El rey dice que la bandera es de todos y la ensalza como símbolo de unidad

En la Pascua Militar destaca también que refleja la «historia y diversidad» de España


madrid / colpisa

El rey hizo ayer un alegato en favor de la bandera nacional en su discurso de la Pascua Militar, el solemne acto anual celebrado en el Palacio Real y que simboliza el comienzo del curso militar. Vestido con el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, Felipe VI recordó que el pasado año se celebró el 175.º aniversario del uso de la enseña nacional, una bandera que «simboliza» el conjunto de la nación española y que es «signo de soberanía e independencia, de su unidad e integridad».

Ante la atenta mirada de la reina y del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que asistió a su primera Pascua Militar acompañado de los ministros de Defensa e Interior, el monarca recordó que la bandera es «de todos» y su escudo, «un reflejo de la historia y diversidad» común. Y subrayó que la rojigualda representa «la confianza en el futuro» y el deseo de seguir construyendo «una sociedad libre y democrática». El jefe del Estado deslizó así una referencia integradora ante el Gobierno y la cúpula militar no exenta de ciertas connotaciones políticas. Lo hizo en un momento en que los símbolos nacionales están cada día en el debate partidista, más si cabe después de la irrupción de Vox en la últimas elecciones andaluzas o con la permanente presencia del conflicto catalán en el vaivén político desde el desafío independentista.

Acompañado por los mandos de las Fuerzas Armadas al completo, el monarca aprovechó su discurso más militar del año para ensalzar los «valores democráticos» del Ejército, de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de los servicios de inteligencia al cumplirse los 40 años de la Constitución en diciembre pasado. Un «compromiso indispensable», reafirmó, que tiene como objetivo «la consecución y el mantenimiento de la estabilidad y la seguridad de España».

Como mando supremo de las Fuerzas Armadas, Felipe VI remarcó la conducta «ejemplar» de los militares «basada en la Constitución y las reales ordenanzas» y el que siempre cumplan su tarea con «honor, lealtad y abnegación en defensa de la seguridad y libertad de todos los españoles y de sus instituciones democráticas».

El rey recordó a los militares y guardias civiles fallecidos en acto de servicio, en particular, a causa del terrorismo, al que, proclamó, se pudo derrotar con «el apoyo de la sociedad y la legitimidad y firmeza del Estado de derecho».

La incorporación de la mujer

Al igual que la ministra de Defensa, Margarita Robles, mencionó los 30 años de la incorporación de la mujer a la profesión militar, «uno de los hitos más significativos y necesarios en su proceso de modernización». El mismo tiempo que lleva España en misiones de paz en el exterior tras tomar parte el 3 de enero de 1989 en la operación de las Naciones Unidas en Angola.

En la actualidad, son alrededor de 3.000 militares y guardias civiles los que hay desplegados en 16 misiones en cuatro continentes bajo el paraguas de la OTAN, ONU y UE.

Asimismo, echó la vista atrás para rememorar las hazañas y el legado de Juan Sebastián Elcano o del conquistador portugués Magallanes en el siglo XVI, la primera expedición que logró la «conexión global» entre personas de diferentes continentes y civilizaciones. «Un legado del que, como españoles, podemos sentirnos orgullosos», afirmó.

La Pascua Militar es una conmemoración que instauró Carlos III como expresión de agradecimiento a los mandos militares después de que España recuperara la localidad menorquina de Mahón de manos inglesas, el 6 de enero de 1782.

La ministra de Defensa pide que se deje a las Fuerzas Armadas fuera de la lucha partidista

Haciendo gala de su marcado perfil de Estado, construido en sus tres décadas como magistrada, Margarita Robles protagonizó este domingo su primera Pascua Militar con una petición expresa a los partidos políticos. La ministra les conminó en su discurso a mantener a las Fuerzas Armadas y a la Guardia Civil «alejadas de decisiones partidistas o coyunturales» para posibilitar «la máxima estabilidad» de una política, la de defensa, que calificó de de Estado. Robles dirigió este alegato, sobre todo, a las formaciones que apoyaron la moción de censura que supuso el cambio de Gobierno, en velada referencia a las críticas de Podemos. Lo hizo para justificar la inversión de 7.331 millones de euros aprobada en diciembre para programas de defensa, una de las principales iniciativas del Ejecutivo. En concreto, para la construcción de fragatas F-110, la compra de 348 vehículos blindados 8x8 Dragón o a la actualización del avión de combate Eurofighter. Este gasto, según Robles, es preciso para proteger los intereses de España y reafirmar el compromiso con los aliados, pero también porque contribuyen a «dinamizar el empleo y el sector industrial».

La ministra hizo, además, un encendido elogio del papel de las Fuerzas Armadas, a quienes situó como «principales garantes» de la Constitución y de los valores de «libertad, justicia, pluralismo y solidaridad». Un texto constitucional que, a juicio de la ministra, posibilita un marco de convivencia en España «en el que todos tienen cabida», bajo «el imperio de la ley y el respeto a los valores democráticos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El rey dice que la bandera es de todos y la ensalza como símbolo de unidad