Casado, Rivera y Abascal, los líderes de PP, Ciudadanos y Vox, fueron recibidos en Colón al grito de «presidente, presidente», aunque habrá que esperar a los comicios generales -sean cuando sean- para saber quién de ellos ha logrado rentabilizar más una foto a la que los dos primeros eran, hasta ayer, más que reacios.

Porque tanto en las filas conservadoras como en las de la formación naranja hay voces muy críticas con la conveniencia de aparecer de la mano -aunque sea en sentido figurado- del grupo de ultraderecha recién llegado a las instituciones. Y, aunque de momento Vox solo tiene representación en el Parlamento andaluz, todo apunta a que tendrá espacio en las Cortes en la próxima legislatura, por lo que podría no ser tan buena idea aumentar su visibilidad otorgándole el estatus de adversario en plano de igualdad a formaciones consolidadas. A ello se une el recelo de PP y C’s a contribuir a «blanquear» la imagen del partido de Abascal, algunas de cuyas propuestas -desde planteamientos xenófobos hasta acabar con el Estado de las autonomías- son contrarias a los principios constitucionales.

«Las tres derechas», como ayer las bautizó Pedro Sánchez, insisten en ser diferentes en el fondo y en las formas, como quedó patente en las declaraciones de sus líderes. Casado y Rivera se mostraron mucho más moderados, pese a la contundencia en las críticas a la «traición» del Gobierno respecto a Cataluña y a la exigencia de comicios, mientras que Abascal fue más allá. «El golpe debe sofocarse hasta las últimas consecuencias, con la detención de sus responsables y sus instigadores», dijo, en referencia al presidente de la Generalitat y a los CDR. Luego, hecha ya la famosa foto, Vox acusó a C’s de subir al escenario más representantes de los pactados (los líderes políticos y los periodistas que leyeron el manifiesto). La carrera electoral ya ha comenzado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Casado, Rivera y Abascal, a distancia, en una foto que los dos primeros evitaban