Polémico encuentro del rey Juan Carlos con el príncipe saudí en Abu Dabi

Occidente acusa a Mohamad Bin Salman de estar detrás del asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Zarzuela ve «sin trascendencia institucional» el saludo


Colpisa

El rey Juan Carlos acudió este domingo junto la infanta Cristina al gran premio de Abu Dabi, donde ambos presenciaron la última carrera de Fernando Alonso como piloto de fórmula 1. El monarca emérito se encontró allí con Mohamad Bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí. El saludo entre ambos, distribuido por Efe y Reuters, fue captado por una fuente ajena a estas agencias.

Don Juan Carlos mantiene una excelente relación con la monarquía del reino del desierto, muy especialmente con el rey padre de Bin Salman, Salman bin Abdulaziz. A la amistad entre ambos monarcas se achaca una buena parte de las inversiones españolas en el país islámico, entre ellas, el Ave Medina-La Meca, pero la instantánea se produce en un momento muy delicado: Occidente responsabiliza al heredero al trono del país arábigo de haber ordenado el asesinato del periodista critico con el régimen Jamal Khashoggi. La CIA ha sido la última en sumarse a la presión sobre el príncipe ya que, según el diario turco Hurriyet, dispone de una grabación en la que el heredero dio instrucciones de «silenciar a Khasoggi cuanto antes».

Explicaciones de Zarzuela

La Casa del Rey enseguida ha salido a dar explicaciones: asegura que el saludo entre Juan Carlos I y Mohamed bin Salman fue «estrictamente protocolario, sin ninguna reunión previa, ni posterior, y sin trascendencia institucional». El encuentro, según fuentes del Palacio de la Zarzuela recogidas por Efe, tuvo lugar «en el ámbito de un viaje privado», tras recordar que desde que dejó de ser jefe de Estado en junio del 2014, Juan Carlos ha acudido invitado al gran premio de Abu Dabi de fórmula 1 todos los años.

El Gobierno se desmarca

Zarzuela ha dado explicaciones tras las críticas vertidas por Podemos e IU; el Gobierno, por su parte, se ha desmarcado de este asunto tras asegurar que «no es responsable de la agenda del rey emérito». El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha calificado de «casual» el saludo y ha puntualizado que no disponía información de la cita: «Ni la tenía antes, ni durante, ni creo que la tenga después», ha dicho en una rueda de prensa con su homólogo alemán, Heiko Maas, en Madrid.

También la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, ha marcado distancias con el asunto: «No hemos tratado eso en el Gobierno y yo soy portavoz del Gobierno (...). Tenemos el respeto al rey emérito que se merece y nada más». Desde Bruselas, Celaá ha declinado comentar si el Gobierno intentará que haya una foto similar entre el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el heredero saudí durante la cumbre del G20 que se celebrará en Buenos Aires a partir de este jueves y en la que se espera la asistencia de ambos.

En línea con Moncloa, el PSOE no ha querido entrar al fondo del asunto con el argumento de que el saludo fue captado en un «evento no oficial». «Lo más interesante es que sean otras instancias, en este caso Casa Real, la que dé explicaciones al respecto. No conocíamos este acto, que no es oficial. Solo conocemos la agenda del actual rey. Todo lo demás es responsabilidad de la propia Casa Real dar explicaciones», ha comentado la portavoz del Comité Electoral del PSOE, Esther Peña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Polémico encuentro del rey Juan Carlos con el príncipe saudí en Abu Dabi