Vox exige entrar en la negociación del PP y C's en Andalucía para apoyar a Moreno

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado REDACCIÓN

ESPAÑA

Santiago Abascal, en una imagen de archivo
Santiago Abascal, en una imagen de archivo Europa Press - Europa Press

Santiago Abascal: «¿Qué partido va a votar el programa de los que le desprecian?»

04 ene 2019 . Actualizado a las 08:23 h.

El pacto de Gobierno en Andalucía acordado entre el PP y Ciudadanos tambalea por segundo día consecutivo. Vox, que con sus doce diputados tiene la llave para facilitar el cambio en la Junta, vuelve a amenazar con dar la espalda a la investidura del candidato de los populares, Juanma Moreno Bonilla.

Ayer fue el propio presidente de la formación de ultraderecha, Santiago Abascal, el que exigió sentarse en la mesa de negociación en la que azules y naranjas se reparten el gobierno autonómico, advirtiendo que si bien «no serán obstáculo para el cambio en Andalucía», tampoco están dispuestos a desplegar la «alfombra para la continuidad de las mismas políticas con otras siglas, sean las de PSOE-Podemos o las de PP-Ciudadanos». Un mensaje de sí, pero no a cualquier precio, que invita a pensar que el partido extremista esté buscando optimizar la visibilidad de sus siglas, imprescindibles para poner fin a 36 años consecutivos de socialismo.

«La veleta naranja»

Abascal realizó estas declaraciones el día después de que su partido exigiese suprimir la dotación de fondos públicos para combatir la violencia machista, acordada recientemente por las dos formaciones que planean repartirse el Gobierno andaluz. Ayer volvió a insistir con este asunto, pero también aprovechó para cargar con dureza contra Ciudadanos, el socio de gobierno que se encuentra más incómodo en la ecuación de la derecha andaluza, recordando que hace tan solo dos años el partido naranja exigía una reforma de la ley contra la violencia de género muy similar a la que demandan ahora los ultraderechistas. «Cuando la veleta vuelva a girar, nos encontrará en el mismo sitio, dispuestos a apoyar un cambio real», expuso en su cuenta de Twitter. Abascal denunció que hasta el momento su formación «solo ha recibido insultos, menosprecios y la amenaza permanente de cordones sanitarios», en clara referencia a la llamada realizada por el candidato apoyado por Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls. «¿Qué partido va a votar el programa de otros partidos que le desprecian? Vox, desde luego, no», garantizó su presidente.