna enfermedad mental. 

La Fiscalía siguió aportando más datos para respaldar su tesis de que Davinia es autora por omisión de la muerte de la pequeña Sara. Dijo que ocultó a todo el mundo que existía Roberto H. H. e incluso dejó caer que el padre biológico de la niña podría ser responsable del maltrato. Ello hizo que los poderes públicos no actuasen después de las advertencias de dos médicos, semanas antes del asesinato de la pequeña, sobre el estado físico y psicológico de la pequeña. Según su madre, el supuesto agresor ya estaba lejos. Pero no era así. Roberto H. H. seguía en su casa.

Sara llevaba más de un mes sufriendo malos tratos. El día en que murió, cuando fue violada, hizo desesperada una llamada de socorro a su madre. Quería que la llevase a trabajar con ella. Pero Davinia no lo hizo. «Siguió dejándola en manos de Roberto». A pesar de que la niña intentó defenderse, el final de la historia ya se conoce. 

El presunto asesino de la niña Sara llamó a emergencias tras el crimen: «No respira, no le oigo el corazón»

M. C. C.
Roberto H.H. custodiado por un guardia civil en la sala de la Audiencia de Valladolid, donde se celebra el juicio
Roberto H.H. custodiado por un guardia civil en la sala de la Audiencia de Valladolid, donde se celebra el juicio

Los peritos hallaron ADN de Roberto H. H. bajo las uñas de la pequeña

El día 2 de agosto del 2017 el servicio de Emergencias 112 de Valladolid atendió una llamada de auxilio. Una niña de cuatro años se debatía entre la vida y la muerte. «No respira, no le oigo el corazón». Al otro lado del teléfono estaba Roberto H. H., presunto autor de la muerte de Sara, a la que todo apunta, acababa de propinar un golpe mortal con un objeto romo y a la que intentó penetrar con anterioridad. Escuchó como una médico le daba recomendaciones básicas para tratar de reanimar a la menor, mientras los equipos de emergencias se desplazaban hasta el domicilio. Roberto les dijo que había encontrado a la niña desmayada en una habitación. La facultativa le indicó cómo presionar una treintena de veces a Sara en el tórax y luego insuflarle aire por la «boquita».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La pequeña Sara pidió socorro a su madre horas antes de morir de un golpe y violada