Cuanto mejor tiempo, más abstención

Las previsiones auguran sol, algunas nubes en Cataluña, y una temperatura de entre 17 y 25 grados


vigo / la voz

Tal era el miedo a que el mal tiempo diluyese estrepitosamente las ansias por votar, que la campaña institucional con la que la Xunta preautonómica trató de convencer a los gallegos para que acudiesen a las urnas a refrendar el Estatuto de autonomía se soportó en el lema «¡Aínda que chova, vota! Pídecho Galicia». Al final, en aquel 19 de diciembre de 1980 se abstuvo el 71,73 % del electorado, y llovió.

Pero de aquella experiencia no se puede establecer una correlación infalible entre las condiciones del tiempo y el comportamiento electoral. En lo que va de siglo se han celebrado seis elecciones generales en España, tres al filo de la primavera, dos en otoño y una en verano. Y fue justamente esa última, la celebrada el 26 de junio del 2016, cuando se ha registrado más abstención de todas las citas con la elección de las Cortes del siglo XXI. En las pasadas generales uno de cada tres electores españoles no votó. En lugar del 33,5 % de abstención registrada en los últimos comicios estatales, en diciembre del 2015 se alcanzó un 30,3; un 31,1 en noviembre del 2011; un 26,1 en marzo del 2008; y en el mismo mes del 2004 un 24,3; por un 31,3 en el marzo también del año 2000. 

Más votos en primavera

Desde el punto de vista del clima, semeja que el mejor escenario para unas elecciones con participación de récord es el de primavera, ni demasiado frío e inclemencias, ni tanto calor como para que se puedan hacer planes de ocio que disuadan de acudir al colegio electoral.

Ese es el panorama trazado precisamente para mañana: hará sol en prácticamente toda España, pero ni mucho menos con las temperaturas que se alcanzaron el día en el que Mariano Rajoy ganó unas elecciones por última vez. Aunque en aquel 26 de junio del 2016 llovió en Jaén, Murcia, Asturias y Madrid, se alcanzaron temperaturas de hasta 35 grados en Córdoba y 34 en Toledo, o en Galicia se subía hasta los 28 en Ourense y Pontevedra, 27 en Vigo o 21 en A Coruña. La abstención en Galicia fue del 30,36 %, en un clima, eso sí de cierto hartazgo electoral por la repetición de los comicios del año anterior y la llegada cuatro meses más tarde de las autonómicas gallegas. En las fallidas generales del 2015, en plena recta hacia las Navidades, ni el frío, ni las preparación de las fiestas disuadieron a los gallegos de ir a votar. Solo se abstuvo el 23 %, 6,3 puntos menos incluso que la media en toda España.

Las nubes más notables que se auguran en esta ocasión se sitúan mañana sobre Cataluña, en su zona norte, en un mapa de la Península sin riesgo alguno, según diagnostica la Agencia Estatal de Meteorología, que tampoco advierte posibilidades de lluvias en zona alguna. El techo en temperaturas lo marcará Huelva con 25 y Córdoba y Badajoz con 23. El resto del país también podrá acudir a las urnas con el favor climático, con una media cercana a los 20 grados, salvo en norte de Castilla y León, País Vasco y Cantabria, donde incluso no se ascenderá de 12 y 13 grados. En Galicia se alcanzarán al mediodía unos 23 grados en Ourense o 22 en O Barco, Ponteareas y Quiroga y 22 en Santiago, Ames, Tui, Mondariz, Pontevedra y Cuntis. Las nubes de evolución cruzarán las comarcas de Arousa, Deza o más localizadas en municipios como Melide, Noia, Cerceda, Mondoñedo, Muíños o A Peroxa, entre otros, sin que en ningún caso se cuente con que se registren lluvias.

El sur de Ourense y el centro de la provincia de Lugo padecerán las máximas más bajas, extremo que no debería en todo caso justificar una mayor abstención.

Pese al frío y la llegada de las Navidades, en el 2015 solo se abstuvo en Galicia el 23 %

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuanto mejor tiempo, más abstención