Santiago Abascal: «O miseria socialista o prosperidad de nuestros hijos»

Cerca de 25.000 personas, según los organizadores, arroparon el último acto electoral de Vox

Las banderas españolas ondearon ayer en la madrileña plaza de Colón, en el encuentro que clausuró la campaña de Vox
Las banderas españolas ondearon ayer en la madrileña plaza de Colón, en el encuentro que clausuró la campaña de Vox

Redacción / La Voz

«O miseria socialista o prosperidad de nuestros hijos y de nuestros nietos. O la dictadura progre o la libertad de los españoles». Esta es una de las muchas consignas que sonaron en el multitudinario mitin de cierre de campaña que Vox celebró en la tarde-noche del viernes en la madrileña plaza de Colón, un escenario simbólico para la emergente formación que lidera Santiago Abascal.

Y es que fue allí, en una tribuna colocada en el Monumento al Descubrimiento de América, ubicado en un extremo del popular espacio público, donde el pasado 10 de febrero posó con los representantes de otros partidos y entidades convocantes -PP y C’s, entre ellos- de la manifestación de protesta contra el diálogo que en aquellas semanas trataba de abrir el Gobierno central con los secesionistas catalanes.

Ante cerca de 25.000 simpatizantes y seguidores, según datos facilitados por la organización, Abascal clausuró la campaña expresando su convencimiento de que mañana, en las urnas, «los españoles van a espantar de la Moncloa a los traidores sin escrúpulos». Y lo harán solo con su respaldo al único partido que él juzga capaz de garantizar el respeto a una unidad nacional que, dice, no se discute y «ha de defenderse con todas las consecuencias». También está amenazada, dijo, la libertad de los españoles por las ideas y políticas de «socialistas, comunistas y separatistas», y ahí Vox, dijo, en esa lucha, será un valladar.

Flanqueado por su núcleo duro -Javier Ortega-Smith, Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros-, Abascal insistió en que lo que los comicios generales ponen en juego es el timón de España, el rumbo que tomará: habrá que optar, reseñó: «O el pacto de la traición o una alternativa patriótica. Elegimos o la antiEspaña o la España viva. Nos jugamos el porvenir del país. O la desaparición o la continuidad histórica de nuestra patria. Y nosotros -advirtió- no vamos a permitir ni la destrucción ni el suicidio de España».

Vox, remachó, sabrá hacer frente a esos «insensatos», anotó, que vienen imponiendo en los últimos tiempos su «dictadura progre». Y eso, opuso, se resuelve con cohesión y voluntad firmes. «¡España unida jamás será vencida! No nos vamos a callar, nuestra patria y su historia merecen orgullo, nunca vergüenza ni complejos», reprobó.

En esa misma línea, quiso dejar meridianamente claro que él y los suyos no piensan «pedir perdón» por el pasado histórico de España, como tampoco, agregó, negociarán la unidad de España ni permitirán que se vote en un referendo en Cataluña y, por eso mismo, nunca aceptarán ponerse «de rodillas» en Bruselas ante aquellos mismos que han impedido la extradición del expresidente de la Generalitat huido, Carles Puigdemont.

La candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ahondó en idéntica dirección cuando evocó el discurso de Felipe VI tras la declaración unilateral de independencia y cómo las palabras del rey supusieron el «impulso necesario para salir a la calle a defender España» de quienes la atacaban. Monasterio concluyó afirmando que «a la dictadura progre le quedan menos de 48 horas. Y es que unos atacan a España y a otros les ha faltado el coraje para defenderla, un coraje que a nosotros nos sobra», celebró.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Santiago Abascal: «O miseria socialista o prosperidad de nuestros hijos»