PP, C's y Vox quieren convertir la marcha contra Sánchez en una «moción de censura en la calle»

Casado afirma que la agenda de Cataluña es «la agenda de ETA» y Rivera ve al presidente como «un problema»

Casado calificó de «mentiroso» y «felón» a Sánchez
Casado calificó de «mentiroso» y «felón» a Sánchez

Madrid / La Voz

«Por una España unida, elecciones ya». Bajo ese lema, el PP, Ciudadanos y Vox pretenden convertir la manifestación convocada para el próximo domingo en la plaza de Colón de Madrid contra el Gobierno de Pedro Sánchez, por su decisión de aceptar una negociación con los independentistas con presencia de un «relator» neutral, en una concentración multitudinaria que suponga una «moción de censura en la calle». El lema de la marcha fue consensuado entre populares y naranjas, que se repartirán además los gastos originados por esa convocatoria. Aunque Vox no fue consultado sobre ese enunciado, desde el partido de extrema derecha aseguran que están entre los convocantes y que mantienen contacto fluido con la dirección de los populares, aunque no con Ciudadanos, tal y como ocurrió en el pacto de investidura de Juan Manuel Moreno en Andalucía.

El PP pagará el desplazamiento

El líder del PP, Pablo Casado, explicó que su partido sufragará los desplazamientos de todos los que quieran acudir el domingo desde otros puntos de España y «facilitará el transporte» a cualquier ciudadano de fuera de la capital sin necesidad de que sea afiliado al PP. «Cualquier persona que quiera ir a Madrid, que se pongan en contacto con las sedes, sin ninguna necesidad de darse de alta ni tener nada que ver con nosotros. Facilitaremos el transporte a todo el mundo que podamos», dijo. La portavoz del PP en el Congreso, Dolors Montserrat, aseguró que «muchos» votantes socialistas asistirán a la marcha para defender la Constitución y exigir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que rectifique, y que por ello se plantea como una protesta sin símbolos partidistas y a la que se invita a acudir con la bandera de España.

Casado: lo peor desde el 23F

Casado no rebajó el tono de sus ataques a Sánchez y justificó la protesta en la calle diciendo que es «la única fórmula» que queda para que «un presidente del Gobierno mentiroso y felón actúe en beneficio del mandato constitucional con el que juró su cargo». «Estamos ante una actuación de alta traición a España que no se ha visto desde el 23F», afirmó el líder del PP, que en una entrevista a Efe explicó que la agenda de Cataluña «es la agenda de ETA, es decir, la agenda del nacionalismo que se alía con la izquierda acomplejada y apaciguada».

Rivera: da igual a quién se vote

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, reclamó también que la marcha del domingo se convierta en un «clamor» contra la política de Sánchez y lo que calificó como la «mesa de la vergüenza». «No puede haber mesas paralelas al Estado de derecho y no se puede negociar lo que no es negociable», insistió Rivera, que al igual que Casado aseguró que liderará la concentración «con muchísima generosidad y participando todos, da igual a quién se haya votado» porque es el momento de «estar unidos».

Rivera se desmarcó sin embargo de la posible moción de censura parlamentaria insinuada por Casado afirmando que «la mejor moción de censura es ganar las elecciones y echar a Sánchez», porque se ha convertido en un «problema» y un «obstáculo» que se suma al que ya presentaban los propios independentistas. «Si hasta hace dos días sabíamos que teníamos el problema del separatismo, ahora nos hemos dado cuenta de que tenemos dos problemas: el separatismo y a Sánchez al frente del Gobierno», afirmó el líder naranja. A su juicio, un presidente del Gobierno «no puede ser un problema para de defender la Constitución». Y, en consecuencia, advirtió: «Si Sánchez no escucha en las instituciones ni en el Congreso, nos escuchará en la calle».

El líder de Vox, Santiago Abascal, respaldó también la manifestación como un protesta al margen de siglas. «Este domingo no habrá partidos. Solo España y su unidad. Contra el golpismo, contra la traición, contra la impunidad. Por una España unida, elecciones ya», escribió en Twitter.

La Xunta rechaza en una declaración las «políticas cómplices» con el secesionismo

Juan Capeáns
El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, compareció tras el Consello debido a la ausencia de Feijoo
El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, compareció tras el Consello debido a la ausencia de Feijoo

Rueda considera «gravísimas» las decisiones del Gobierno de Sánchez y cree que que Galicia no puede pasar por alto como «espectadora»

En una maniobra inusual, el Gobierno gallego aprobó en su reunión semanal una declaración institucional para expresar su rechazo a las «políticas cómplices» de Pedro Sánchez con el independentismo catalán. La leyó tras el Consello el vicepresidente Alfonso Rueda por la ausencia de Feijoo, de viaje oficial en Miami y Nueva York junto al conselleiro de Economía y otros cargos autonómicos.

Rueda justificó la reacción de la Xunta ante unas decisiones que calificó de «gravísimas» y que Galicia no puede pasar por alto como «espectadora». Sobre todo cuando estas acciones significan una «discriminación» presupuestaria a favor de otra comunidad que busca la «desestabilización» del Estado. Para el Gobierno gallego, asumir la figura del mediador -o relator- es un paso más en una «cadea de concesións» ante los secesionistas, que buscan dar la categoría de «conflito» a lo que es «un golpe contra a legalidade».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

PP, C's y Vox quieren convertir la marcha contra Sánchez en una «moción de censura en la calle»