El independentismo desmonta sus propios argumentos

La marcha de Madrid evidencia que la Justicia no persigue ideas, sino delitos


La Voz | Madrid

La manifestación que los independentistas catalanes celebraron en Madrid hace un flaco favor a los líderes del procés que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo, porque es, paradójicamente, la mayor demostración de la falsedad del discurso de los acusados, que insisten en proclamar que el único delito que han cometido es defender sus ideas independentistas y que son por ello unos presos políticos.

Si ese argumento fuera cierto o tuviera la más mínima consistencia, las fuerzas de seguridad habrían tenido un gran trabajo en Madrid, porque habrían tenido que detener a los miles de manifestantes, empezando por el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, que defendieron esas mismas ideas separatistas y realizaron sus proclamas de independencia sin que nadie se lo impidiera.

Ese contraste entre lo que supone la libertad de defender unas ideas que van en contra de la integridad territorial del Estado, y de manifestarse incluso públicamente para reivindicarlas en cualquier lugar de España, y el hecho de cometer supuestos delitos, violar la Constitución y desobedecer las órdenes del Tribual Constitucional para imponer sus ideas de forma unilateral, es lo que explica que Torra pudiera pasearse con los suyos descalificando a la Justicia española en una primaveral tarde de sábado madrileña, mientras que los cabecillas del procés, acusado de rebelión y promotores del ilegal referendo independentista están en prisión a la espera de ser trasladados mañana de nuevo al Supremo para continuar con el juicio, o fugados de la Justicia, como el expresidente catalán Carles Puigdemont.

Las imágenes de la festiva manifestación independentista en Madrid habrán contribuido sin duda a que muchos medios internacionales que han comprado el relato de que en España se persigue a los independentistas por el mero hecho de serlo se caigan del guindo.

Miles de secesionistas se manifiestan en Madrid contra el juicio del «procés»

Gonzalo Bareño

Torra pide a España que escuche a los separatistas y se pregunte «en qué ha fallado»

«Autodeterminación no es delito. Democracia es decidir». Miles de independentistas catalanes, con el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, y una gran parte de su Gobierno a la cabeza, se manifestaron en Madrid para exigir la libertad de los presos del procés y tachar de político el juicio que se sigue contra ellos en el Tribunal Supremo.

En la marcha participaron cerca de 18.000 personas, según la policía. Una cifra que los convocantes elevaron hasta los 120.00 asistentes. El presidente catalán pidió «a España» que se pregunte en qué ha fallado para que se produjera esa protesta independentista.

«Escucha España este grito de la libertad, estos gritos de independencia. Escucha España, que no hay lucha pequeña por los derechos civiles ni viajes largos para los derechos de autodeterminación. Aprovecha esta ocasión y mira en qué has fallado», señaló Torra.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos
Comentarios

El independentismo desmonta sus propios argumentos