La división de la derecha deja a Ourense iguala en diputados a PP y PSOE

El «tracking» de Sondaxe otorga un diputado a Vox en A Coruña y deja a los populares con nueve en Galicia. La tía de Abascal y Gómez-Reino, los peor valorados


redacción / la vozredacción / la voz

En enero del 2014, Santiago Abascal se fue del PP «desencantado» y montó Vox «sin complejos y sin miedos» junto a nombres como Ortega Lara y Vidal Quadras. Aquella escisión, que entonces se definía como «el hermano pobre», se hace mayor en estas elecciones generales y desarma los esquemas de Pablo Casado. El líder popular se enfrenta el próximo domingo 28 a dos rivales que, según las encuestas, crecen cada día dentro de un amplio espectro (de centro a derecha) donde el PP fue hegemónico durante dos décadas.

El seguimiento diario de Sondaxe otorga al Partido Popular nueve diputados en Galicia, uno menos que ayer después de que Vox le absorbiese un escaño en la provincia de A Coruña. Desde Génova, y también por parte del líder de los populares gallegos, Núñez Feijoo, se insiste en el mensaje del voto útil y de que cambiar a las alternativas de Ciudadanos y Vox supone apoyar a Pedro Sánchez. Estas dos formaciones se llevarían a cerca del 10 % de quienes apostaron por el PP en el 2016, cuando los populares ya sufrieron la irrupción de los de Albert Rivera.

El PSOE también ha visto cómo surgían alternativas a su izquierda. En Galicia lo hizo hace tres años En Marea, formada por Podemos y Esquerda Unida en coalición con Anova. La ruptura de las fuerzas estatales con los de Luís Villares supone que el partido de Pablo Iglesias concurra con su propia marca en la comunidad, En Común.

La fractura del bipartidismo daña especialmente al PP. En un escenario donde fuese capaz de recuperar los votos que Sondaxe proyecta para Vox y Ciudadanos, Casado superaría los 600.000 votos frente a los 360.000 que obtendría en estos momentos. Un PSOE que lograse tomar los de Podemos se quedaría a unos 60.000 votos del PP, en segunda posición, superando en algo más de 100.000 el número de papeletas que le otorga el tracking de este jueves.

Si se aplica la ley de reparto de escaños en las cuatro provincias, los populares mantendrían el actual número de diputados en Galicia, sumando 12 representantes. Con PSOE y Unidas Podemos concurriendo por separado, cada partido se llevaría nueve y dos escaños, respectivamente.

La participación de Vox y Ciudadanos haría perder al PP 300.000 votos y tres diputados, con el PSOE tomando uno de ellos según los porcentajes que Sondaxe da a los tres partidos.

En un escenario de las tres derechas por separado y con PSOE y Podemos unidos, el bloque de izquierdas sumaría 12 diputados. Uno de esos nuevos escaños lo tomaría del PP, que quedaría con ocho.

Galicia deja de ser una de las pocas autonomías que resisten la llegada de Vox. La encuesta otorga a la formación de Santiago Abascal un diputado en la provincia de A Coruña: se lo resta al PP. Los populares contienen su caída, pero pierden un nuevo escaño y se quedan con solo nueve. El PSOE reduce su victoria, aunque ronda el 31 % de los votos y conserva los 10 diputados que Sondaxe le viene atribuyendo desde el inicio del tracking el pasado sábado.

El PP recupera en Pontevedra el diputado perdido en A Coruña. Lo hace en detrimento de Ciudadanos, que se quedaría así con solo un escaño en la comunidad. En Común Unidas Podemos se asienta en el 10 % de los votos y recoge dos diputados.

El baile del último escaño

Las encuestas publicadas esta semana dejan unas tendencias claras: con el PSOE superando al PP como partido más votado en la comunidad para las próximas generales, la fractura de En Marea y Unidas Podemos debilitando a ambos y las opciones de Ciudadanos de lograr representación.

Con una proyección estancada en las provincias de Lugo y Ourense, donde resiste el bipartidismo, las fluctuaciones se dan en el último escaño de A Coruña y Pontevedra. En la primera circunscripción, el BNG se sitúa a menos de un punto de Vox, el último en sumarse al reparto de diputados. Los nacionalistas estarían a solo 6.000 votos de regresar al Congreso tras dos legislaturas ausentes.

En Pontevedra, En Común, Ciudadanos y En Marea estarían jugándose con el PP el séptimo diputado de la provincia.

La presidenta del Congreso de los Diputados y candidata del PP en Pontevedra, Ana Pastor, es la cabeza de cartel mejor valorada por los gallegos según el tracking de Sondaxe. Los peor valorados son Antón Gómez-Reino, candidato de En Común-Unidas Podemos en la provincia de A Coruña, y Begoña Conde Álvarez, tía del líder de Vox, Santiago Abascal, y cabeza de cartel del partido en Ourense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La división de la derecha deja a Ourense iguala en diputados a PP y PSOE