El expresidente balear Bauzá deja el PP porque es un partido al que le es «imposible» votar

En Génova creen que prepara su ingreso en Vox. Su abandono se produce horas después de que Ruth Beitia renunciase a ser candidata del Partido Popular en Cantabria y dejase la política

José Ramón Bauzá, expresidente del Govern balear
José Ramón Bauzá, expresidente del Govern balear

REDACCIÓN

El expresidente del Govern balear y hasta hoy senador por Baleares, José Ramón Bauzà, ha anunciado hoy que se da de baja del PP y renuncia a su acta en la Cámara Alta porque no puede «seguir perteneciendo» a un partido al que, asegura, le es «imposible» votar. En una carta de cuatro páginas, Bauzá defiende su posición en pro de la «descatalanización de Baleares», el motivo al que atribuye las discrepancias por las que ha tomado la «dolorosa decisión» de dejar el partido después de 20 años de militancia.

La salida de Bauzá ha cogido por sorpresa a la dirección nacional del partido. Fuentes de Génova apuntan a La Voz que hasta esta misma mañana no habían recibido ni una sola llamada. El ya exsenador argumentó su renuncia en diferencias ideológicas, no con la ejecutiva, si no con la presidencia del PP en Baleares, aunque no le dan mucho crédito. Bauzá comunicó que no está preparando su ingreso en otro partido, pero las mismas fuentes apuntan a que no lo acaban de ver alejado definitivamente de la política y creen que prepara su ingreso en Vox.

Según el ya exsenador, en Baleares los gobiernos del PP anteriores a la legislatura en la que él fue presidente autonómico (entre 2011 y 2015) sembraron y regaron «un nacionalismo que la izquierda no ha necesitado más que explotar». Recuerda que fue el PP el que incluyó el catalán como lengua oficial de Baleares en el Estatuto de Autonomía, el que estableció el decreto de mínimos que fijó el modelo de inmersión lingüística en catalán en los colegios y el que promovió la Ley de Normalización que «obligaba a utilizar el catalán frente al castellano» en la administración pública balear.

Añade que cuando llegó a la presidencia del PP balear en el 2009, lo hizo «horrorizado por la corrupción y la catalanización autonómica». Bauzá defiende su gestión como presidente del Govern en la legislatura 2011-2015 «para que el castellano tuviera idéntica prevalencia» que el catalán en las islas y para tratar de «revertir años de catalanización de Baleares», tanto en la educación como en la administración al suprimir el catalán como requisito para acceder a la función pública y critica la posición actual del PP balear al respecto.

Entre el «cúmulo de circunstancias» por el que ha decidido dejar el partido, Bauzá menciona que cuando dejó la presidencia del partido, el nuevo PP balear defendió que la decisiones que él tomó «debían ser un paréntesis a olvidar» y lo convirtió «en una formación cada vez más nacionalista», informa Efe. Critica que el actual PP niegue que exista adoctrinamiento en los centros educativos de Baleares «salvo casos puntualísimos» y que haya permitido a sus concejales votar a favor de mociones municipales para conceder ayudas a los comercios que rotulen en catalán.

«El Partido Popular va a ser un actor fundamental en provocar que las Islas Baleares acaben en la misma situación que Cataluña», advierte en la carta. Si bien Bauzá alaba que el actual presidente del PP nacional, Pablo Casado, defienda «sin complejos la unidad de España», precisa que «desgraciadamente, al menos en el caso de Baleares, sus palabras y sus acciones van en caminos opuestos».

«¿Cómo se puede afirmar que hay que defender a los castellanoparlantes y al español mientras el partido en Baleares apoya subvencionar rótulos en catalán y que este sea un requisito en el acceso a la función pública?», cuestiona entre otras cosas Bauzá. El expresidente de Baleares asegura en la carta que seguirá defendiendo sus posiciones «desde la sociedad civil» y que volverá a su trabajo como farmacéutico en Mallorca.

El PP califica de falsas algunas de las acusaciones de Bauzá

El Partido Popular ha calificado hoy de «absolutamente falsas» algunas de las acusaciones de José Manuel Bauzá para dejar el partido y ha subrayado que si por algo se caracteriza la política lingüística del PP es por la defensa del castellano. Niegan las fuentes el adoctrinamiento sobre el catalán al que, según Bauzá, se ha sumado el PP en las islas y señalan que le hubiera bastado escuchar «con mayor detenimiento» el discurso del presidente del partido, Pablo Casado, en la convención del fin de semana pasado para darse cuenta de que «la dirección nacional defiende el castellano».

Recuerdan que Casado anunció que aprobará una ley que «consagre la libertad de elección educativa de los padres, también de la concertada» y que «garantice la enseñanza en castellano en toda España y erradique el adoctrinamiento nacionalista y el dogmatismo de izquierda».

Añaden que Bauzá se podría haber informado por la actividad del grupo popular en el Congreso, que hoy ha presentado una proposición no de ley para «garantizar el uso del castellano en términos de libertad e igualdad».

Ruth Beitia, durante el acto de presentación del PP de su candidatura autonómica en Cantabria
Ruth Beitia, durante el acto de presentación del PP de su candidatura autonómica en Cantabria

Horas después de la renuncia de Ruth Beitia

El abandono del expresidente Bauzá se produce horas después de que Ruth Beitia renunciase a ser candidata del PP en Cantabria y dejase la política. Beitia se había convertido en la gran apuesta del nuevo líder del PP, Pablo Casado, para optar a la presidencia de Cantabria. Frente al criterio del partido, la exatleta iba a encabezar la lista en una comunidad dominada por el personalismo de Miguel Ángel Revilla. Pero ayer por la tarde, la excampeona olímpica de salto de altura sorprendió con un escueto comunicado en el que anunciaba su renuncia a la política por razones personales y familiares.

Su falta de experiencia y unas primeras declaraciones muy poco afortunadas en las que comparó a las mujeres maltratadas y a los animales suscitaron la controversia sobre su elección. El malestar suscitado por la decisión de Casado, sin tener en cuenta a la dirección del partido, provocó incluso amenazas de dimisión de destacados dirigentes regionales, que obligaron a intervenir a la ejecutiva nacional para frenar la crisis. Y a última hora de ayer, Beitia optó por la retirada, y de una forma total, ya que abandona también la secretaría de Deportes y su puesto en la ejecutiva nacional del partido, además de su escaño en el Parlamento regional.

El PP va a proponer a la presidenta del partido en Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, como relevo de Beitia para pelear por la presidencia de la comunidad en las elecciones del 26 de mayo. En un comunicado que ha enviado al PP, la campeona olímpica ha agradecido el respaldo recibido por Pablo Casado y a todo el partido que haya depositado su confianza en ella durante los años que ha mantenido su actividad política.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El expresidente balear Bauzá deja el PP porque es un partido al que le es «imposible» votar