Madrid y Barcelona examinan a Podemos

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo BAreño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Manuela Carmena y Ada Colau afrontan las locales con escasas posibilidades de repetir como alcaldesas

06 ene 2019 . Actualizado a las 08:48 h.

Después del terremoto político de las elecciones autonómicas en Andalucía, las primeras tras la moción de censura contra Mariano Rajoy, los comicios municipales y autonómicos de mayo pondrán a prueba si el giro hacia la derecha se consolida y si la irrupción de la extrema derecha que representa Vox se extiende a nivel nacional. En las dos grandes ciudades españolas, Madrid y Barcelona, gobernadas ambas por confluencias de Podemos, las perspectivas no son buenas para Manuela Carmena en la capital, en donde tiene difícil repetir alcaldía, y son aún peores para Ada Colau, muy desgastada por su gestión en Barcelona.

Carmena es su propia marca

En Madrid, la decisión de Podemos de fichar en el 2015 a Manuela Carmena se saldó con éxito. La exjueza, apoyada por un PSOE que cosechó sus peores resultados históricos, arrebató al PP una plaza en la que gobernaba ininterrumpidamente desde 1991. Con lo que no contaba Podemos es con que Carmena acabaría convirtiéndose en una marca política propia, que ha dejado en segundo plano al partido morado y ha sembrando la división en sus filas. Carmena es ahora quien impone las condiciones para no quedar atrapada en las refriegas internas que hacen retroceder a Podemos. Pero las perspectivas tampoco son buenas para el PP ni para el PSOE, que no tienen todavía un candidato para enfrentarse a la exjueza. El renovado PP de Pablo Casado busca un nombre que aglutine el voto de un partido muy fraccionado en Madrid, pero por ahora no ha dado con ese mirlo blanco. Suenan Adolfo Suárez Illana, hijo de Adolfo Suárez y muy próximo a Casado, pero también la exministra Isabel García Tejerina o el vicesecretario de organización, Javier Maroto, que ya fue alcalde de Vitoria. Otros, como María Dolores de Cospedal, ya rechazaron el ofrecimiento.