Una pista sobre el niño pintor de Málaga, 32 años después

La familia pide colaboración tras recibir un anónimo con un nuevo indicio sobre la desaparición


madrid / la voz

A David Guerrero, más conocido como el niño pintor de Málaga, se lo tragó la tierra el 6 de abril de 1987. Tenía 13 años, hoy tendría 45, y estaba llamado a brillar en el firmamento del arte, como Picasso, al que llegaron a compararlo por su genialidad con los pinceles. Pero todo se frustró hace 32 años. El pequeño desapareció sin dejar rastro, y pese a las pesquisas policiales y al empeño de la familia en no tirar la toalla -sin importar el paso del tiempo y la falta de indicios sólidos-, nada se sabe, más allá de que David salió de su casa por la tarde, para coger el bus en dirección a la peña El Cenachero, donde recibía clases de pintura, y nunca llegó.

¿O sí? La familia pide colaboración ciudadana para tirar el hilo de una nueva pista, recibida meses atrás a través de un anónimo, que pone el foco en El Cenachero, al señalar un nombre, el de Gervasio -a secas, sin otra identificación-, como presunto implicado en la desaparición.

Según recoge el Diario Sur, las indagaciones realizadas por Jorge Guerrero, hermano mayor de David, y el periodista malagueño Daniel Carretero, han sacado a la luz nuevos testimonios que contradicen los manejados en su día por la policía y que aseguran que el adolescente sí llegó a la sede de El Cenachero, después de pasar por la galería de arte La Maison, donde una de sus obras formaba parte de la exposición colectiva Recorriendo la Semana Santa.

Precisamente por ello, porque era el único niño de la muestra, la tarde de su desaparición estaba citado allí para ser entrevistado en la radio. Supuestamente no llegó a acudir.

Así lo aseguraron hace más de tres décadas el director de La Maison y del periodista que esperaba allí al pequeño, ambos ya fallecidos. Sin embargo, el pintor local Rafael Jaime Calderón sitúa a David en la galería aquella tarde, en una versión que, según argumenta la familia, la policía no tuvo en cuenta.

¿Dónde se esfumó el pequeño?

A este testimonio discordante se suma otro, ya que la hija del que fue vicepresidente de la peña El Cenachero (fallecido) también defiende que su padre aseguró haber visto al joven artista en las escaleras del edificio de la agrupación, la tarde de su desaparición. Según el Diario Sur, Daniel Carretero, que junto con el hermano de David, investiga lo ocurrido, sostiene que los errores fundamentales del caso son que las pesquisas no situaron correctamente el lugar en el que el niño se esfumó, ya que ningún conductor de autobús le vio subirse a la línea que conectaba su barrio con el de la peña, dando por hecho que no llegó a ir a El Cenachero, y que la policía no amplió a la peña -con centenares de socios- las investigaciones, limitándose «al reducido círculo de la academia de pintura, compuesto por una decena de personas».

Ahora un anónimo relaciona a un tal Gervasio con la desaparición, y las pesquisas de su hermano Jorge y Daniel Carretero confirman la presencia de alguien con ese nombre en la peña. Desconocen su apellido y las referencias a él son vagas, por lo que piden colaboración ciudadana para conseguir identificarlo (llamando al teléfono 695 929 909), así como más medios policiales especializados para reactivar la investigación sobre el pequeño, que hace tres años fue oficialmente declarado muerto.

Aunque el niño fue declarado muerto hace tres años, la familia pide que se investiguen las pistas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Tags
Comentarios

Una pista sobre el niño pintor de Málaga, 32 años después