Tensión e insultos en el acto de Ciudadanos en Alsasua en apoyo a la Guardia Civil

Albert Rivera tiende la mano a PP y VOX para «reconstruir el proyecto común español»

;
Tensión en las calles de Alsasua por el acto conjunto de Ciudadanos, PP y Vox Los vecinos organizan una contramanifestación en la localidad para protestar por el mitin

Redacción

Un fuerte dispositivo integrado por agentes de la Policía Foral y de la Guardia Civil se ha desplegado por las calles de Alsasua para evitar incidentes entre los asistentes al acto convocado por Ciudadanos y las personas que se congregan en los alrededores de la Plaza de los Fueros. Asimismo, un cordón integrado por vecinos de la localidad trata de mantener la calma y evitar igualmente que se produzca ningún tipo de altercado.

 El acto, al que también han acudido representantes del PP y de Vox, se ha desarrollado con un fuerte despliegue de la Guardia Civil y la Policía Foral, ya que en las calles próximas se ha producido una movilización de protesta por este acto. De hecho, durante la intervención de Albert Rivera se han escuchado silbidos y gritos de 'Alde hemendik, utzi pakean' (fuera de aquí, dejadnos en paz). Los momentos de mayor tensión se han vivido cuando pasadas las once de la mañana han empezado a llegar al pueblo los asistentes al acto organizado por España Ciudadana, muchos de ellos con banderas españolas y con gritos de «viva España, viva la Guardia Civil». Estos gritos han sido respondidos con silbidos y con signos de reprobación en euskera con lemas como «fuera de aquí» o «fuera fascistas». Tanto Rivera como el resto de intervinientes, según recoge la agencia Efe, han tenido que hablar entre sonidos de sirenas y repiques de campanas de la iglesia ubicada en la Plaza de los Fueros, donde se ha desarrollado el mitin, lo que ha dificultado enormemente poder escuchar sus palabras.

En paralelo, la asamblea de vecinos de Alsasua, en otra plaza de la localidad, ha celebrado con actividades lúdicas y culturales un espacio «por los derechos y las libertad», y en un tercer punto de la localidad se han dado cita grupos de jóvenes que en manifestación, vigilados por la Policía Foral, han llegado hasta las proximidades de la Plaza de los Fueros para mostrar su rechazo al acto de España Ciudadana.

La parroquia de Alsasua ha asegurado esta tarde que «lamenta» su «utilización» para fines ajenos a los pastorales, después de que por la mañana hayan repicado sus campanas de forma insistente durante el acto político convocado por España Ciudadana en la plaza donde su ubica el templo. Ante estos hechos, que han dificultado escuchar a los oradores, la parroquia de Alsasua -precisa en un comunicado la oficina de prensa del arzobispado de Pamplona- «lamenta la utilización de la iglesia para fines al margen de su misión pastoral».

Explica que un grupo de jóvenes ha entrado en la iglesia parroquial al finalizar la misa de las 11.00 y por la escalera del coro han accedido al campanario, «sin conocimiento de los sacerdotes de la parroquia, que estaban en la sacristía». «En el campanario se han encerrado desde dentro y han comenzado a bandear manualmente las campanas», dice, y puntualiza que «la Policía Foral ha entrado seguidamente en la iglesia y después de desatrancar la puerta de acceso al campanario han subido al mismo y han procedido a identificar a los jóvenes». 

Rivera tiende la mano a VOX y al PP

Reconstruir el proyecto común español y el constitucionalismo del siglo XXI. Con estos objetivos, Albert Rivera ha tenido la mano a PP y VOX durante el acto convocado en Alsasua por España Ciudadana.  La idea de la convocatoria era respaldar a la Guardia Civil dos años después de la agresión que sufrieron en un bar dos agentes y sus parejas, y defender una Navarra en España frente al nacionalismo y al independentismo.

En su intervención antes varios cientos de personas, Rivera ha defendido el respeto a las persona «aunque no todas las ideas son igual de respetables, y por eso estamos aquí», es «la diferencia entre la democracia y el nacionalismo», al que ha culpado de «imposición, división y quebrar las reglas del juego». De hecho ha subrayado que los guardias civiles y su parejas fueron agredidos hace dos años «por ser» guardias civiles y eso es «agredir la convivencia e intentar liquidar el Estado», un «escándalo ante el que no podemos dejar de escandalizarnos» porque de lo contrario «se acabará la democracia». «Por eso hoy estamos viniendo a un pueblo de España sin pedir permiso, pidiendo paso a pesar de las dificultades», ha subrayado, y ha animado a no dejarse pisar por los «radicales», al tiempo que irónicamente ha dado las gracias por el repique de campanas «por las víctimas» mientras criticaba unos murales en la plaza con los rostros de «los verdugos».

Para Rivera esta ha sido «una semana dura», también por la decisión de la abogacía del Estado de no acusar de rebelión a los políticos encausado en el procés, una fórmula que, en su opinión, «perjudica al Estado a favor de quienes lo quieren liquidar». Ha instado por ello a «trabajar juntos para buscar justicia, lo que siempre han querido las víctimas del terrorismo y también pedimos los demócratas», y advertido de que «los indultos son inmorales» cuando se «saltan la justicia». Por eso ha anunciado que España Ciudadana celebrará el 25 de noviembre un acto en Madrid con el lema «sí a la justicia no a los indultos» porque, ha precisado Rivera, «son demasiados los sacrificios» de jueces, fiscales, policías, concejales y familiares para ahora regalar «impunidad los que han intentado dar un golpe».

Y así ha abogado por «un pacto de Estado por la educación, para el respeto y la libertad, para supervisar y armonizar las aulas» en todo el país, y por «reconstruir el proyecto común español» y el «constitucionalismo del siglo XXI» frente a nacionalismos y populismos. «No nos confundamos de adversario, hay que unir, sumar, darse la mano y huir del radicalismo y los extremismos» para «no dividir al país con falsas etiquetas entre rojos y azules cuando alguien quiere quebrar el país, cuando el debate es libertad si o no», ha aseverado. Rivera ha apuntado para terminar que «hoy en Alsasua el constitucionalismo tiene que salir reforzado, porque el sanchismo solo será un paréntesis y después vendrá el constitucionalismo del siglo XXI».

Antes de la intervención de Albert Rivera, el escritor Fernando Savater ha defendido una Navarra unida al País Vasco igual que a Andalucía y al resto de comunidades para formar «un Estado libre». Un Estado, ha dicho, en el que las fuerzas de seguridad son las encargadas de defender a la ciudadanía, pero también ha pedido superar «terruños» y pensar en la ciudadanía europea, que «es la copia de seguridad de las ciudadanías nacionales y de que estas defiendan los derechos fundamentales». «Busquemos construir una España unida y una Europa unida para un cosmopolitismo liberador», ha precisado.

Por su parte, Beatriz Sánchez, como víctima de ETA, ha reclamado que se «conozca la verdadera historia de ETA en la que las victimas son las protagonistas, que se les haga justicia y, se les dignifique», y ha pedido además que los presos de la banda «cumplan sus condenas íntegras, sin beneficios de ningún tipo, porque si ETA se ha disuelto ha sido gracias al trabajo de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, que tantos compañeros han dejado en el camino».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos
Comentarios

Tensión e insultos en el acto de Ciudadanos en Alsasua en apoyo a la Guardia Civil