El PP considera un «farol» de Sánchez la amenaza de un posible adelanto electoral

C's redobla su presión sobre el jefe del Ejecutivo con otra manifestación, en Barcelona

Casado aseguró ayer sobre los Presupuestos que no solo son malos «sino la moneda de cambio de un proceso de ruptura de la unidad nacional»
Casado aseguró ayer sobre los Presupuestos que no solo son malos «sino la moneda de cambio de un proceso de ruptura de la unidad nacional»

madrid / colpisa

Un «farol», un «ultimátum» o un «mensaje» para los independentistas catalanes. En el PP no se creen que Pedro Sánchez vaya a convocar elecciones generales para el 14 de abril, un mes antes de los comicios europeos, autonómicos y municipales del 26 de mayo, e interpretan que se plantee esa posibilidad justo ahora, a punto de que se voten en el Congreso los Presupuestos del Ejecutivo, como un último intento de presión para que Esquerra y el PDECat no tumben las cuentas públicas. «El Gobierno está absolutamente desesperado. Ve que se puede acabar la Moncloa y sus prebendas», remarcó este lunes la vicesecretaria de comunicación del PP, Marta González.

En las filas populares tienen claro que el Ejecutivo socialista se ha visto «obligado» a filtrar un posible adelanto electoral ante la presión que viven tras el «éxito» de la concentración del domingo en Madrid -convocada por PP, Ciudadanos y Vox- en contra del diálogo con la Generalitat. Según fuentes de la dirección nacional, lo que pretende el presidente del Gobierno es decirle a los independentistas que o le apoyan los Presupuestos o lo único que les queda es ir a unas elecciones que puede ganar la derecha, dispuesta a volver al artículo 155 en Cataluña.

Tras la polémica por el manifiesto leído el domingo, Marta González insistió en que contenía «gran parte de veracidad», respondiendo así a las críticas de partidos como PSOE y Podemos por hablar en ese texto de cesiones de Sánchez a los independentistas. Según ha recalcado, el jefe del Ejecutivo se «metió en un bolsillo» el documento que le dio el presidente catalán y «comenzó a negociar» los 21 puntos que contenía.

«Creemos que Sánchez aceptó recoger un documento de 21 propuestas descabelladas y demenciales, que se metió en un bolsillo y comenzó a negociar sobre esos 21 puntos como hemos visto con toda claridad con la figura del mediador o la mesa de partidos», ha afirmado, para insistir en que ese texto de Colón «contenía gran parte de veracidad en todas sus manifestaciones, incluso en esa».

Desde el PP vienen defendiendo un adelanto electoral y no les importa una fecha u otra, aunque son más partidarios de un superdomingo en mayo, porque facilitaría las cosas. «El 26-M sería un día precioso para poner cuatro urnas», insistió Pablo Casado, quien pidió a Sánchez que recapacite y adelante los comicios porque cada día que pasa «pierde votos». Para el líder de los populares, la rectificación del Gobierno respecto a la aceptación de la figura del relator en la mesa de partidos con los secesionistas no es más que una «escenificación» que el PSOE puede pagar caro en las urnas en mayo y que podría obligar a Sánchez a convocar generales antes de agosto. Sea como fuere, en Génova «están preparados». 

¿Una nueva estafa?

En Ciudadanos, la maquinaria electoral lleva en marcha desde hace semanas y aunque no existe una preferencia concreta, en las filas naranjas desean los comicios con «urgencia», pero evitan especular sobre fechas. Los liberales siguen sin fiarse del presidente del Gobierno e insisten en esperar a que se voten las cuentas del 2019 en la Cámara Baja para saber si todo forma parte de una nueva «estafa» o si el Gobierno «no tiene más opción» que sacar las urnas a la calle. «Ya nos estafó a todos los españoles tras la moción de censura, cuando afirmó que convocaría rápido elecciones», señaló su presidente Albert Rivera.

El líder centrista coincide con Casado en que el tiempo de Sánchez «ha acabado» y que ha llegado el momento de poner fin a una legislatura «agotada» y que empieza a ser «peligrosa» porque la economía, según Rivera, está en manos de Podemos, y la política nacional, en las de quienes quieren «liquidar España». Por todo ello, en Ciudadanos no aflojan y aumentan la presión contra Sánchez con la convocatoria de una protesta idéntica a la plaza de Colón para el domingo en Barcelona bajo el mismo eslogan: «Por una España unida. Elecciones ya». Rivera pidió también un debate sobre el estado de la nación cuanto antes, en una proposición no de ley que registró ayer en el Congreso. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PP considera un «farol» de Sánchez la amenaza de un posible adelanto electoral