Madrid y Barcelona examinan a Podemos

Manuela Carmena y Ada Colau afrontan las locales con escasas posibilidades de repetir como alcaldesas


MAdrid / LA Voz

Después del terremoto político de las elecciones autonómicas en Andalucía, las primeras tras la moción de censura contra Mariano Rajoy, los comicios municipales y autonómicos de mayo pondrán a prueba si el giro hacia la derecha se consolida y si la irrupción de la extrema derecha que representa Vox se extiende a nivel nacional. En las dos grandes ciudades españolas, Madrid y Barcelona, gobernadas ambas por confluencias de Podemos, las perspectivas no son buenas para Manuela Carmena en la capital, en donde tiene difícil repetir alcaldía, y son aún peores para Ada Colau, muy desgastada por su gestión en Barcelona.

Carmena es su propia marca

En Madrid, la decisión de Podemos de fichar en el 2015 a Manuela Carmena se saldó con éxito. La exjueza, apoyada por un PSOE que cosechó sus peores resultados históricos, arrebató al PP una plaza en la que gobernaba ininterrumpidamente desde 1991. Con lo que no contaba Podemos es con que Carmena acabaría convirtiéndose en una marca política propia, que ha dejado en segundo plano al partido morado y ha sembrando la división en sus filas. Carmena es ahora quien impone las condiciones para no quedar atrapada en las refriegas internas que hacen retroceder a Podemos. Pero las perspectivas tampoco son buenas para el PP ni para el PSOE, que no tienen todavía un candidato para enfrentarse a la exjueza. El renovado PP de Pablo Casado busca un nombre que aglutine el voto de un partido muy fraccionado en Madrid, pero por ahora no ha dado con ese mirlo blanco. Suenan Adolfo Suárez Illana, hijo de Adolfo Suárez y muy próximo a Casado, pero también la exministra Isabel García Tejerina o el vicesecretario de organización, Javier Maroto, que ya fue alcalde de Vitoria. Otros, como María Dolores de Cospedal, ya rechazaron el ofrecimiento. 

Rubalcaba dice no a Sánchez

Y si en el PP hay dudas, más las hay en el PSOE, que lleva décadas sin dar con un candidato ganador en Madrid. La división entre los socialistas no ayuda y la última muestra ha sido que el exvicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba no aceptó la propuesta de Pedro Sánchez de ser el cabeza de cartel. Y antes que Rubalcaba ya rechazaron el puesto Cristina Narbona y Fernando Grande-Marlaska. 

Gran salto de Ciudadanos

El gran salto en la capital lo darían Ciudadanos, que superaría ampliamente al PP, y Vox. Eso haría, según los sondeos, poco significativos a estas alturas, que la suma de naranjas y populares con Vox llegara a la mayoría absoluta en Madrid y pudiera dar la alcaldía a la candidata naranja, Begoña Villacís. Pero visto lo ocurrido en Andalucía, ese pacto no será fácil para los de Rivera, reacios a alcanzar cualquier acuerdo con la derecha radical de Santiago Abascal.

En Barcelona, la figura de Ada Colau, que se hizo con la alcaldía gracias a un complejo pacto a cuatro bandas de Barcelona en Comú, ERC, el PSC y la CUP, ha quedado muy desgastada por el cúmulo de polémicas que han afectado a la gestión municipal, y muy especialmente por el crecimiento de la inseguridad en la Ciudad Condal. ERC apuesta fuerte para hacerse con el bastón de mando de la mano del exconsejero catalán Ernest Maragall, hermano del exregidor socialista Pasqual Maragall.

Pugna entre independentistas

Pero la pugna en las filas independentistas hace que el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, trate de contrarrestar ese tirón de ERC. Su plan es presentar como candidato del PDECat al exconsejero de Interior Joaquim Forn, preso en la cárcel de Lledoners y a la espera de ser juzgado por rebelión. Y esa candidatura podría reforzarse con la actual consejera de Presidencia, Elsa Artadi, como número dos. Si Forn es condenado a penas de cárcel, sería Artadi quien lideraría la candidatura o el grupo municipal, en función de si la sentencia se dicta antes o después de las elecciones.

La gran incógnita de Valls

Pero en las municipales de Barcelona la gran novedad la aporta la candidatura del ex primer ministro francés Manuel Valls. El político galo, nacido en la Ciudad Condal, contó desde el inicio con el respaldo de Ciudadanos, ganador de las últimas elecciones en Cataluña, que renunciará a su marca para integrarse en la plataforma Barcelona Capital Europea, creada por el candidato. Las cosas se han complicado, sin embargo, para los naranjas, ya que Valls rechaza de plano cualquier pacto con Vox en Andalucía y plantea que Ciudadanos pacte con el PP y el PSOE. Una situación que está tensando la cuerda con Rivera.

Valls ya ha dejado claro que no piensa subordinarse a Ciudadanos y que sus aspiraciones van incluso más allá de la alcaldía de Barcelona, tratando de condicionar la política española al plantear un gran pacto entre el PP, el PSOE y Ciudadanos que margine al independentismo y al populismo de izquierda y de derecha, con los que identifica a Podemos y a Vox. Pero la debilidad en Barcelona del PP, que no se unirá a la agrupación que promueve el socialista francés, hace difícil que Valls, entre cuyas polémicas propuestas está la de convertir Barcelona en una especie de ciudad Estado que agrupe a toda el área metropolitana, logre convertirse en alcalde.

Bilbao: el PNV volvería a gobernar y podría elegir socio

En Bilbao, el PNV aspira a repetir victoria con mejores resultados incluso de los que obtuvo en el 2015. Según el macrosondeo elaborado por EiTB Focus en el País Vasco, el PNV llegaría en Bilbao a los 14 concejales, a solo uno de la mayoría absoluta. También mejoraría en Bilbao EH Bildu, que obtendría un concejal más, logrando cinco representantes. Podemos subiría de dos ediles a cuatro, el PSOE mantendría los cuatro que tiene ahora y el PP perdería dos. En esas circunstancias, el PNV puede repetir eligiendo como socio al PSOE, que le dio la alcaldía en el 2015, o a EH Bildu.

Málaga: PP y Ciudadanos aspiran a reeditar su mayoría

En Málaga, la segunda ciudad más poblada de Andalucía y la sexta de España, el popular Francisco de la Torre, que gobierna ininterrumpidamente desde el año 2000, tiene buenas perspectivas para volver a ganar cómodamente las elecciones, aunque podría perder un concejal. Pero el fuerte crecimiento que se augura para Ciudadanos haría posible que ambos partidos repitan el pacto que mantienen ahora con 16 concejales, exactamente la mayoría absoluta, llegando incluso a los 18. El crecimiento de Ciudadanos sería en este caso a costa del PSOE, que retrocede, según los sondeos.

Zaragoza: Podemos tiene muy difícil repetir en la capital aragonesa

En Zaragoza, gobernada por Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común, marca de Podemos en esta ciudad, la batalla municipal se presenta muy reñida. El PP, que ganó las anteriores elecciones con diez ediles, estaría ahora empatado con el PSOE, mientras que la plataforma liderada por Santisteve recibiría un fuerte castigo por su gestión, perdiendo hasta cuatro de sus actuales nueve concejales, según las encuestas locales. Ciudadanos, que tiene perspectivas de lograr un notable progreso en la capital aragonesa, podría tener así la llave para dar la mayoría al PP o al PSOE

Valencia: perspectiva de vuelco tras la caída de Compromís

Valencia, gobernada por Compromís en alianza con el PSOE y con Valencia en Comú, marca de Podemos en la ciudad, podría experimentar un giro radical en las próximas municipales. Los sondeos locales indican que PP y Ciudadanos, muy igualados, podrían alcanzar la mayoría absoluta, cifrada en 17 concejales, sin necesidad de pactar con Vox, que podría obtener tres ediles. Algo que facilitaría el pacto. Las perspectivas son malas para Compromís, que perdería cuatro ediles, pero no tanto para el PSOE, que incluso mejoraría sus resultados. Pero la izquierda tiene difícil gobernar.

Sevilla: el empuje de Vox y Ciudadanos favorece al PSOE

En la batalla por la alcaldía de Sevilla, actualmente en manos del socialista Juan Espadas gracias al apoyo de Podemos e IU, resultan claves la irrupción de Vox, que según los primeros sondeos puede dejar al PP muy debilitado en una ciudad en la que ha sido tradicionalmente muy fuerte, y también las buenas perspectivas de Ciudadanos, que podría incluso empatar con los populares. En esas circunstancias, si el PSOE repite victoria, como parece probable, podría elegir como aliado a Ciudadanos o a Adelante Sevilla, la marca que agrupa a Podemos y a IU en la capital andaluza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Madrid y Barcelona examinan a Podemos