El Gobierno da por perdida la votación de los Presupuestos

La ministra de Hacienda dedica su discurso en el Pleno a atacar a secesionistas y a la oposición en una intervención que suena a precampaña

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hoy en el Congreso
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hoy en el Congreso

Madrid | La Voz

Pedro Sánchez ya da por perdida la votación de mañana en el Congreso sobre su proyecto de Presupuestos para el 2019. No lo oculta ni la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que este martes admitió que no logrará acaparar los apoyos suficientes: «Todo indica que el independentismo votará en contra de unos Presupuestos sociales buenos para Cataluña, y la derecha votará en contra de unos Presupuestos sociales buenos para España», apuntó desde la tribuna de oradores en el arranque del debate presupuestario que se celebra entre hoy y mañana el Hemiciclo.

La devolución de las cuentas al Gobierno compromete totalmente la legislatura. «Se acorta», admitió Sánchez en su día. Unas palabras que repitieron recientemente la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra. La táctica del miedo es la última carta que guarda el jefe del Ejecutivo para intentar salvar unas cuentas que parecen que mañana acabarán convertidas a papel mojado. Aunque casi a la desesperada, en el Gobierno todavía mantienen un hilo de esperanza que la amenaza de una inminente convocatoria electoral que pueda llevar a las formaciones de derecha a La Moncloa pueda hacer cambiar de opinión a los secesionistas. No parece que vaya a ser así.  En ERC y en el PDECat no están dispuestos a dejarse amedrentar, y a 24 horas de que se registre la votación, no ocultan que están dispuestos a pulsar el botón rojo salvo que el Gobierno se comprometa a permitir la celebración de un referendo de autodeterminación.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante su intervención en el Congreso
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante su intervención en el Congreso

Lejos de intentar recabar apoyos de última hora, de tender manos, el discurso de la ministra Montero se centró casi en exclusiva a atacar a los secesionistas y a la oposición, reforzando así la teoría de una inminente convocatoria electoral. Sonó a primer acto de campaña. «Todos juntos van a rechazar la recuperación de derechos que pide la ciudadanía. ¿No será que viven mejor en la confrontación?», les acusó Montero en una intervención cargada de mensajes electoralistas.

La agencia Efe apuntó ayer al 14 de abril como una de las fechas que baraja Sánchez. Otra de las que tiene más fuerza es el 26 de mayo, haciéndolas coincidir con las municipales, autonómicas y europeas en un superdomingo que los barones socialistas tratan de evitar a toda costa. En estos momentos parece muy complicado que Sánchez sea capaz de aguantar hasta el otoño. Mucho menos de llegar hasta el 2020.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Gobierno da por perdida la votación de los Presupuestos