De Dani Mateo a los titiriteros: Nueve polémicos casos sobre la libertad de expresión

El cómico es el último en rendir cuentas ante la Justicia por uno de sus chistes, pero antes que él se sentaron raperos, artistas, políticos o incluso ciudadanos anónimos


Los límites de la libertad de expresión se han convertido en objetivo de debate en España. Un buen puñado de controvertidas decisiones han colocado a la Justicia en el ojo del huracán. La última tiene como protagonista al humorista Dani Mateo, que se sentó este lunes en el banquillo como investigado por sonarse la nariz con la bandera española en plena emisión durante uno de sus gags en El Intermedio. El presentador, que se acogía a su derecho a no declarar, aprovechaba la congregación de periodistas que le esperaban a las puertas para criticar todo el proceso que le había llevado a rendir cuentas ante la Justicia: «Estoy muy serio. Todos hemos hablado mucho ya sobre los límites del humor. Pero ahora entramos en el terreno de la justicia. Como cuidadano de este país, estoy preocupado porque estamos llevando a un payaso ante la justicia por hacer su trabajo; y esto me preocupa por la imagen de mi país y mi bandera».

Pero el caso de Dani Mateo no ha sido el único. El cómico es el último en rendir cuentas ante la Justicia, pero antes que él se sentaron titiriteros, raperos, artistas, políticos o incluso ciudadanos anónimos. La controvertida «Ley de protección de la seguridad ciudadana», más conocida como Ley mordaza, impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy ha diluido las fronteras del humor y el delito. Estas son algunas de las visitas al juzgado más polémicas de los últimos años.

1. Titiriteros 

Investigados por incitación al odio (febrero del 2016)

En febrero del 2016, dos titiriteros eran enviados a prisión por exhibir una pancarta que rezaba «Gora Alka-ETA» durante un espectáculo de títeres programado por el Ayuntamiento de Madrid con motivo de las fiestas de Carnaval. El juez abría una investigación por posibles delitos de enaltecimiento del terrorismo y de incitación al odio. Explicaba en su auto que su decisión se justificaba después de que los dos detenidos escenificaran numerosas acciones violentas, como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía, la violación de una monja y el apuñalamiento posterior con un crucifijo. Pero el detonante de todo el proceso lo protagonizaba una pancarta con la leyenda «Gora Alka-ETA». Una exhibición que, para el juez, justificaba públicamente los delitos terroristas cometidos por ETA. 

Los titiriteros se enfrentaban hasta a siete años de cárcel, una condena que finalmente quedó en papel mojado. En junio de ese mismo año, el juez de la Audiencia Nacional archivaba la causa al considerar que con su obra los dos titiriteros no apoyaron a ETA. 

2. Guillermo Zapata, concejal de Madrid

Imputado por humillar a víctimas de ETA

«¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero» o «Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcasser para que no vaya Irene Villa a por respuestos» son dos de los tuits que le costaron el puesto y un ajuste de cuentas con la justicia a Guillermo Zapata, designado por Manuela Carmena para ocupar la concejalía de Cultura y Deportes del ayuntamiento de Madrid. Sus tuits, aunque habían sido escritos años antes de su nombramiento, convirtieron a Zapata en trenging topic y obligaron a Carmena a capear su primera crisis de gobierno apenas 48 horas después de tomar posesión como alcaldesa. Zapata salía por la puerta de atrás del ayuntamiento, pero sus chistes todavía le darían algún disgusto más.

Diez días después de que la noticia saltara a la primera línea de la actualidad, y tras recibir una denuncia por parte de la asociación Dignidad y Justicia, la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitaba al juez Santiago Pedraz que citara a declarar como imputado al concejal por un supuesto delito de humillación a las víctimas del terrorismo, infracción que habría cometido al escribir unos mensajes «humillantes y vejatorios» contra la víctima de ETA Irene Villa. 

La vista, que en un principio se había fijado para el 7 de julio, nunca llegó. Santiago Pedraz archivaba la causa al considerar que los comentarios de Zapata no constituían un delito de humillación. Un escrito de la propia Irene Villa, en el que informaba no sentirse ofendida por los tuits, acabó propiciando el archivo de la polémica causa.

3. César Strawberry, cantante de Def Con Dos 

Condenado a un año de prisión por enaltecimiento del terrorismo

César Augusto Montaña Lehman, más conocido como César Strawberry, vivió un auténtico periplo judicial a causa de algunos mensajes vertidos en su cuenta de la red social del pajarito. El líder del grupo Def Con Dos fue absuelto por la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo en varios tuits publicados entre los años 2013 y 2014. Pero la cosa no quedaría ahí. Su trasiego judicial continuaría y poco después era condenado a un año de prisión por el Tribunal Supremo al considerar que incurrían en un delito de enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas. «A Ortega Lara habría que secuestrarle ahora», «Cuántos deberían seguir el vuelo de Carrero Blanco» o «Ya casi es el cumpleaños del rey ¡Qué emoción! (Le voy a regalar) un roscón bomba», son algunas de las frases que le costaron una pena de cárcel al cantante.

4. Procesión del coño insumiso

Piden 3.000 euros por un delito contra los sentimientos religiosos

3.000 euros. Esa es la condena a la que se enfrentan tres mujeres por sacar una vagina de plástico de un par de metros de altura a modo de Virgen en una manifestación del 1 de mayo del 2014. Tras recibir una denuncia de la Asociación de los Abogados Cristianos, la Fiscalía de Sevilla solicitaba en julio del 2017 una multa para cada una de las tres acusadas por la popularmente conocida «procesión del coño insumiso». En su escrito de acusación, el Ministerio Público acusaba a las investigadas de un presunto delito contra los sentimientos religiosos y aseguraba que con esta procesión «se pretendía hacer mofa de los símbolos y dogmas» de quienes profesan la religión católica.

Las acusadas todavía no se han sentado en el banquillo de los acusados, pero se espera que la vista se celebre el próximo año.

5. Valtonyc

Tres años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo

Josep Miquel Arenas, popularmente conocido como Valtonyc, se enfrenta a una pena de tres años y medio de cárcel por el contenido de algunas de sus canciones. El rapero mallorquín fue condenado por los delitos de amenazas, enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. Su entrada en prisión nunca se produjo. En el momento en el que la condena se hizo pública, Valtonyc hizo las maletas y huyó a Bélgica. De nada ha servido la orden de búsqueda y captura que emitió la Audiencia Nacional. Un juez belga rechazaba la euroorden de extradición alegando que los delitos de los que estaba acusado en España se consideraban en su país «conductas atípicas».

A principios del mes de noviembre, se cambiaban las tornas y era el propio rapero el que decidía echar mano de la Justicia para denunciar su situación. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos registraba el 30 de octubre una demanda contra España del músico en la que alegaba una violación de su libertad de expresión.

6. Cassandra

Absuelta de 1 año de prisión por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo

Bromear con Carrero Blanco le supuso un pequeño susto a la tuitera murciana Cassandra. La Audiencia Nacional imponía a la joven una condena de un año de prisión y 7 de inhabilitación absoluta por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo.

Entre los doce tuits que sentaron a Cassandra en el banquillo, figuraban frases como «ETA impulsó una política contra los coches oficiales combinada con un programa espacial», «Kissinger le regaló a Carrero un trozo de la luna, ETA le pagó el viaje a ella» o «Elecciones el día del aniversario del viaje espacial de Carrero Blanco. Interesante».

La condena de Cassandra era anulada por el Tribunal Supremo al considerar que, aunque había hecho chistes fáciles y de mal gusto al respecto, el atentado se había producido 44 años antes de sus tuits. Recordaba la Sala que desde el ataque se han inventado innumerables chistes y, en casi todos ellos, la clave de humor recaía en el hecho de que el vehículo surcara el espacio y acabara cayendo dentro de un edificio.

7. Hasel

Condenado a 9 meses y un día de cárcel

La condena del rapero Hasel era rebajada a 9 meses y un día por la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional. El músico se enfrentaba a una pena de 2 años y un día de prisión por alabar en Twitter a ETA y a los Grapo.

La Audiencia Nacional consideraba que a pesar de que los tuits analizados «no encajaban dentro de la libertad de expresión», ya que rezumaban «violencia» y una «banalización del terrorismo», el rapero había ensalzado a bandas terroristas que llevan «un tiempo importante sin realizar acciones terroristas».

8. Willy Toledo

Procesado por un posible delito contra los sentimientos religiosos

El actor Willy Toledo era procesado el pasado mes de septiembre por insultar a Dios y a la Virgen María en unos comentarios publicados en Facebook que «contienen frases potencialmente ofensivas para la religión católica y sus practicantes». 

Willy Toledo fue arrestado el pasado día 13 y puesto a disposición judicial después de negarse a comparecer en las dos ocasiones en las que fue reclamado por el juez a raíz de la denuncia presentada por la Asociación Española de Abogados Cristianos. Y cuando lo hizo, solo respondió a una única pregunta de su abogado, en la que se ratificó en un escrito que presentó hace unos meses donde insiste en que no ha cometido «ningún delito» al estar amparado por su libertad de expresión y, por tanto, no consideró «necesario» presentarse ante «ningún juez ni fiscal».

Willy Toledo se sentó en el banquillo en su intento de defender a las tres acusadas por la procesión del coño insumiso. El actor tildó de «energúmena» a una jueza de Sevilla que decidió abrir juicio oral contra estas tres mujeres. Y después escribió: «Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

De Dani Mateo a los titiriteros: Nueve polémicos casos sobre la libertad de expresión