España solamente resolvió en el 2018 una de cada cuatro peticiones de asilo

De las 54.000 solicitudes presentadas en un año récord, respondió 11.875 y solo dio el visto bueno a 2.835

La activista nicaragüense Jessica Cisneros, de 26 años, es una de las 78.710 personas que han solicitado asilo en España y aún no han recibido respuesta.
La activista nicaragüense Jessica Cisneros, de 26 años, es una de las 78.710 personas que han solicitado asilo en España y aún no han recibido respuesta.

Madrid / Colpisa

España solo aceptó una de cada cuatro solicitudes de asilo en el 2018, una tasa de admisión muy inferior a la de los principales países europeos de acogida, según ha explicado este martes la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). En un año récord en que se registraron más de 54.000 solicitudes de asilo en España, se resolvieron 11.875 y de estas, solo 2.835 recibieron una resolución favorable (de ellas, apenas 575 obtuvieron el estatuto de refugiado) y 8.980 fueron rechazadas. Más de 78.000 continúan pendientes de ser resueltas, desde años anteriores, en el largo camino burocrático del asilo.

«Nuestra aplicación de la generosidad sigue siendo muy restrictiva; queremos desmontar ese discurso perverso que plantean algunos políticos de que el asilo es un coladero», asegura Estrella Galán, secretaria general de CEAR. «Desde nuestra entidad reclamamos que se tomen medidas para solventar este atasco en el sistema de asilo, que se acumula en los últimos años. Se necesitan más medios materiales y humanos para garantizar el acceso al procedimiento y a su resolución», agrega Galán. 

La mayoría, de Venezuela

Venezuela, con más de 19.000 solicitudes, encabeza la lista de peticiones del 2018, pero de ellas solo 30 han sido aceptadas y 1.495 rechazadas (más de 17.000 siguen pendientes). «Sabemos que el Gobierno ha anunciado que por razones humanitarias se otorgará asilos a venezolanos y confiamos en que así sea, pero esperamos que esta iniciativa se extienda a los solicitantes de asilo de otros países», apunta Galán.

«En Libia, por ejemplo, se han quedado atascados muchos activistas que no pueden salir de allí. La situación es altamente preocupante», agrega la responsable de CEAR, que pide «no poner tanto el foco en las mafias y hacerlo más en las políticas, que explican realmente el movimiento de las personas de unos lugares a otros».

Por detrás de Venezuela, como países con más solicitantes en el 2018, se situaron Colombia (8.650), Siria (2.775) y Honduras (2.410). Y es que, pese al acuerdo de paz, la situación de en este país sigue siendo muy preocupante. «Es una falsa paz. Los defensores de derechos humanos en Colombia siguen amenazados por grupos paramilitares, pero el supuesto acuerdo de paz es el argumento que el Gobierno español da para no aceptar las solicitudes de asilo», indica Paloma Favieres, directora de Políticas y Campañas de CEAR. «El sistema requiere una revisión y modernización, adaptándose al número de solicitudes», reclama. 

Persecución en Nicaragua

La activista nicaragüense Jessica Cisneros, de 26 años de edad, es uno de esos miles de casos que siguen pendientes de resolución. «En mi país estamos sufriendo el acoso de la policía nacional. El Gobierno está cometiendo crímenes de lesa humanidad. Más de 50.000 personas hemos salido exiliadas para proteger nuestra vida, otras muchas han sido asesinadas y el Ejecutivo de nuestro país está negando todos los crímenes», relata Cisneros, que lleva casi un año en España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

España solamente resolvió en el 2018 una de cada cuatro peticiones de asilo