Podemos gana tiempo para cerrar la crisis que amenaza con romper el partido

Errejón rechaza aparcar su candidatura a la Comunidad de Madrid como pretende Iglesias

La diputada por Cádiz de Podemos en el Congreso de los Diputados  y portavoz del grupo morado, Noelia Vera
La diputada por Cádiz de Podemos en el Congreso de los Diputados y portavoz del grupo morado, Noelia Vera

madrid / colpisa

Podemos gana tiempo para encontrar una solución a la crisis desatada por Íñigo Errejón. El consejo ciudadano del partido reunido este miércoles dejó la situación abierta y con la propuesta defendida por la mayoría pablista de hacer una candidatura propia en Madrid y tratar de acordar después la integración con la plataforma Más Madrid que impulsa la alcaldesa Manuela Carmena y a la que se ha adherido el ex número dos de Podemos.

«Que cada uno siga su camino sin hacerse daño y sin entorpecerse» hasta encontrar una salida. Así resumió la diputada y coportavoz de Podemos, Noelia Vera, el resultado del cónclave celebrado a puerta cerrada durante cinco horas. Los representantes afines a Pablo Iglesias defendieron la tesis de confeccionar una lista electoral para la Comunidad de Madrid con candidatos de Podemos, IU y Equo, y cuando esté cerrada negociar con Más Madrid. Esa candidatura en ningún caso estaría encabezada por Errejón.

Una fórmula que los dirigentes afines al ex número dos del partido morado rechazaron con vehemencia durante la reunión, según fuentes de los asistentes. Su propuesta fue que había que respetar el resultado de la primarias que Podemos celebró en mayo pasado en la Comunidad de Madrid. Errejón ganó aquellas votaciones internas con el 98 % de los votos. Y a partir de ahí acordar la composición de la candidatura de Más Madrid. «Hay que ir más allá de las siglas», defendió un delegado errejonista en el consejo. Errejón, quien no acudió a la reunión, dejó claro a través de sus colaboradores que no va a dar marcha atrás en su proyecto con Manuela Carmena y que debe ser Podemos el que se incorpore a su candidatura, y no al revés. Recordó que eso es lo que están haciendo IU y Equo, que ya se han reunido un par de veces con su equipo de Más Madrid.

Un sondeo

A pesar de la divergencia de las posturas, ambas partes admitieron que si la candidatura de unidad para las elecciones del 26 de mayo no se materializa sería «un fracaso». Un sondeo publicado ayer señala que, si se presentan por separado a los comicios, la lista de Errejón obtendría un 10,5 % de los votos y 15 diputados en la Asamblea regional mientras que la de Podemos sumaría un 9 % y 12 escaños, y una tercera de Izquierda Unida, un 5 % de los sufragios y siete asientos en la Cámara. Esta disgregación del voto de izquierda -el PSOE alcanzaría un 21 % de los sufragios y 30 escaños- permitiría gobernar en Madrid a la alianza de PP, Ciudadanos y Vox.

El calendario juega a favor de la estrategia de ganar tiempo porque aún faltan casi cuatro meses para las elecciones y en ellos ambas partes ven posible un acercamiento. Podemos, señalaron fuentes del sector de Iglesias, se va a presentar sí o sí a las elecciones autonómicas porque después de haber decidido no hacerlo a las municipales en la capital para no competir con Carmena sería «un suicidio» desaparecer también del ámbito regional.

«Ayer [por el miércoles] se abrió un nuevo escenario», explicó la coportavoz de Podemos, satisfecha por el grado de «honestidad» que hubo en la reunión del consejo. «Espero -añadió Vera- que sea un punto de inflexión». En el marco de la estrategia de poner piedras en el camino de Errejón, el intento de Unidos Podemos es confeccionar una lista a la que se incorporen personas independientes y de prestigio de la sociedad civil, próximas a la formación morada, para negociar desde una postura de fuerza la confluencia con Más Madrid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Podemos gana tiempo para cerrar la crisis que amenaza con romper el partido