Torra insiste en vincular los presos y el referendo al apoyo a los Presupuestos del Estado

El PSC podría votar los catalanes si no hay bloqueo a los de Sánchez


barcelona / colpisa

Después de su incendiario discurso de Nochevieja, calificado como un «monólogo» por el Gobierno central, el presidente de la Generalitat envió ayer su primer mensaje del año a Pedro Sánchez. Quim Torra instó al presidente a poner sobre la mesa propuestas concretas para la próxima reunión prevista entre ambos ejecutivos (prevista en la segunda quincena de enero) para que «el diálogo sea real, creíble y valiente» y vaya «mucho más allá de reunirse para hablar».

El dirigente nacionalista insiste en presionar al líder socialista. «Nosotros a cada reunión hemos ido siempre con papeles y con documentos y propuestas concretas», mientras que «por parte del Gobierno español nunca han puesto nada sobre la mesa», afirmó ayer en Batea (Tarragona). El dirigente independentista obvió que de la última reunión con Sánchez en Barcelona salió un documento pactado entre ambos ejecutivos que reconoce la existencia de un «conflicto» en Cataluña y se conjura a «avanzar en una respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía, en el marco de la seguridad jurídica».

Torra rebajó este jueves el tono respecto a su discurso de fin de año, en que llamó a los catalanes a rebelarse frente a la injusticia. No obstante, el jefe del Ejecutivo catalán, mientras pide a Sánchez que se mueva, evita él mismo hacer lo propio. Así, el líder secesionista señaló que la propuesta que el Gobierno hará a la Moncloa en la próxima reunión tendrá como base el documento de 21 puntos que le entregó a Sánchez el 20 de diciembre y que hablaba de la «desfranquización» de España y aislamiento de la extrema derecha, la regeneración democrática y el ejercicio del derecho a la autodeterminación. Según el presidente catalán, «la lucha contra el fascismo y la ultraderecha es inseparable de la lucha por la libertad de Cataluña».

Esquerra, doble no

Torra insiste en las reclamaciones de máximos, consciente de que Sánchez no tiene margen en ese sentido. Ayer volvió a vincular la libertad de los presos y el referendo sobre la independencia al apoyo de los secesionistas a los Presupuestos del Estado, lo que coloca la negociación casi en un imposible. «Nuestra respuesta a los presupuestos de España sigue siendo no» mientras haya políticos presos y Sánchez se niegue a autorizar una consulta, zanjó. Por su parte, Esquerra reafirmó su veto absoluto a las cuentas del Gobierno central, porque considera que sigue sin poner sobre la mesa una propuesta para resolver la cuestión catalana y continúa sin moverse en relación a los políticos presos secesionistas. ERC afirmó que se mantiene en el «no a todo», según manifestó el líder del partido en el Parlamento catalán, Sergi Sabrià, en declaraciones a Europa Press. «Que se muevan», instó el dirigente republicano a los socialistas. «Pero no hay movimiento. Por lo tanto, sin movimiento la respuesta sigue siendo no», remató.

El líder del PSC, Miquel Iceta, replicó poco después. Dijo a los independentistas que si quieren el apoyo de los socialistas catalanes a las cuentas de la Generalitat, primero tienen que respaldar los Presupuestos del Estado. En cualquier caso, Junts per Catalunya (JxCat) y ERC cuentan con poder sacar adelante sus cuentas con el aval de los comunes de Ada Colau y por tanto los socialistas no son decisivos, como sí lo son los republicanos y el PDECat en el Congreso. La posición de Esquerra, con nueve diputados en Madrid, es firme y es el sentir mayoritario de todo el partido. No ocurre lo mismo en el PDECat, que tiene ocho diputados. La semana pasada, el diputado en el Congreso Ferran Bel, abrió la puerta a no bloquear las cuentas del PSOE para permitir su tramitación y dar más tiempo a la negociación entre los independentistas y el Gobierno central.

La ANC ultima una manifestación en Madrid durante el juicio del 1-0

La Asamblea Nacional Catalana (ANC), el principal actor movilizador del movimiento secesionista y entidad organizadora de buena parte de las manifestaciones del 11-S, anunció este jueves su intención de celebrar una gran protesta en Madrid contra el juicio del 1-O. El vicepresidente de la ANC, Josep Cruanyes, señaló que los preparativos de la manifestación no están cerrados, pues la fecha de inicio del juicio aún no se conoce y que en cuanto se fije la data se darán más detalles de la marcha, que podría convocarse una semana después del inicio del juicio contra los líderes del proceso secesionista, previsto para finales de este mes o principios de febrero.

Además de Madrid, la ANC anunció que prepara movilizaciones también en algunas capitales europeas así como en siete ciudades catalanas, incluida Barcelona.

La campaña de movilizaciones de la ANC, que está negociando con Òmnium Cultural pese a su actual distanciamiento, busca lograr la máxima resonancia para denunciar lo que a su entender es un «juicio político», «injusto en sí mismo» y que forma parte de una causa general contra el soberanismo. Una causa general, se añade, orquestada por un «Estado español totalitario» para reprimir al movimiento secesionista a través de un «relato de violencia inventado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Torra insiste en vincular los presos y el referendo al apoyo a los Presupuestos del Estado